Leído

ANTE LA POSIBLE LIBERACIÓN DE LULA

Cada vez más parecido a Trump: Bolsonaro presiona a los medios y la Justicia

Lun, 04/11/2019 - 7:08pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro se hunde cada vez más. Mientras que continúa con sus comentarios de extrema derecha, incluido su hijo menor, Eduardo Bolsonaro, quien amenazó la semana pasada con tomar medidas propias de un gobierno dictatorial, el mandatario no para de recibir reveses. Por un lado, existe la gran posibilidad de que el ex presidente y opositor de Bolsonaro, Lula da Silva, salga de prisión ante una decisión de la Corte Suprema, organismo que fue presionado por Bolsonaro. Al mismo tiempo, el presidente sigue involucrado en el escándalo por el asesinato de la legisladora, Marielle Franco, que si bien ya se descartó su participación, su abogado ocultó información clave. Cada vez más parecido a Donald Trump.

Contenido

Desde principios de su gobierno y hasta durante su campaña política, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, nombra el mandatario norteamericano, Donald Trump, como su gurú, su "querer ser". Y ahora está más cerca que nunca, pero no solamente por su ideología en común de extrema derecha, proteccionismo, anti medio ambiente y pro portación de armas, sino que también intenta intervenir en la justicia tal como a el le parece, de la misma forma que Donald Trump vetó reiteradas veces sentencias o regulaciones que no lo favorecían, o hasta se tomo el atrevimiento de intentar injerir en las elecciones 2016 y 2020 en conjunto con el presidente de Ucrania.

Pero a Bolsonaro no le está saliendo tan bien como parece, teniendo en cuenta que si todo sale como pronostican los medios de comunicación brasileños, y como anticipan algunos jueces de la Corte Suprema, la semana que viene se llevará a cabo la votación final entre los magistrados para decidir sobre la constitucionalidad de la prisión de segunda instancia, que en caso de ser considerada inconstitucional, significaría la directa liberación del ex presidente brasileño, Lula da Silva. Un gran problema para Bolsonaro, ya que una de las razones por las cuales llegó al poder es porque Lula no podía presentarse como candidato.

Recordemos que el pasado viernes 25/10, el Tribunal Supremo de Brasil trató el expediente del ex presidente de izquierda, quien se encuentra en prisión desde abril de 2018 para decidir sobre su libertad. Tengamos en cuenta que da Silva fue detenido y sentenciado a 12 años y 1 mes de prisión por su participación en la gran red de corrupción brasileña, Lava Jato, sin embargo tras apelaciones y pedidos de habeas corpus por parte de sus abogados, esa condena fue reducida a 8 años y 2 meses.

Hasta el momento, de los 11 ministros solo votaron 7, es decir faltan 4, de los cuales dos son los decisivos. En primer lugar el del magistrado Dias Toffoli, el presidente de la Corte Suprema que tendrá que decidir en caso de empate y según explicó la agencia de noticias brasileña, Brasil 247, el mismo se mostró muy tranquilo con la responsabilidad a lo largo del fin de semana. Aunque por otro lado, todo indicaría que el mismo votará a favor de la inconstitucionalidad de la prisión en segunda instancia, en otras palabras, a favor de la liberación de Lula. 

Sin embargo, y volviendo al presidente Bolsonaro y su intento de injerencia sobre la Justicia, recordemos que el mismo envió al ex juez y actual Ministro de Justicia, Sergio Moro, a conversar con la jueza Rosa Weber respecto a su voto. Pero al parecer las influencias de Moro no fueron suficiente ya que este jueves 24/10 Weber votó en contra. 

Por otro lado, recordemos que esta no fue la primera vez que Bolsonaro y su equipo intentaron intervenir en las instituciones democráticas y el funcionamiento de la República, ya que como dio a conocer el medio, The Intercept Brasil, durante sus tiempos de juez, Moro, intentó direccionar el caso de Lula al ponerse en contacto con el procurador de ese momento Deltan Dallagnol. En otras palabras, presionó a las instituciones a fallar a su favor, otra vez, estilo Trump.

"Los militares no permitirán que ocurra", argumenta a cualquiera que le diga que Lula podría salir de prisión o que intervenir en la Justicia es algo inconstitucional. "En una democracia, esta no es una decisión que depende de la aprobación de nadie, además de la conciencia de los 11 ministros", explican en los medios brasileños.

Sin embargo, estos no son todos los problemas del presidente Bolsonaro. Sus hijos se pasean por los medios haciendo declaraciones fuertes como: "Si la izquierda se radicaliza en este punto, necesitaremos una respuesta. Y una respuesta puede ser a través de un nuevo AI-5", dijo Eduardo Bolsonaro en referencia a volver a aplicar medidas de la dictadura. Pero eso no es lo más grave ya que también fue involucrado en el asesinato de la legisladora Marielle Franco, más exactamente se o relacionó al mandatario con Ronnie Lessa, quien esta acusado de asesinato.

De acuerdo a lo que informó Globo la semana pasada, el portero de la residencia del acusado dijo que iba a visitar al presidente, en ese entonces diputado, Jair Bolsonaro, quien vivía en el mismo complejo de propiedades, y donde hoy vive su hijo. Luego Bolsonaro estalló en odio y claro culpó a los medios de comunicación, otra acción a la 'gran Trump'. Si bien después se supo que er imposible que el presidente sea cómplice, porque en ese momento estaba fuera del país, se supo que su abogado,  Frederick Wassef, escondió información sobre el caso, todo para que luego Bolsonaro pueda atacar al medio.

"Una fuente absolutamente cercano a la familia del presidente Jair Bolsonaro, buscó a nuestra emisora ​​en Brasilia para decirle que iba a estallar una gran bomba, porque la investigación del caso Marielle se había topado con un personaje con foro privilegiado y que Por lo tanto, el caso había sido remitido a la Corte Suprema para decidir si la investigación podía continuar o no", explicó este lunes 04/11, Ali Kamel del diario Globo. 

Hoy, después de una entrevista con el abogado del mandatario, en la cuál escondió información, tanto la Justicia como los medios de comunicación saben que el representante legal de Bolsonaro evitó decir que "la llamada se había hecho, no a la casa del presidente, sino a la casa de Ronnie Lessa 65". Esto es nada más y nada menos que otro intento por parte de la administración de Bolsonaro de trasgiversar las leyes establecidas por mantenerse en el poder y claro para pegarle a los medios.

"Bribones, sinvergüenzas y cerdos fueron algunos de los insultos, acompañados de amenazas a la revocación de la concesión de Globo en 2022", explican desde Globo al referirse a las consecuencias y reacciones del gobierno en cuanto a la publicación del informe. "Nuestro periodismo no es víctima ni intimidado: continúa haciendo periodismo", concluyó Kamel.