Leído

EL FUTURO DE BRASIL

Ante la inminente liberación de Lula, Bolsonaro hace silencio pero defiende a Moro

Vie, 08/11/2019 - 5:50pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Después de la decisión del Tribunal Supremo de Brasil que declaró inconstitucional la prisión de segunda instancia, lo que allanó el camino para que casi 5.000 personas y el famoso ex presidente, Lula da Silva, abandonen la cárcel, seguido por supuesto de un pedido de liberación inmediata por parte de los abogados del petista, quien todavía no emitió declaraciones fue el mandatario de extrema derecha, Jair Bolsonaro. Lula livre y Bolsonaro y su ministro de justicia, Sergio Moro, en la cuerda floja.

Contenido

La liberación de Lula da Silva, el ex presidente de Brasil, líder del Partido de Trabajadores y representante de la izquierda latinoamericana en la región, es inminente. Mientras sus abogados esperan por una resolución después de haber demandado la liberación inmediata, quien parece no estar nada tranquilo es el actual mandatario, Jair Bolsonaro, que si bien todavía no se refirió directamente hacia el cambio del escenario político brasileño después de la decisión de la Corte, sí apareció elogiando a su gobierno y en principal a su Ministro de Justicia, Sergio Moro.

Recordemos que el pasado jueves 07/11 a última hora el Tribunal Supremo de Brasil, con 5 votos a favor y la decisión final del presidente de la Corte Suprema brasileña, Dias Toffoli, quien desempató la situación, decidió otorgarle la libertad a Lula y a 5.000 personas más que  están bajo prisión luego de una condena de segunda instancia, algo que muchos creyeron inconstitucional y por eso se sometió al análisis de la Corte. Claro que esto causó repercusiones en toda la región, teniendo en cuenta que uno de los mayores representantes del populismo de izquierda latinoamericano volvería a la libertad y quien sabe a ir por otro mandato en las elecciones siguientes.

Aunque no solo eso, también es importante destacar que la situación de da Silva no es la misma hoy que cuando ingresó a la prisión de Curitiba en 2018, porque entre muchas otras cosas se descubrió que su juicio no había sido del todo transparente ni democrático. Las conversaciones filtradas por The Intercept Brasil que reflejaron como Sergio Moro, ex juex de la causa Lava Jato, se relacionó con Deltan Dallagnol, quien era en su momento el procurador de la causa de Lula, e intentó direccionar el juicio, por supuesto para el beneficio de quien luego sería su jefe, Jair Bolsonaro. Claro que como premio fue elegido Ministro de Justicia.

Durante un discurso este viernes 08/11 en la ceremonia de graduación de curso de la Policía Federal, el presidente se refirió indirectamente a lo que sucedió la noche anterior, pero más que nada tomando una postura de defensa para con Moro. "Estaba cumpliendo con su misión. Si esa misión que él tenía no hubiera sido bien cumplida, yo tampoco estaría aquí; entonces en parte de lo que ocurre en la política de Brasil se lo debemos a Sergio Moro", explicó el mandatario para después explicar que la actuación de Moro en el juicio de Lava Jato fue una de las cosas que le hizo ganar las elecciones en 2018.

La publicación de estas conversaciones en la red social Telegram causaron un revuelo y una crisis política en el gobierno de Bolsonaro, agravada todavía más por la situación económica, sus medidas de extrema derecha y el trastabilleo de su Reforma Previsional que si bien triunfó en el Congreso, no es nada parecida a la que presentó su administración a comienzos del mandato. Es tan así que cuando minutos después del fallo de la Corte, la defensa de Lula exigió su liberación, también se refirieron a que Moro no fue imparcial cuando juzgó a Lula y tampoco los fiscales.

"Lula no practicó ningún acto ilícito y es víctima de 'lawfare', que en el caso del expresidente, consiste en el uso estratégico del Derecho para fines de persecución política", explicaron los representantes legales, Zanin Martins y Valeska Martins, en un comunicado. Claro que esas declaraciones todavía no pueden ser calificadas como 100% reales, teniendo en cuenta que se trata de la defensa del acusado y que el ex mandatario tiene más de una causa judicial en su contra.

Volviendo al gobierno de Bolsonaro, Moro perdió toda la gloria que tenía alrededor luego de mandar preso a quien había sido la gran figura política de Brasil. Hoy el puesto de gloria lo tiene el juez presidente de la Corte, Dias Toffoli, a quien los petista admirarán desde ahora. Cuando a Bolsonaro se le preguntó por el resultado del juicio, el mismo solamente se digno a levantar un pulgar. Cualquier declaracion emitida ahora es una bomba de tiempo que puede explotar en la cara del gobierno. Por su parte, el Ministro Moro dio su respuesta. Cortita y al pie, dejando en claro que está en contra de la liberación.

Quien por su parte también dio sus consideraciones fue el vicepresidente del gobierno, Hamilton Mourau, quien aseguró que el derecho del país está al favor de la política. "Hoy, 8 de noviembre de 2019, cabe preguntar: ¿dónde está el estado de derecho en Brasil? ¿Está al sabor de la política?", dijo el segundo del presidente en las redes sociales. 

Lo que ahora muchos se preguntan es: ¿Lula volverá a ser presidente? La respuesta es no. No podrá presentarse a cargos públicos, como tampoco es del todo seguro su libertad para siempre, teniendo en cuenta que ahora es turno del Congreso de reunirse, como ya plantearon desde Senadores para discutir la decisión, que hasta podría ser modificada otra vez por el poder legislativo. De acuerdo a lo que explica el medio brasileño, O Globo: "para que Lula sea elegible nuevamente, la Corte Suprema también debería desestimar una solicitud de su defensa que exige la supresión del ex ministro Sergio Moro, quien actuó en los casos en los que ya ha sido condenado". 

Por otro lado, el líder petista, una vez afuera seguirá corriendo el riesgo de volver a la cárcel teniendo en cuenta que esta no era su única causa y que está en poder del Congreso el solicitar una reforma constitucional. Además podría volver de la mano del caso de triplex, teniendo en cuenta que la Corte Superior de Justicia ya lo condenó, faltaría la última decisión de la Corte Suprema.