Leído

EL 'LAVA JATO' TERMINA COMO 'CUADERNOS'

Al final... Moro era un Stornelli brasilero (sólo falta D'Alessio)

Dom, 16/06/2019 - 9:00am
Enviado en:
Por Urgente24

El exjuez y hoy día ministro de Justicia y Seguridad de Brasil, Sergio Moro, orientó al equipo del caso ‘Lava Jato’ para cuestionar en la prensa el testimonio de Luiz Inácio Lula da Silva: ilegal desde cualquiere punto de vista. Nuevos diálogos publicados por 'The Intercept Brasil' refuerzan la proximidad del jurista con la acusación al exPresidente: “La defensa ya ha montado su numerito”, afirmó Moro al fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, antes de darle consejos. Moro, quien en la semana que pasó fue considerado un delincuente por Gilmar Mendes, por la revista Veja y por José Simão, comienza a ser abandonado por su jefe, Jair Bolsonaro. "No conozco los detalles de la vida del Moro, yo no frecuento su casa, él no frecuenta mi casa pero mi padre me decía que confiara el 100% sólo en mí y mi madre", dijo Bolsonaro, en una entrevista rápida en la puerta del Palacio del Alvorada, en Brasilia. En la entrevista, Bolsonaro agregó: "Todo el mundo puede ser [despedido], mucha gente se sorprendió con la salida del general Santos Cruz (dimitido de la Secretaría de Gobierno el jueves 14/06), puede suceder la separación de una pareja y te sorprende: "¡Pero vivían tan bien!" Pero la gente nunca sabe cuál es la razón de eso, y es bueno no saber, que cada uno sea feliz de su manera", dijo Bolsonaro.

Contenido

Mal momento para el 'caso Sergio Moro' porque el presidente Jair Bolsonaro está empeñado en obtener su Reforma Previsional, una tarea compleja y con muchos obstáculos, y lo de Moro le abre un frente imprevisto, que puede complicarle todo.

"El balón está en el Parlamento", dijo Bolsonaro a periodistas delante del Palacio de la Alvorada, acerca del proyecto de Reforma Previsional. 

El viernes 14/06, el superministro de Economía, Paulo Guedes, hizo duras críticas al trabajo del relator en el Legislativo, Samuel Moreira (PSDB-SP), y dijo que los diputados podían "abortar" la reforma si modifican los supuestos sobre evolución de la economía que él preparó en el texto original.

Pero el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, afirmó que no iba a "dar pelota" a las presiones de Guedes al Parlamento.

"En la democracia no es lo que uno quiere. En la democracia es el colectivo. Son 513 diputados elegidos. La sociedad está representada", afirmó Maia.

Luego, Bolsonaro defendió el plan de Guedes, argumentando que la propuesta original permitiría que el país pueda salir de la crisis económica de forma más consistente, y no sólo por algunos años.

"Mi gobierno está garantizado, la crisis vendrá a partir de 2023, 2024", dijo el Presidente. "La gente no quiere dejar para el futuro gobierno que nos suceda ese dolor de cabeza de la previsión".

La situación está tensa... y justo sucede lo de Moro. Según una encuesta de Atlas Político, más del 70% de los entrevistados conocen las revelaciones sobre los diálogos entre Moro y Dallagnol. 

Moro ha perdido capital político, pero sigue siendo el político más popular de Brasil. 

Pero él es consumido por el 'goteo' de información que produce el medio digital The Intercept Brasil sobre diálogos digitales -por chat, probablemente un Telegram pero no del canal secreto que permite la aplicación, sino de las comunicaciones convencionales- entre Moro y fiscales de la megacausa 'Lava Jato'.

La difusión de los mensajes por parte de The Intercept Brasil ha debilitado la imagen del exjuez del Lava Jato, que en la actualidad ocupa la cartera de Justicia y Seguridad de Jair Bolsonaro. Desde que aceptó el cargo para el nuevo Gobierno, los opositores le acusan de haber actuado para evitar que Luiz Inácio Lula da Silva ganara las elecciones. El exPresidente, al estar condenado en segunda instancia por el caso del piso de 3 plantas, que nunca pudo probarse que era suyo, no se pudo presentar a las presidenciales de octubre 2018. Lula lideraba las encuestas. El exPresidente cumple su pena de 8 años y 10 meses en la ciudad de Curitiba.

Nuevos fragmentos de las conversaciones entre el entonces juez Sergio Moro y los fiscales del equipo del Operación Lava Jato refuerzan la estrecha relación entre el por entonces juez del caso y la acusación a Luiz Inácio Lula da Silva. 

En la más reciente conversación 'filtrada', Moro orienta al fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima a “emitir un comunicado dejando patente las contradicciones del testimonio” de Lula “con el resto de las pruebas o con su declaración anterior” (por el piso de 3 plantas de Guarujá), “porque la defensa ya ha montado su numerito”, escribió Moro.

La difusión ocurrió el mismo día en el que el diario brasileño O Estado de S. Paulo publicó una entrevista a Moro, en la que él afirmó que no veía "ilegalidades" en su actuación, según lo conocido en el medio digital. "Si quieren publicarlo todo, que lo publiquen. No hay problema", aseveró, ante la afirmación de sus entrevistadores de que había más "bombazos" en el material que una fuente anónima le entregó a la referida web.

Las nuevas conversaciones que acaban de conocerse son de la noche del 10/05/2017, día que Lula compareció ante Moro para dar explicaciones sobre el proceso judicial sobre el piso de 3 plantas de Guarujá, que provocó su 1ra. condena por blanqueo de capitales y corrupción pasiva. 

A las 22:04, según The Intercept Brasil, Moro acudió a su teléfono y le escribió un mensaje a Santos Lima preguntándole al fiscal qué le había parecido el encuentro. 

"Creo que ha ido muy bien. Empezó polarizando con nosotros, lo que me dejó tranquilo. Ha cometido muchas pequeñas contradicciones y ha dejado muchas cosas sin responder, algo que la gente no comprende mucho. El que hayas empezado con lo del piso de tres plantas le ha descolocado un poco", respondió el fiscal. 

"La comunicación es complicada ya que la prensa no se fija mucho en los detalles", contestó Moro.

Acto seguido, el juez afirmó: "Igual podrían difundir mañana un comunicado dejando patente las contradicciones de su testimonio con el resto de las pruebas o con su declaración anterior". 

Luego él fundamentó su pedido: "Porque la defensa ya ha montado su numerito". 

A lo que el fiscal contestó: "Podemos hacerlo. Voy a hablar con estos".

Luego, según el sitio, Santos Lima copió el diálogo que mantuvo con Moro en un chat privado y se lo mandó al coordinador del equipo de fiscales, Deltan Dallagnol. 

En tanto, en un grupo de conversación entre los fiscales, los miembros del equipo ya discutían acerca de la posibilidad de comentar públicamente el testimonio de Lula. 

Santos Lima avisó a Dallagnol que le había enviado un mensaje privado. Al cabo de 3 minutos, el coordinador del Lava Jato justificó públicamente en el grupo la divulgación del posible comunicado: "Tenemos que analizar los siguientes puntos: 
1) darle comodidad al proceso y asumir el protagonismo para dejarlo [a Sergio Moro] más protegido y alejarlo un poco del foco; 
2) contrabalancear el espectáculo de la defensa." 

Después, continuó: "Y en cuanto al formato, estoy de acuerdo, tendría que ser un comunicado, para protegerlo y reducir riesgos. El JN [Jornal Nacional, principal telediario de Brasil] lo va a abordar mañana. Si lo hacemos, tendríamos que trabajar intensamente en ello durante el día para sacarlo alrededor de las 16:00 como máximo", resaltó.

Entonces, Dallagnol mandó un mensaje a otro grupo, que incluía al gabinete de prensa del Ministerio Público Federal. Destacó, de nuevo, los motivos para el posible comunicado. "Las razones para una eventual manifestación son: 

a) contrabalancear las manifestaciones de la defensa. Veo con normalidad hacer eso. En los demás casos no lo hubo, 
b) quitarle un poco el foco al juez que ha sido portada de las revistas de forma inadecuada". 

Uno de los asesores de prensa intentó disuadirlo. "Cambiar la postura desviará la atención hacia otras cuestiones", justificó.

El día siguiente, los fiscales publicaron un comunicado en el que exponían las contradicciones del testimonio de Lula. 

Esa misma noche, Dallagnol le envió otro mensaje a Moro: "Te informo, además, que lo analizamos desde ayer, durante todo el día, y entendemos, de modo unánime y con la Ascom [asesoría de comunicación], que la prensa estaba cubriendo bien las contradicciones y que manifestarnos sobre ellas podría ser peor. Expusimos algunas [contradicciones] importantes a los periodistas. Decidimos hacer un comunicado sólo sobre la información falsa, informando que nos manifestaremos sobre las demás contradicciones en los alegatos finales".