Leído

¿PEOR QUE 2019?

Hong Kong, la guerra comercial y acumulación de poder seguirá en 2020, y así la desgracia de Xi

Mie, 18/12/2019 - 10:51am
Enviado en:
Por Urgente24

Si bien China y Estados Unidos parecen haber zanjado sus diferencias y finalmente llegar a la tan esperada Fase 1, no todo esta resuelto, para ninguno de los dos. Sin embargo, para Estados Unidos la firma del acuerdo fue algo histórico y un subidón de energía y de imagen política para Donald Trump sobre todo de cara a las elecciones 2020. Pero China no festejó de la misma forma, no fue la solución a todos los problemas de Xi, tal es así que ninguno de los medios estatales publicaron el acuerdo ni hicieron comentarios al respecto, excepto The Global Times. Claro que el conflicto comercial fue terrible para China, pero de acuerdo a lo que explican desde South China Morning Post, el 2020 podría ser igual o peor.

El presidente chino Xi Jinping. /Foto:Reuters
El presidente chino Xi Jinping. /Foto:Reuters
Contenido

Según los analistas, la Fase 1 del acuerdo comercial entre China y Estados Unidos no resuelve en su totalidad los problemas de ambas potencias, ya que para los próximos años se esperan más idas y vueltas de las que ya existieron en lo que va de 2019, sobre todo para China. Así lo asegura Minxin Pei, en su columna de opinión desde South China Morning Post, el periódico oriundo de Hong Kong que atravesó toda la guerra comercial y las problemáticas que atraviesa el régimen comunista chino.

Lo que asegura el experto en gobernanza en la República Popular de China y en las relaciones de la potencia con Estados Unidos, es que el 2019 no fue el peor año para el presidente Xi Jinping: 2020 podría ser igual o peor. Aunque muchos se preguntan: ¿qué puede ser peor que una guerra comercial casi devastadora, olas de protestas independentistas en territorios propios y el fracaso electoral en Hong Kong? La guerra tecnológica será el próximo conflicto protagonista. 

Si bien la competencia por la tecnología 5G, Huawei versus Android y Apple, fue uno de los capítulos más analizados de la guerra comercial entre ambas potencias, no fue lo que se llevó completamente el centro de atención, teniendo en cuenta que las sanciones comerciales fueron tan altas y extensas que afectaron a las distintas economías a nivel internacional, desde América Latina, hasta Europa. Además, los grandes riesgos que Hong Kong significa para los planes de Xi en China y para la imagen del país, seguirán vigentes durante el 2020.

"Los problemas de Xi no desaparecerán, dada la dependencia económica duradera de China del mundo exterior y la importancia de elevar el nivel de vida para mantener la legitimidad del gobierno de un solo partido", explica el autor en su artículo de opinión en referencia al rol que ocupa China hoy en día en el escenario internacional, ya que la mayoría de los países dependen de una forma o de otra del gigante asiático. El cuál al mismo tiempo que intenta ser la mayor potencia, también a nivel interno, intenta aferrarse a valores y prácticas que lo ponen en el ojo de la tormenta. 

Allí es cuando entra otro de los grandes problemas de China, la sed por el control, el crecimiento y el autoritarismo que significa el régimen comunista chino a veces le juega en contra al propio Xi Jinping. Así ocurre cuando se destacan acciones como la eliminación de minorías étnicas que lleva adelante el gobierno chino. Por ejemplo "cuando The New York Times obtuvo más de 400 páginas de documentos internos chinos sobre encarcelamiento masivo de  los uigures musulmanes, en la región de Xinjiang", asegura Minxin Pei.

Luego, uno de los temas más discutidos por Urgente 24 y por la población mundial fueron las protestas en Hong Kong, cuando en junio se desataron una serie de manifestaciones violentas contra el régimen chino, el sistema político de "un país, dos sistemas", y por supuesto el reclamo por independencia y respeto por los derechos humanos. Aproximadamente fueron 6000 los arrestados en lo que va de las protestas, las cuales continúan hasta por lo menos este 17/12. La situación es tan delicada que hasta se canceló la sesión de fuegos artificiales para año nuevo en Hong Kong, por medio a que haya disturbios. 

Claro que en Hong Kong, la situación se salió de control pero el gobierno chino no hizo más que amenazar, para no perder su objetivo principal de centralización y de cuidar su imagen internacional, pero también las protestas desataron una gran caída en la economía de Hong Kong, uno de los mercados financieros más grandes del mundo después de Nueva York y Shangai. Si bien existieron arrestos, muertos y reclamos infinitos, Xi y su decisión se mantuvo inquebrantable. 

En consecuencia, en el artículo destacan que a pesar de todos los enemigos que se le presentaron a Xi, "solo puede culparse a sí mismo o, más específicamente, a su exceso centralización del poder". Esto deriva directamente en el hecho de que es Xi y solo Xi el que tiene poder de decisión sobre la política china, en esto se incluye a los gobernadores de los demás países bajo su influencia, como Hong Kong, y mismo los miembros de Comité Permanente del Politburó, quienes según explican en la columna, "son temerosos a parecer desleales, son reacios a compartir información que pueda contradecir su punto de vista".