Leído

TAMBIÉN LES LLEGÓ LA CRISIS

El único problema de China no es Hong Kong: en 2020 el país crecerá menos del 6%

Jue, 14/11/2019 - 8:31am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Muchos se preguntan: ¿Hasta donde van a ir las manifestaciones en Hong Kong? ¿Por qué China no interfiere? Teniendo en cuenta que ya son 5 meses de manifestaciones y disturbios consecutivos, donde ya hubo un muerto, un quemado y donde según la policía hongkonesa la situación ya es insostenible, las preguntas anteriores son válidas. Claro que Hong Kong es un gran problema para el plan de Xi Jinping, es por eso que en los medios del país llaman a los manifestantes "cucarachas" y "matones". Aunque al parecer no es el único porque según la Institución Nacional de Finanzas y Desarrollo, para 2020 el crecimiento del país se reducirá a menos del 6%.

Contenido

La situación de violencia que se repite en muchos lugares alrededor del mundo parece no tener límite en Hong Kong, donde ya llevan 5 meses de protestas, miles de heridos, un muerto y un hombre quemado, quien mientras se oponía a las manifestaciones murió prendido fuego. Mientras Londres y Estados Unidos expresan su preocupación y China insta a que no se entromentan en situaciones externas a su territorio, los manifestantes hongkoneses piden por independencia y derechos humanos. Si bien China se refirió reiteradas veces a las manfiestaciones, todavía no intervino de ninguna forma en el territorio porque al parecer es más importante resguardar su imagen internacional.

Pero lo que sí hacen es intentar mantener a la sociedad de China continental aislada de las noticias "brutales" de Hong Kong. Es así que como es costumbre para el régimen chino solo muestran una cara de la situación y hablan de los manifestantes poniéndole adjetivos como: "cucarachas" y "matones". Claro que estos mensajes aparecen en los medios de comunicación, también pertenecientes al régimen comunista, entre ellos Global Times del Partido Comunista, el People's Daily y la Agencia de Noticias Xinhua. Mientras el Global Times fue el único que habló de una posible intervención militar china.

Recordemos que hace más de 20 semanas que Hong Kong está hundido en una gran crisis política y disturbios a diario, que al parecer no piensan parar. Los mismos tienen como objetivo reclamar por los derechos humanos y por vivir en una democracia sin tener que seguir dependiendo de China. Tengamos en cuenta que lo que buscan los manifestantes es terminar con el concepto de "un país, dos sistemas" que se impuso en Hong Kong luego de la entrega del territorio por parte de los británicos a China. 

"El alboroto de los alborotadores está a poca distancia en automóvil del puesto de avanzada de la Policía Armada de Shenzhen más cercano ya una corta caminata del Ejército Popular de Liberación en Hong Kong", escribió el periódico, volviendo a hacer presente la idea de que parte del Ejército está preparado en la frontera con Hong Kong para ingresar cuando sea necesario. Tengamos en cuenta que unos meses atrás se dieron a conocer imágenes sobre camiones blindados chinos que se encontraban estacionados en un estadio de fútbol en la ciudad fronteriza de Shenzhen. 

Pero volviendo a la violencia mediática del partido, que hacen ver al otro en Hong Kong más como una cosa y 'algo' que hay que combatir, dejando de lado todo tipo de empatía y olvidando completamente que quienes están manifestandose del otro lado de la frontera también son personas que tienen planes, al igual que los tiene Xi Jinping. Claro el problema radica en que las ideas de Xi no son compatibles con lo que está sucediendo en Hong Kong, porque para que se cumpla su plan de injerencia china en toda la región, es necesario que toda la población hongkonesa, taiwanesa y todos los territorios del Mar de China respondan  a los ideales del régimen.

Esto mismo queda reflejado en uno de los últimos tuits publicados por Hu Xijin, editor en jefe del periódico, Global Times. El mismo aseguró que los manifestantes que causaron disturbios y se enfrentaron a la policía eran "terroristas del ISIS". 

Pero claro, los problemas de China no solamente pasan por lo que sucede o no en Hong Kong, teniendo en cuenta que dese hace 1 año y medio el país está envuelto en una guerra comercial con Estados Unidos que parece no tener final, tampoco cuando está a punto de resolverse. Si bien ambos países se encuentran en una tregua por el momento, el acuerdo parcial y la primer fase de la que tanto hablan los diplomáticos y mismo los presidentes de las dos potencias, no parece llegar. 

Esta guerra comercial tuvo efectos negativos en todas las economías globales, incluyendo Estados Unidos y Europa, que esperan un estancamiento de la economía para los próximos meses y casi todo el 2020. Aunque según anunciaron desde el gobierno chino este miércoles 13/11: "la tasa de crecimiento económico de China se reducirá al 5,8 por ciento en 2020 desde un 6,1 por ciento estimado este año", aseguró la Institución Nacional de Finanzas y Desarrollo, uno de los organismos vinculados al gobierno de Xi. Esto mismo ya lo había anticipado el Fondo Monetario Internacional y  Kristalina Georgieva, la nueva presidenta de la institución en su primer discurso a la cabeza del FMI. 

"La guerra arancelaria puede terminar básicamente en 2020, pero los conflictos bilaterales no terminarán fácilmente", dijo a South China Morning Post, Zhan Ping, subdirector, Institución Nacional de Finanzas y Desarrollo (INFD) en referencia al futuro del país y a las consecuencias que la guerra comercial puede dejar.  

Por otra parte el informe del INFD asegura que quienes más sentirán la crisis son las exportaciones  debido a lo que se explicó anteriormente en referencia a la desaceleración económica global, es decir no todos los países van a comprar al mismo precio y la misma cantidad. Lo mismo sucederá con las inversiones, algo que ya está ocurriendo debido al escenario de incertidumbre que ofrece la guerra comercial. Claro que los años dorados de China ya sucedieron en los últimos años de los 90' y la primera década del siglo XXI, desde ahí comenzó una desaceleración, pero nunca tocó números menores al 6% como lo que se espera para 2020.