U24 ASIA >

¿POSIBLE ÉXODO?

China y el Reino Unido no tuvieron en cuenta a los ciudadanos, ahora Hong Kong pide derechos a Londres

Cuando Gran Bretaña prácticamente le entregó Hong Kong a China otra vez, en 1997, teniendo en cuenta que el territorio que hoy está en conflicto, previamente era colonia británica, al parecer nadie, o muy pocos tuvieron en cuenta las posibles consecuencias negativas que este intercambio podría traer: el traspaso de Londres a Beijing en un día, de la democracia a un gobierno autoritario. En realidad el foco estaba puesto sobre los beneficios económicos que podía traer para China este intercambio, teniendo en cuenta que Hong Kong es uno de los centro de tecnología asiática. Es así que hoy, frente a las masivas protestas, muchos manifestantes instan a Gran Bretaña a reconocerlos y dejarlos ser legales en su territorio. ¿Es posible una gran ola migratoria?

Las protestas ocurren a diario en el territorio de Hong Kong, así como en consecuencia la represión con gases lacrimógenos y detenciones por parte de la Policía hongkonesa. Los miles de jovenes que se reúnen en las calles piden por dos cosas: soberanía, con respecto del régimen chino, y protección de los derechos humanos, dentro de los cuales por supuesto incluye la liberta de prensa y la democracia. Pero al parecer ya las manifestaciones no son del todo útiles ya que muchos ya instaron al gobierno británico a hacerse cargo y permitirles tener una ciudadanía completa para escapar de Hong Kong.

Pero muchos se preguntan: ¿es posible un éxodo desde Hong Kong a Gran Bretaña? ¿Qué responsabilidad tiene Gran Bretaña sobre esto?, y por último, ¿Qué puede hacer China? Desde antes de que ocurra el intercambio de territorio entre Gran Bretaña y el Reino Unido, muchos especialistas ya aseguraban que esto tarde o temprano iba a tener consecuencias, principalmente por parte de los ciudadnos, ya que eran sobre quienes se intervenía.

Hoy ya está ocurriendo. Miles de personas hace casi 14 semanas que salen a las calles, cierran aeropuertos e intervienen el Parlamento para demostrar su rechazo al gobierno chino y su necesidad de gozar de derechos humanos. Si bien todo comenzó con el rechazo hacia el proyecto de  de ley de extradición para los presos en Hong Kong, por parte de la presidenta, Carrie Lam, hoy el foco está puesto en deshacerse de China y tener independencia propia. 

Recordemos que hasta 1997, Hong Kong era colonia británica, pero luego se firmó un acuerdo entre la Primer Minsitro británica, conocida como "la dama de hierro", Margaret Tatcher, y el líder chino, Deng Xiaoping, quien hizo a China grande comercial y tecnológicamente, entre otras cosas, como lo es ahora, dejando de lado parcialmente las prácticas comunistas y abriendose a los mercados. El mismo estableció lo que hoy conocemos como "un país, dos sistemas", lo que o se refiere a la situación actual de Hong Kong donde se considera como un territorio independiente pero depende administrativamente y políticamente de China. 

Tengamos en cuenta también que antes del acuerdo, China y Hong Kong eran buenos vecinos y ambos habían establecido un sistema de integración económica que los ayudo a crecer a ambos en un ritmo cada vez más acelerado. Es por eso que a la hora de firmar nadie se imagino que esta relación algún día se podía romper ya que todo era perfecto, la próximidad geográfica, y uno tenía lo que el otro no: se complementaban perfectamente. 

Lo que al parecer nadie tuvo en cuenta es algo tan importante como los ciudadanos y el cambio que esto significaría en su vida diaria, ya que un día vivían bajo el gobierno de Londres, el padre del sistema parlamentario y uno de los padres de la democracia, y al otro bajo el régimen chino que internamente es duro como buen comunista, y estaba experimentando con las prácticas capitalistas, no liberales en el exterior. Tanto, que para los chinos, que Hong Kong tenga un gobierno propio es un claro signo de inestabilidad política.

Es por eso que las actuales manifeastaciones alarman al mundo entero y preocupan a países como Gran Bretaña, teniendo en cuenta que ahora la propia población quiere volver atrás. Aunque por supuesto Gran Bretaña hoy no está en condiciones de reclamar la isla de nuevo, empezando porque ya no es más la potencia que era a fines de la Segunda Guerra Mundial, aunque ya estaba siendo derrocada por Estados Unidos. Si bien las autoridades hicieron comentarios cuando estallaron las manifestaciones, no hubo nada más allá.

Sin embargo, quienes al parecer lo están reclamando son los ciudadnos de Hong Kong que ponen parte de la culpa de la situación actual en el Reino Unido por haberse vendido a China. Es así que, según informó el Financial Times, el pasado domingo 03/09, aproximadadamente 300 activistas  se reunieron el domingo fuera del consulado británico para exigir que reciban un pasaporte completo del Reino Unido. 

Hoy sus pasaportes son de "segunda clase", pero este no otorga todos los beneficios de una ciudadanía plena, con todos los derechos, incluidos el de residencia y trabajo. Esto llevó a muchos a pensar: ¿se viene un éxodo desde Hong Kong a Gran Bretaña? Desde el Parlamento británico, muchos congresistas ya apoyaron la inciativa, pero como dijimos anteriormente, no sería el mejor momento para el Reino Unido, por lo menos no hasta que se concrete el tan ansiado Brexit. 

Esto por supuesto también significaría un conflicto entre China y el Reino Unido, algo de lo que ya se escucho en estas semanas cuando las autoridades británicas conderaron el accionar de China en Hong Kong y apoyaron la causa de los manifestasntes, incluso cuando ellos ingresaron al Parlamento y colgaron la bandera de Hong Kong cuando este era colonia británica.

A esto se le suman algunos asuntos pendientes que quedaron entre China y el Reino Unido a la hora de firmar el acuerdo con respecto a Hong Kong, por ejemplo: el respeto de los derechos y libertades, el establecimiento de una democracia, que claro hoy no existe empezando porque durante no hay completo acceso a Internet. Estos sin duda todavía no se resolvieron hasta el día de hoy y al parecer lo quieren resolver los propios ciudadanos. 

Y por su parte China no lo va a permitir tan fácilmente, es tan así que durante las últimas semanas, altos funcionarios chinos visitaron el departamento fronterizo de Guandong, y entre discursos sobre la historia china y las bases comunistas, aseguraron que es necesario intensificar protección sobre "infiltración extranjera", si bien seguramente no lo dijeron pensando en Gran Bretaña, protegen más que nunca la nación china.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario