Leído

MEA CULPA

Francisco abre una puerta: Cumbre en el Vaticano por abusos infantiles en la Iglesia

Jue, 21/02/2019 - 1:18pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Entre el próximo jueves 21/2 y el domingo 24/2 se desarrollará en el Vaticano una reunión sobre "La protección de los menores en la Iglesia", convocada por el Papa Francisco. Participarán en la misma todos los presidentes de las conferencias episcopales y los responsables de las órdenes religiosas de todo el mundo. Se trata de un antes y un después en la historia de los abusos sexuales en la Iglesia, ya que la institución, por lo general, solía mirar hacia un lado cuando aparecían las denuncias.

Contenido

"Escuchar a las víctimas, sensibilizar, aumentar los conocimientos, desarrollar nuevos nombres y procedimientos, compartir buenas prácticas, son algunos de los objetivos de la reunión", según Varican News. Habrá unos 190 cléricos de los cinco continentes.

Se trata de un tema sensible y que se ignoró durante muchos años. Muchos especialistas hablan de cierta psicología de los abusadores, que los lleva a convertirse en sacerdores. Más allá del motivo, los casos de abuso infantil se desarrollaron en todo el mundo. La buena noticia: Ahora el fenómeno parece estár en una parte importante de la agenda de la Iglesia.

Al respecto, Francisco dijo que este evento es "un fuerte acto de responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”.

El silencio ya no es aceptable, sea en forma de omertà o síndrome de negación. Debemos alejarnos de cualquier complicidad o código de silencio”, dijo el arzobispo maltés Charles Scicluna, al presentar la cumbre. “No abandonaremos jamás la defensa de los inocentes. Yo no cederé nunca, siempre lo volveré a intentar”, agregó.

Charles Scicluna fue, durante más de 10 años, el fiscal del Vaticano para los delitos graves de los sacerdotes (delicta graviora). En tiempos del Papa Benedicto XVI se alejó de Roma, pero Francisco lo hizo volver. El arzobispo de Malta lo reconoció: Existe un sistema que ha permitido el encubrimiento de los abusos en la Iglesia. Agregó que la cumbre convocada por el Papa “es ya un paso muy importante”.

“No podemos decir que se acabarán los abusos en el mundo y en la Iglesia, pero sí que este problema será nuestra prioridad”, garantizó el cardenal arzobispo de Chicago, Blase Cupich.

También aclararon que la cumbre tratará solo temas de abuso infantil. Lo que se refiere a este crimen sobe mujeres consagradas, adultos, seminaristas y la homosexualidad en la Iglesia no serán temas a tratar.

La cumbre

En concreto, las jornadas de la cumbe comenzarán con oraciones a la mañana y seguirán con conferencias brindadas por cardenales o personalidades diversas, entre ellas tres mujeres. Durante la tarde, tendrán lugar trabajos y durante la tarde/noche del sábado habrá una ceremonia penitencial en la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano y el domingo una misa en el mismo lugar, con un discurso conclusivo pronunciado por Francisco.

Cada día habrá un argumento central: en primer lugar, "responsabilidad/accountability – el hecho de ser responsables", luego el tema del deber de dar cuenta y luego nuevamente el tema de la transparencia. Para cada día están previstos tres informes que abordarán el tema de la jornada desde el punto de vista del obispo, de la comunidad de obispos y de la comunidad eclesial.

Además, habrá un espacio dedicado a las víctimas provenientes de dversos países. Al inicio del primer día de sesiones se proyectará un video en el aula y en otros momentos se escucharán testimonios adicionales, de personas presentes.

McCarrick: Un caso clave

Fue el arzobispo más poderoso de Estados Unidos, pero ahora ni siquiera es sacerdote. Tras un proceso canónico por delitos sexuales, el Papa decidió separarlo de la Iglesia. La sentencia es inapelable e histórica: Se trata de la primera vez que un ex cardenal es separado del sacerdocio por este motivo.

Se trata de Theodore Edgar McCarrick y estuvo un tiempo al frente de la Arquidiócesis de Washington. Un tribunal canónico lo declaró culpable de abusos contra menores. Francisco firmó la sanción y la misma se comunicó el pasado 16/2.

Los delitos son los de “solicitación en confesión y violación del sexto mandamiento del decálogo con menores y adultos, con la agravante del abuso de poder, por tanto le ha sido impuesta la pena de dimisión del estado clerical”. Inducía a sus víctimas a cumplir actos de materia sexual mientras las confesaba.

El juicio se desarrolló por un hecho ocurrido hace 45 años, cuando el acusado era sacerdote en Nueva York. A partir de un testimonio, aparecieron otras víctimas del "tío Ted", como lo llamaban.

El "mea culpa" de las órdenes

A pocos días del encuentro en Roma, La Unión Internacional de Superioras Generales (femenina) y la Unión de Superiores Generales (masculina) emitieron una nota conjunta en la que dicen que sienten "vergüenza" de los abusos que han sido cometidos dentro de sus congregaciones y también piden perdón a las víctimas. El título de la misma es: “El abuso de niños es un mal en cualquier tiempo y lugar: este punto no es negociable”.

Los superiores de las órdenes masculinas y femeninas reconocen "lealtades fuera de lugar, errores de juicio, lentitud en la acción, negación y, a veces, encubrimiento". De ahora en más, se comprometen a hacer "todo lo posible para escuchar mejor a los supervivientes, reconociendo humildemente que no siempre ha sido así", y a "denunciar todo abuso de poder".

Además, agradecen al Papa por su liderazgo y sostienen que "con los vientos de cambio que soplan en nuestra Iglesia y con la buena voluntad de parte de todos" en la cumbre vaticana, en la que participarán sus representantes, "es posible imaginar nuevos pasos hacia adelante y tomar decisiones para que la implementación pueda ser rápida y universal, con el debido respeto a las diversas culturas".

"Al mirar las Provincias y Regiones de nuestras Órdenes y Congregaciones en el mundo entero, nos damos cuenta de que la respuesta de las personas en autoridad no ha sido la que debía haber sido. No han sabido ver las señales de alarma o no se las tomaron en serio", agregan.

También escribieron que el Papa "ataca, justamente, la cultura del clericalismo, que ha obstaculizado nuestra lucha contra los abusos y que, de hecho, es una de los motivos en la raíz".