Francia renuncia a reabrir teatros, cines y museos el jueves 07/01

A causa del avance de la pandemia, el gobierno de Emmanuel Macron está rechazando cumplir con la fecha propuesta en diciembre y considera nuevas medidas para apoyar al sector cultural desilusionado porque seguirá cerrado.
viernes, 1 de enero de 2021 · 23:38

No pasará nada el jueves 07/01. Durante su rueda de prensa del 10/12/2020, Jean Castex había prometido que en esta fecha la posible reapertura de lugares de cultura (teatros, cines, museos, etc.), cerrados desde el 30/10 para frenar la segunda ola de la epidemia de Covid-19. 

Pero, poco más de 3 semanas después del anuncio del Primer Ministro, el número de personas infectadas sigue siendo demasiado alto. "No será posible reabrir establecimientos culturales el 7 de enero porque el virus sigue circulando con mucha fuerza en nuestro país", confirmó el portavoz del gobierno, Gabriel Attal, el viernes 1 de enero por el canal de TV TF1, provocando desilusión entre profesionales de la cultura.

El Ejecutivo no tiene la intención de fijar una nueva fecha de reapertura de inmediato. “Primero debemos ver cuáles son los efectos de las vacaciones de fin de año sobre la epidemia, si el número de casos está aumentando de nuevo o no. Nada debería anunciarse antes de mediados de enero, en el mejor de los casos”, explicó a Le Monde un amigo de Emmanuel Macron. Los profesionales de la cultura lo han entendido y la Federación Nacional de Cines Franceses (FNCF) ha anunciado que los cines no levantarán el telón ni siquiera en las vacaciones de invierno, que comienzan el 06/02 para una parte del país.

La presión

Sin embargo, el Ejecutivo no tiene la intención de quedarse de brazos cruzados. Si bien las encuestas muestran el escaso interés de los franceses por las demandas del sector, los artistas son una franja de la población cuya caja de resonancia es proporcional a su número”: si son relativamente pocos (670.000 personas, o el 2,5% de la población activa, los profesionales de la cultura saben hacer ruido para hacerse oír.

Deseosa de no dejarlos en vilo, la ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, tiene previsto volver a consultar a las organizaciones profesionales esta semana. Su objetivo: "Construir un modelo resiliente, con diferentes niveles de operación, que permita abrir espacios culturales, aunque sea en pequeña medida, y resistir mejor los vaivenes de la epidemia", explicó. 

“Lo peor para nosotros es el 'parar y seguir'”, asegura el productor de teatro Jean-Marc Dumontet.

"Cada sector debe decirnos si está listo para 'stop and go' y bajo qué condiciones, o si prefiere esperar una reapertura en condiciones normales, pero en una fecha desconocida o que seguirá siendo hipotético por varios meses más" , dijo un asesor del Ejecutivo. Los países anglosajones han optado por posponer la reapertura de la mayoría de los lugares de cultura hasta el otoño de 2021, o incluso 2022. Por el contrario, países europeos como España, donde los teatros y cines han permanecido abiertos en Madrid, prefieren adaptarse a la epidemia en el día a día.

La ayuda

“La alternativa no puede ser entre todo y nada, entre un cierre total y una apertura sin condiciones. A nosotros nos toca inventarnos un camino diferente teniendo confianza porque hoy no podemos ofrecer al sector lo que más espera, es decir visibilidad ”, aboga Aurore Bergé, diputada La République en Marche (LRM) y miembro del Comité de Asuntos Culturales y Educación de la Asamblea Nacional. 

Pero el gobierno pretende hacer del toque de queda su principal arma en la lucha contra la epidemia en las próximas semanas. Los teatros, teatros y cine tendrán dificultades para vivir si no pueden acomodar a los espectadores después de las 20:00. Ni hablar de un toque de queda desde las 18:00, como el que se implementó desde el 02/01 en 15 departamentos,.

La única certeza es que el gobierno continuará brindando apoyo financiero al sector. Desde el inicio de la epidemia, se han movilizado varios miles de millones de euros de ayuda directa e indirecta. Aún se han liberado unos 35 millones de euros en las últimas semanas para compensar los gastos ocasionados por el aplazamiento: 27 millones para cines, 8 millones para teatros. También deberían comenzar las negociaciones sobre la extensión de las medidas parciales de desempleo otorgadas a las empresas culturales hasta el 31 de enero. Según diversas fuentes, se está considerando un aplazamiento al 30 de junio.

El gobierno tampoco descarta extender las ayudas a los trabajadores eventuales, cuyo número se estima en 276.000 (167.000 artistas y 109.000 técnicos se benefician de esta condición, según Pôle Emploi). Durante el primer encierro se había establecido un "año en blanco" hasta el 31/08/2021, que les permitía recibir una compensación relacionada con su estado, sin tener que justificar nuevas jornadas laborales. Un dispositivo cuyos costes se estiman en casi 1.000 millones de euros. Pero al cerrar los lugares de cultura, muchos artistas aún se ven obligados a la inactividad y no podrán realizar el próximo verano las 507 horas de trabajo necesarias para mantener su estatus.