PornHub bajo presión en la pandemia: Muy delicado tema de abuso sexual

Se estima que 150 millones de niñas y 73 millones de niños menores de 18 años se han visto obligados a mantener relaciones sexuales forzosas o han sido víctimas de otras formas de violencia y explotación sexual con contacto físico.
miércoles, 9 de diciembre de 2020 · 15:05

El abuso sexual infantil es una de las formas más graves de violencia contra la infancia y conlleva efectos devastadores en la vida de los niños y las niñas que lo sufren. La mayoría de estudios sobre el abuso sexual infantil coinciden en que el mayor porcentaje de las víctimas son niñas, Naciones Unidas concreta aproximadamente un 80%. La explotación sexual infantil y la trata de niños y niñas con fines de explotación sexual es la forma más extrema en que se manifiesta esta violencia. Según la Organización Mundial del Trabajo, de los 12,3 millones de personas que son víctimas de trabajo forzoso en todo el mundo, 1,39 millones están involucradas en la prostitución infantil forzosa, y de una 40% a un 50% son niños y niñas.

El impacto negativo que esto tiene sobre el estado físico y psicológico de los niños es más que evidente, perdiendo la confianza en los adultos, estando en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y las niñas pudiendo quedar embarazadas sin recibir ningún tipo de ayuda.

El abuso sexual infantil puede incluir contacto sexual, aunque también actividades sin contacto directo como el exhibicionismo, la exposición de niños o niñas a material pornográfico, el grooming o la utilización o manipulación de niños o niñas para la producción de material visual de contenido sexual. Aunque con frecuencia se hace referencia a este delito como “pornografía infantil”, Interpol sostiene que “si hay niños implicados, no es porno. Es un delito. Es abuso”, debido a que “pornografía” es un término que se utiliza para actos sexuales entre personas adultas, consensuados y distribuidos casi siempre de manera lícita.

Aunque no existan datos precisos sobre los países que producen mayor cantidad de archivos de abuso sexual infantil, muchas de las imágenes que circulan por internet se han elaborado en Estados de Europa del Este, Sudeste Asiático, América Central y América del Sur.

Imágenes de abuso sexual infantil y la pandemia.

El consumo de imágenes de abuso sexual infantil va en aumento a nivel global. Los especialistas coinciden en que la hiperconexión de niños, niñas y adolescentes a dispositivos digitales en el contexto de pandemia debido a la suspensión de sus actividades habituales de socialización, conlleva un mayor riesgo de que sean captados por pedófilos en línea. Como consecuencia, la producción de este material se ha incrementado a través del acoso sexual a niños en las nuevas tecnologías (grooming), que luego termina distribuyéndose en círculos pedófilos.

En suma, la famosa plataforma PornHub, denunciada en múltiples ocasiones por propagar imágenes de abuso sexual infantil, ha regalado porno de pago gratis. Pornhub es propiedad de Mingeek, un conglomerado de pornografía privada con más de 100 sitios web, compañías de producción y marcas, dirigido por Feras Antoon y David Tassillo. Según un estudio realizado este año por una empresa de marketing digital, Pornhub estaba en el tercer puesto de empresas de tecnología con mayor impacto en la sociedad del siglo XXI.

En marzo del corriente año, agrupaciones estadounidenses, que defienden la abolición del tráfico sexual de personas, firmaron una carta en la que exigen el cierre del sitio web Pornhub. El argumento radica en que la compañía viola la integridad de las personas al difundir y comercializar videos que muestran abusos sexuales y se basan en más en numerosos casos documentados recientemente en los medios.

De acuerdo al diario ABC, el caso más famoso es sobre una menor de edad del estado de Florida que estaba desaparecida y la encontraron un mes después tras haber sido publicado el video de su violación en Pornhub. La petición, llevada a cabo por la abogada Laila Mickelwait, directora de la organización Exodus Cry que busca erradicar la trata de mujeres en Estados Unidos, ha superado un millón de firmas.

Por su parte, Mindweek declaró a The Guardian que siempre ha velado por el correcto uso de sus plataformas, asegurando que tienen filtros para supervisar que el material publicado no infringe normas éticas. Sin embargo, esto no parece ser así.

Según un moderador que trabaja para la compañía, hay 80 moderadores alrededor de todo el mundo, Facebook cuenta con 15.000. Con 1,36 millones de nuevas horas de vídeo subidas al año a Pornhub, eso significa que cada moderador tendría que revisar cientos de horas de contenido cada semana por lo que resulta difícil evaluar si una persona es mayor o menos de edad o si el sexo es consentido o se trata de una violación.

¿Qué pasa en Argentina?

El jueves 12/11 la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad y convirtió en ley un proyecto que establece la creación de un Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso contra Niñas, Niños y Adolescentes.

Los objetivos del programa son generar conciencia sobre el uso responsable de las Tecnologías de la Información y Comunicación; garantizar la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes frente al grooming o ciberacoso; capacitar a la comunidad educativa a los fines de concientizar sobre la problemática del grooming o ciberacoso, diseñar y desarrollar campañas de difusión; y brindar información acerca de cómo denunciar este tipo de delitos.

Además, se dispone la inclusión, como pantalla de inicio de teléfonos celulares, teléfonos inteligentes, tablets, y otros dispositivos tecnológicos, la siguiente información:

  1. Peligrosidad de sobreexposición en las redes de niñas, niños y adolescentes.
  2. Información acerca de la existencia de delitos cibernéticos.
  3. Aconsejar el rechazo de los mensajes de tipo pornográfico.
  4. Advertir sobre la peligrosidad de publicar fotos propias o de amistades.
  5. Recomendar la utilización de perfiles privados en las redes sociales.
  6. Sugerir no aceptar en redes sociales a personas desconocidas.
  7. Hacer hincapié en el derecho a la privacidad de datos y de imágenes.
  8. Aconsejar el mantenimiento seguro del dispositivo electrónico y la utilización de programas para proteger el ordenador contra el software malintencionado.
  9. Brindar información respecto de cómo actuar ante un delito informático.
  10. Informar respecto de la importancia de conservar pruebas tales como conversaciones, mensajes, capturas de pantalla, en caso de haberse producido una situación de acoso.
  11. Facilitar información acerca de dónde se deben denunciar este tipo de delitos.

Ningún país ni ninguna región es inmune a esta problemática. Quien conoce o sospecha de abuso y no actúa es también culpable de él. Es decisivo que los gobiernos reconozcan y admitan la existencia de la explotación sexual. Los funcionarios públicos, entre ellos policías y jueces, deben ser conscientes del problema y abordarlo con las herramientas correspondientes. Los niños son el futuro de nuestra sociedad, si los corrompemos y pierden la confianza en los adultos, ¿qué será de las generaciones venideras?