A horas del inicio de la "vacunación masiva", es llevadera la Sputnik V

La Agencia Rusa de Información Nóvosti dio cuenta de los efectos de la vacuna que llegará a la Argentina en las próximas semanas y con la que se buscará inocular a parte de la población en el marco de la lucha contra el coronavirus. Dolor corporal, de cabeza y fiebre, algunos de los síntomas que los vacunados pueden experimentar. De todos modos, el informe lleva tranquilidad.
jueves, 3 de diciembre de 2020 · 21:47

En vísperas de la "vacunación masiva" contra el COVID-19 ordenada en Rusia por su presidente, Vladímir Putin, para comenzar con la inoculación a gran escala de la población, la agencia rusa de Información Nóvosti advirtió sobre los posibles efectos que la vacuna puede causar entre las personas que se la inyecten.

En concreto, la agencia informó que una de cada diez personas inoculadas con la llamada "Sputnik V" puede sentirse débil o con náuseas. Dicho resultado se desprende del memorando con recomendaciones emitido en Moscú a horas de la puesta en marcha de la vacunación masiva contra el coronavirus.

De igual manera y para llevar tranquilidad, dicho documento sostiene que en la mayoría de los casos el cuerpo asimila correctamente la vacuna. En caso contrario, se explica, sería una reacción normal del organismo de la cual uno no habría de preocuparse ya que son signos de inmunidad producidos por el mismo individuo. Sin embargo, se aconseja que las personas que presenten señales de debilidad, fatiga general y nauseas, reduzcan la actividad física y descansen.

El 5,7% de los vacunados pueden experimentar los siguientes síntomas:
-       Dolor corporal
-       Escalofríos o fiebre
-       Dolor de cabeza
-       Fiebre superior a 37 grados

“Ante una temperatura corporal superior a 38 grados, se recomienda tomar antipiréticos y analgésicos (paracetamol o ibuprofeno) y si la temperatura corporal supera los 39 grados y no disminuye dentro de las cuatro horas posteriores a la toma de la medicación, debe llamar a un médico", advierte el documento.

Por otra parte, el 4,7% de los vacunados padecen dolor, picazón, hinchazón y enrojecimiento en el lugar en dónde se colocó la inyección. Por lo general, aunque no es necesario un tratamiento, se sugiere tomar algún antialérgico para reducir la hinchazón y el malestar.

En suma, el 1,5% de los pacientes puede tener congestión nasal, secreción nasal o dolor de garganta. En este caso, se receta hacer gárgaras, beber mucho líquido y usar aerosoles nasales. Y menos del 1% puede tener una frecuencia cardíaca más rápida o una presión arterial más alta.

Por lo pronto, esta semana Argentina firmará el contrato con Rusia para recibir la vacuna producida en el gigante euroasiático. Así lo anunció este jueves 3/12 el presidente Alberto Fernández.

En declaraciones a El Destape Radio, precisó además que antes de que finalice este año, se podrá vacunar a 300 mil personas.

“Al contrato ya le di la última leída y ya está en condiciones de ser firmado. Lo haremos entre hoy, mañana o pasado”, precisó el mandatario y añadió: Esperamos recibir las vacunas rusas antes de fin de año, por lo que vamos a poder vacunar a 300 mil personas antes de fin de año”.

En tanto, ratificó que se vacunarán a "5 millones de personas durante enero y otras 5 millones en febrero".

En ese marco, Fernández se mostró “muy agradecido con el Fondo Soberano y el Gobierno de Rusia” y destacó que "han sido absolutamente solidarios y le han dado una gran velocidad a darnos la vacuna que necesitábamos”.

El objetivo del Gobierno es que esas primeras personas en recibir la vacuna sean personal de Salud que luego quede en condiciones de ser redistribuido por el país para participar de la campaña, que continuará en enero con otras 5 millones de integrantes de grupos de riesgo frente al COVID-19 y en febrero, con otras 5 millones. De no haber cambios, el Gobierno prevé que en marzo ya empezará a convivir la Sputnik V con desarrollos de otros laboratorios.

“Ese contrato está condiciones de ser firmado, estoy muy contento y agradecido con el gobierno de Rusia, porque han sido absolutamente solidarios con nosotros, y le han dado la velocidad a la vacuna que necesitábamos”, aseguró el mandatario, y concluyó: “En base a lo que pasó en Europa, es razonable pensar que en el otoño pueda venir una segunda ola del coronavirus en América Latina; esperemos que hagamos una epopeya todos los argentinos”.