Leído

MACABRO

Una banda de delincuentes venezolanos descuartizaba gente en Perú y desencadenó ola de actos xenófobos

Mar, 24/09/2019 - 9:30am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La delincuencia no conoce de nacionalidades ni fronteras y la ola migratoria que se generó en los últimos 2 años, donde millones de venezolanos han decidido emigrar a otros países de la región, trajo consigo también gente macabra. Eso fue lo que ocurrió en Perú, cuando un doble crimen y descuartizamiento dejó al descubierto a una banda criminal integrada por venezolanos que se dedicaba además a la venta de drogas en ese país. Tras el horrible hecho, ahora se desencadenó una serie de actos violentos y xenófobos contra la gran cantidad de comunidad venezolana que hace vida en ese país. Las autoridades analizan qué estrategias poner en marcha para que la situación no se salga de control.

Contenido

Según cifras oficiales de la Superintendencia Nacional de Migraciones, en la actualidad hay en Perú más de 750 mil venezolanos, todos, obligados a emigrar de su país de origen por la severa crisis que lejos de mejorar, se profundiza cada vez más. 

La ola migratoria ha traído consigo grandes problemas a la región, que van desde inconvenientes sanitarios (como es el caso de Colombia), hasta hechos de delincuencia realmente estremecedores; eso fue lo que pasó en Perú, cuando un doble crimen con descuartizamiento incluido, dejó al descubierto una peligrosa banda integrada por venezolanos. Lo curioso del caso, es que tras las investigaciones de las autoridades de Perú, esas personas se dedicaban a la delincuencia en Venezuela, y ejercían libremente sus negocios turbios e ilícitos ante la mirada indolente del Gobierno Bolivariano. 

Este sangriento y macabro hecho, trajo consigo una catarata de actos violentos y xenófobos que ha puesto en peligro la integridad de venezolanos inocentes y ajenos a lo que pasó, motivo por el cual, las autoridades peruanas evalúan estretegias a implementar para que la situación no se salga de control y no termine con víctimas que lamentar. 

Todo el problema comenzó cuando se conoció de un doble crimen en el hostal Señor de Sipán, en el distrito de San Martín de Porres, en Perú, ocurrido el 8 de septiembre en la noche. 

Luego de la conmoción y espanto por el hecho, las cámaras de seguridad y las investigaciones, determinaron que 5 venezolanos eran los responsables del hecho: los presuntos implicados en este caso que fueron detenidos por la Policía Nacional son Abraham Perozo, Verónica Montoya, Angelbert Díaz y Jacksiver Salcedo Campos y Alexander Salazar.

El hecho estaría ligado a la venganza y ajuste de cuentas por el negocio de la venta de drogas, que lideraba este grupo de venezolanos en Perú, pero para sorpresa de las autoridades peruanas, esta banda de delincuentes ya operaba en Venezuela con total impunidad, y empujados por la crisis decidieron ir hasta Perú trayendo consigo las 'malas mañas'.

La banda La Cota 905 lleva el nombre de un sector ubicado en una de las zonas más peligrosas de Caracas. Según medios venezolanos, se trata de un barrio en donde a diario se cometen diversos delitos con extrema violencia. Los delincuentes incluso suelen contar con armas de guerra. En ese contexto, trascendió que este grupo, al que los medios peruanos los bautizaron como "Los Descuartizadores", formaban en el país caribeño parte de la banda Cota 905.


"Hola, quiero agradecer a todos mis contactos por confiar en mí. Quiero que sepan que estoy bien, en pocos días estaré en Venezuela para encontrarme con mi familia y mi madre la cual se encuentra muy afectada por todo el daño que me quieren hacer. Soy totalmente inocente de todo lo que me acusan y lo voy a demostrar", escribió una de las acusadas de ser la autora intelectual del crimen, según difundió un medio local. 

"Quiero que sepan que estoy bien y todos aquellos que quisieron perjudicarme les voy a demostrar que soy totalmente inocente, que soy una víctima más de la xenofobia que vivimos los venezolanos en el exterior. Agradecida por todas las personas que creen en mí", agregó la venezolana.

Luego de conocerse el hecho, varios venezolanos han denunciado a través de Twitter que son víctimas de actos violentos en su contra, desencadenados por el descuartizamiento de los dos hombres. 

En las redes, se han difundido videos muy violentos donde se muestra a grupos de peruanos -en su mayoría hombres-, propinándole fuertes golpizas a ciudadanos venezolanos que se dedican a la venta ambulante de golosinas en los semáforos de ese país. 

Además, no es la primera vez que los venezolanos se ven involucrados en este tipo de hechos sangrientos. En agosto del año pasado, un venezolano mató a su mujer -peruana- por estrangulamiento, caso que conmocionó al país y generó un fuerte rechazo hacia la comunidad venezolana. 

Incluso, el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, denunció la "persecución" y xenofobia contra los venezolanos en Perú y el extranjero, donde, dijo, también son "humillados" y expuestos al "escarnio público".

"Video que refleja la xenofobia más infame... así son tratados los venezolanos en Perú y el extranjero: perseguidos y humillados... expuestos al escarnio público: luego que millones de peruanos, colombianos, ecuatorianos, panameños, etc, hicieron familia y riqueza en Venezuela", dijo el fiscal tras la viralización de videos violentos en donde son agregidos sus compatriotas. 

En Perú, los migrantes venezolanos deben solicitar para ingresar a ese país una visa humanitaria en los consulados peruanos antes de salir de Venezuela. Con esta medida, que se tomó a partir del 15 de julio pasado, Perú busca dificultar que los venezolanos crucen la frontera.