Leído

CRISIS EN BOLIVIA

Silencio de Almagro y apoyo que recibió de la Casa Blanca, abre debate sobre si debería continuar al frente de la OEA

Lun, 11/11/2019 - 1:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

El debate se instaló en las últimas horas tras el ensordecedor silencio de Luis Almagro respecto al accionar de militares insurrectos. El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) lanzó un duro informe por irregularidades que efectivamente ocurrieron en las elecciones presidenciales del vecino país el pasado 20/10 y pidió a Evo Morales que convoque a nuevas elecciones, cosa que efectivamente ocurrió, pero no condenó la escalada de violencia que se vive por estas horas, con la casa de la hermana del ya ex mandatario incendiada, saqueos en la casa de Morales y el incendio de las de opositores. Recordemos que actualmente se vive mucha incertidumbre en Bolivia, ya que renunciaron 20 funcionarios del gobierno que podían asumir la presidencia de manera interina.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, en la mira.
Contenido

Bolivia es un verdadero caos. Las graves irregularidades durante los comicios del domingo 20 de octubre desataron un caos social impulsado por la oposición, liderada por Carlos Mesa -candidato a presidente por Comunidad Ciudadana, una alianza entre los partidos Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) y Soberanía y Libertad (Sol.Bo)- y las Fuerzas Armadas, quienes se rebelaron contra el presidente y le pidieron que dé un paso al costado.

La tensión fue en aumento tras el lapidario informe de la OEA que impugnó las elecciones y le sugirió al mandatario llamar nuevamente a elección porque “se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo técnico auditor a cuestionar la integridad de los resultados”.

“Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta”, dio por finalizada la discusión la OEA, tal como se presumía por la comunidad internacional.

Ahora bien, en las últimas horas, la OEA recibió el apoyo la Casa Blanca y su secretario general Luis Almagro se mantuvo en silencio, por lo que en la región e incluso en Europa están comenzando a cuestionarse si debería continuar al frente.

El problema es que tras la auditoría, la presión sobre Morales fue un tanto desmesurada. La oposición y los militares le pidieron al ex presidente que directamente diera un paso al costado y se registraron incendios en la casa de su hermana y destrozos en los principales centros urbanos. Esto motivó a él, a su vicepresidente García Linera y otros 18 funcionarios que estaban en condiciones de asumir la Presidencia de forma interina para llamar a elecciones a renunciar, por lo que hoy se vive lo que se denomina vacío de poder. Y sobre esto nada dijo Almagro. Él debiera intervenir, llamar al orden y garantizar institucionalidad porque de lo contrario es muy peligroso para la sociedad boliviana que asuma el poder alguien que no fuese elegido por el pueblo.

“Después de analizar la situación conflictiva interna, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”, había pedido el jefe del Ejército, Williams Kaliman. “Grupos oligárquicos conspiraron contra la democracia. Fue un golpe de Estado cívico y policial”, dijo Morales, tal como informó Urgente24.

Desde Washington, el diario El País, de Madrid, abrió el debate: La crisis en Bolivia redobla la presión a la OEA. "El Departamento de Estado ha emitido un comunicado en el que 'elogia el trabajo de la OEA' y 'apoya totalmente' la llamada a nuevas elecciones. Almagro, en Twitter, ha felicitado al equipo que realizó la auditoría. 'Realizaron un trabajo excelente En Bolivia, la OEA cumple', ha escrito", informó el medio. La Casa Blanca empiojó la situación y en este momento la discusión es sobre la independencia de la OEA. Tras este escándalo, ¿Almagro debería renunciar?