Leído

CRISIS EN ECUADOR

Moreno se esconde y Quito arde: indígenas tomaron el Parlamento y planean paro nacional

Mar, 08/10/2019 - 8:00pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Mientras el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se esconde en Guayaquil, en la capital, Quito, los disturbios y desastres continúan, y no parecen cesar. Es así que este martes 08/10, los grupos indígenas, los primeros en manifestarse contra las reglas y ajuste económico del mandatario, fueron por más y aparte de exigirle a Moreno retraer sus decisiones, tomaron el Parlamento al grito de: ¡Fuera Lenín Moreno! En tanto, el alcalde de Guayaquil, y apoyo del presidente, Jaime Nebot convocó una marcha en defensa del país y claro, de Lenín Moreno. Aunque eso no es todo, ya que mientras Ecuador arde, el ex presidente, Rafael Correa, estuvo refugiado en Venezuela con su amigo Nicolás Maduro y después de ser acusado de conspirar contra Moreno, pide adelantar las elecciones.

Contenido

El ajuste económico de Lenín Moreno tocó su punto máximo en Ecuador cuando la oposición, entre ellos los grupos indígenas, decidieron tomar Quito (la ciudad capital) y prácticamente correr al gobierno. Es así, como ya informamos desde Urgente 24, que este martes 08/10 por la mañana, el presidente Moreno decidió mover la capital ecuatoriana a la ciudad de Guayaquil, una ciudad portuaria de Ecuador y puerta de entrada a las playas del Pacífico. El mandatario no tuvo mejor idea que dejar ardiendo a la capital y correr hacia la playa.

Recordemos que la crisis en Ecuador terminó de estallar el pasado martes 01/10, el mandatario de derecha, y principal opositor del ex presidente Correa, comunicó una serie de medidas económicas de cara al recorte de gasto público que está dispuesto a llevar adelante. Claro que una de las formas para ahorrar a nivel Estado es eliminar los subsidios. Es así que la gasolina pasó a costar 2,22 dólares ecuatorianos, cuando el último día de septiembre estaba 1,85 dólares ecuatorianos. A todo esto, Ecuador es uno de los países que hasta hace semanas atrás pertenecía a la OPEP. 

La primera consecuencia por supuesto fueron manifestaciones en distintos puntos del país y de la capital, lo que luego concluyó con la declaración de "estado de excepción" por parte del presidente. “Con el fin de controlar a quienes quieren imponer el caos he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional. Los derechos se exigen sin perjudicar”, explicó el mandatario en su momento. Y todavía el mismo sigue firme con esta decisión ya que está prohibido el derecho de reunión, las clases y el transporte público. 

Aunque lo que sí hizo fue llamar a las Naciones Unidas para que intervenga frente a la escalada de violencia, hable con los manifestantes indígenas y pueda llegarse a una conclusión, aunque desde la otra parte se niegan a conversar hasta que se levanten las medidas.

Desde las organizaciones indígenas y la oposición, por supuesto exigen que den de alta las medidas extremas y planean un paro general para el próximo 09/10, también Día de la Independencia de Ecuador. Esto se adhiere al paro indefinido" que llevarán adelante hasta que no se levante decreto 883 que dispuso la eliminación del subsidio a la gasolina extra y al diésel. Mientras Moreno está de vacaciones, en Quito los manifestantes tomaron las calles y se han reunido a pesar del "estado de excepción". "Las tropas y la policía que se acercan a los territorios indígenas serán detenidos y sometidos a la justicia indígena", dijo uno de los grupos en un comunicado.

En otras palabras, la capital está en llamas, tanto que este martes 08/10 por la tarde los manifestantes tomaron el Parlamento. Casi 10.000 se reunieron en la plaza junto al Congreso y solo algunas de ellas con palos y banderas de colores (la que representa a la comunidad indígena), llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública y rompieron el cerco principal del edificio legislativo. Claro que a los minutos de entrados al edificio se enfrentaron a vehículos blindados y a la Policía.

Sin embargo, a su vez, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, convocó a una marcha para "defender una vez más a Guayaquil" y a la nación ecuatoriana. El mismo es el líder del Partido Social Cristiano y un gran apoyo para Lenín Moreno. Es así que habló de los manifestantes como "vándalos y mercenarios", quienes "aquí no tienen, ni tendrán jamás cabida ni éxito". Es así que mientras muchos hablan de un paro nacional para el 9/10, otros piensan una marcha anti disturbios.  

"Guayaquileñas y guayaquileños de nacimiento y de corazón: unidos, juntos, trabajamos durante muchos años para rescatar a Guayaquil del abandono de la miseria y del caos, y convertirla en una ciudad próspera, donde estamos orgullosos de vivir"

Por otro lado, Ecuador, debido a la crisis, explicó que reducirá la producción de petróleo en casi un tercio, porque se paralizaron bombeos en distintas plantas. Con la excusa de "condiciones de inseguridad presentes en la zona", resultado de las protestas contra el presidente Moreno, el petróleo pagó el precio.

Al mismo tiempo, Lenín Moreno parece querer resolver la situación, por supuesto sin dar marcha atrás con sus políticas, y ofreció diálogo con los manifestantes. Este martes por la tarde el mandatario se reunió con lso representantes del Estado, entre ellos el vicepresidente, Otto Sonnenholzner, la ministra de Gobierno, María Paula Romo y la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), entre otros. A su vez, según aseguraron distintos ministros, el gobierno está manteniendo conversaciones con representantes indígenas quienes se niegan a llegar a cualquier tipo de acuerdo.

Quien por supuesto no podía faltar en opinión fue el ex presidente de izquierda y amigo de Nicolás Maduro, Rafael Correa, el mayor crítico y opositor de Lenín Moreno. Claro que el ex mandatario, frente a la crisis del país fue tildado como "conspirador" y casi culpable de toda la situación. Aunque el mismo, desde Bélgica, donde se encuentra desde su salida del gobierno, dijo: “Dicen que somos golpistas, que queremos desestabilizar al Gobierno. Los golpistas han sido ellos, que han roto la Constitución cuantas veces les ha dado la gana”. Aunque esto no fue todo ya que Correa también pidió un adelanto de las elecciones para "garantizar la paz entre ecuatorianos".

Claro que las acusaciones de conspiración tienen que ver con la reciente visita de Correa a Venezuela y sus encuentros con su socio Nicolás Maduro y las sospechas de que en realidad quien está detrás de los disturbios es la Venezuela bolivariana que está ayudando a Correa a planear un golpe de Estado.