Leído

EVO CREE QUE SE GESTA UN GOLPE DE ESTADO

Crece la tensión en Bolivia: Llamaron a un levantamiento militar y Carlos Mesa pidió nuevas elecciones

Dom, 03/11/2019 - 9:28pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El líder de una poderosa organización cívica boliviana exhortó a que las Fuerzas Armadas bolivianas se pongan "del lado del pueblo", mientras que el principal opositor de Morales, Carlos Mesa, llamó a la realización de nuevas elecciones presidenciales y calificó a su contrincante como "un candidato ilegal e ilegítimo". El primer mandatario boliviano sigue firme en su posición y se considera el ganador de los comicios: "Ya no es tema de fraude, es un tema de golpe (de Estado)".

Evo Morales insiste en que quieren desplazarlo de la presidencia mediante un golpe.
Contenido

Debido a los resultados de las elecciones presidenciales de Bolivia, que dieron a Evo Morales como ganador en primera vuelta, en medio de irregularidades con la publicación de los resultados y la intervención de la OEA, la tensión social aumenta en el país. 

El presidente de una poderosa organización civil de Santa Cruz, llamada Comité Cívico Cruceño, le dio un ultimátum a Morales el sábado 2 de noviembre. "Tiene 48 horas para renunciar, porque el lunes a las siete de la noche aquí mismo vamos a tomar determinaciones y vamos a garantizar que él se vaya”, dijo Fernando Camacho y además le leyó una carta dirigida a las Fuerzas Armadas bolivianas, a quienes exhortó a "ponerse del lado del pueblo". 

Este domingo, tras un debate intenso con su partido, el principal opositor de Morales, Carlos Mesa, pidió la renuncia de los integrantes del Tribunal Supremo Electoral (TSE), encargado del conteo y publicación de los votos de las elecciones presidenciales y llamó a la realización de nuevos comicios. 

"La mejor solución a esta crisis, en las actuales circunstancias, es una nueva elección, administrada por un nuevo OEP imparcial y con la observación rigurosa de la comunidad internacional", expresó. Para Mesa y su partido, Comunidad Ciudadana, las elecciones presidenciales del 20 de octubre fueron un fraude. "Y anunciamos que iniciaremos las medidas legales para su procesamiento", afirmó. 

"Con la responsabilidad y claridad que debe tener una dirección política como la nuestra, planteamos que la forma democrática y pacífica de lograr la salida de Morales del gobierno, es el voto popular. Morales es un candidato ilegal e ilegítimo. Se postuló, aunque la Constitución y un referendo nacional vinculante se lo prohibía. A pesar de ello, en aras de preservar la democracia, decidimos participar en las elecciones en las condiciones más adversas", dijo. 

Por su parte, Evo Morales sigue firme en su posición. "El pueblo estaba confundido, hay fraude (decían los opositores), ¿ahora, qué dicen?: 'Fuera Evo'. Ya no es tema de fraude, es un tema de golpe (de Estado). Pediré tener una reunión de emergencia con nuestros dirigentes nacionales y sectores sociales para cómo planificar, qué están pensando (el Comité Cívico); yo dependo del pueblo, las fuerzas sociales", expresó en una entrevista en la radio boliviana San Gabriel de El Alto. 

"Nos ha sorprendido (ese pedido de renuncia), pero eso no es golpe (de Estado) a Evo, es al pueblo, ese pueblo humilde de fuerzas sociales, profesionales patriotas", agregó el presidente y dijo que el Comité Cívico está "buscando muertos", debido a que esperan que las fuerzas policiales actúen en las movilizaciones de forma violenta para responsabilizar al gobierno.

El escándalo y las sospechas de fraude electorales comenzaron cuando los primeros resultados que salieron a las 20.00 del domingo 20 de octubre, daba la posibilidad de un balotaje entre Morales y Mesa, pero, 23 horas después se actualizaron y cambiaron la tendencia, por lo que Morales resultaba ganador. 

Debido a esta maniobra, el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, envió una carta al vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera y le informó de su renuncia. 

"La decisión de renunciar al cargo se debe al siguiente motivo: La desatinada decisión de la Sala del Tribunal Supremo Electoral de suspender la publicación de los resultados de la Transmisión de Resultados Preliminares Electorales-TREP", decía en la misiva. 

La Organización de Estados Americanos (OEA) demostró preocupación por la situación boliviana y en un primer momento determinó que era necesario que exista una segunda vuelta, por más que la diferencia entre ambos candidatos sea efectivamente mayor a 10%. 

Luego, la organización con sede en Washington propuso que realizaría una auditoría de la elección para determinar la existencia de fraude o no, de carácter vinculante. El gobierno boliviano aceptó. 

La Unión Europea (UE) también mostró su preocupación. "La UE comparte plenamente la evaluación de la OEA en sentido de que las autoridades bolivianas deberían concluir el proceso de conteo en curso, y que la mejor opción sería realizar una segunda vuelta para restablecer la confianza y asegurar el respeto pleno de la elección democrática del pueblo boliviano". 

Por otra parte, el pueblo boliviano hace sentir su descontento en las calles. Hace 15 días que se realizan manifestaciones y un paro nacional. Según los resultados electorales, Morales ganó con el 47,08%, mientras que Mesa con un 36,51%. 

Para evitar la segunda vuelta, el ganador necesita el 50% más uno de los votos o el 40% con 10 puntos porcentuales de ventaja. Así, el primer mandatario evita el balotaje por unos pocos puntos porcentuales.