Leído

JUBILACIONES

Bolsonaro consiguió su reforma previsional pero el Congreso le negó la capitalización

Mie, 23/10/2019 - 9:32am
Enviado en:
Por Urgente24

El Senado de Brasil sancionó la reforma previsional impulsada por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro. El propósito de la nueva normativa era que el Estado ahorre unos 217.500 millones de dólares en 10 años. La ley modificó las reglas de juego para jubilarse en ese país y el cálculo de los haberes. Se impuso por primera vez una edad mínima de jubilación y del tiempo de aportes al sistema provisional. Sin embargo, el Congreso rechazó la capitalización, un duro revés para Pablo Guedes.

Contenido

El Senado de Brasil aprobó este martes (22/10) la polémica reforma previsional impulsada por el presidente Jair Bolsonaro, con la que apunta a ordenar las cuentas públicas.

La cámara alta brasileña sancionó la reforma por 60 votos contra 19.

La ley afectará a 72 millones de personas.

Pero el senado aprobó el ‘texto base’, no se votaron dos aspectos destacados que tratan sobre la jubilación especial.

Con la nueva normativa cambian los parámetros para la jubilación en el país. Ahora los hombres deberán tener al menos 65 años y las mujeres 62.

El tiempo mínimo de contribución se ha establecido en 20 años para hombres y 15 años para mujeres.

Hasta ahora, había dos modelos de pensiones. Por edad, requería 60 años (mujeres) y 65 años. (hombres), con al menos 15 años de contribución. Por tiempo de contribución, que requiere 30 años (mujeres) y 35 años (hombres), pero sin establecer una edad mínima.

Ahora, con la reforma, la jubilación solo por tiempo de contribución ha terminado.

Según explica el diario brasileño O’Globo, la propuesta establece cinco reglas de transición para los trabajadores del sector privado que ya están en el mercado. Una de estas reglas también se aplica a los servidores públicos; además, esta categoría tiene una opción específica. Todos los arreglos estarán vigentes hasta 14 años después de que la reforma entre en vigencia.

Según el texto, el asegurado siempre puede optar por la forma más ventajosa. En la práctica, casi todos.

El monto de la jubilación se calculará en función del promedio de todo el historial de contribuciones del trabajador (no descarta el 20% más bajo como se hace actualmente). Al llegar al tiempo contribución mínima (15 años para mujeres y 20 años para hombres).

El monto de la jubilación nunca excederá el techo del Instituto Nacional do Seguro Social (INSS), actualmente en reales en 5,839.45, ni menos del salario mínimo (hoy, 998 reales). El texto también garantiza el reajuste de los beneficios por inflación.

O’Globo recuerda que los últimos cuatro presidentes de Brasil han presentado propuestas de cambio al Congreso.

La reforma actual perdió alrededor del 40% del ajuste que pretendía, pero sigue siendo la más grande jamás realizada en Brasil.

Entre los principios de reforma, según el gobierno, se encuentran asegurar la sostenibilidad de la seguridad social y hacerlo más justo y equitativo.

Según las estimaciones oficiales, hoy la proporción es de una persona mayor por cada 10 personas.

Para 2060, será un para cuatro personas, lo que hace que el sistema de pensiones sea insostenible.

El diario brasileño destaca que “lo curioso de esta reforma fue el comportamiento del presidente que la envió. Jair Bolsonaro no articuló su aprobación, no participó en las difíciles negociaciones. Se lo entregó al Congreso y se lavó las manos. Si fue más allá, fue gracias a algunos miembros dedicados del equipo económico, las presidencias de la Cámara y el Senado y los relatores. La única vez que actuó directamente, llamando a pedirle algo a los parlamentarios, estaba en contra del espíritu de su propia reforma y a favor de más beneficios para el grupo que ya es el más joven, la policía federal”.

“La Seguridad Social se aprobó a pesar de Bolsonaro, quien creó conflictos todo el tiempo, incluso con el propio partido”, agrega.

Por su parte, el ministro Paulo Guedes presenció la sanción de la reforma en el Senado. Si bien tomó la aprobación como una victoria, sufrió un duro revés: quería la aprobación del modelo de capitalización. Y el Congreso lo rechazó por considerar que le daba un cheque en blanco al gobierno para crear el modelo.