Leído

VIZCARRA QUIERE ELECCIONES

Alberto F. llega a Perú, donde la grieta es entre el Ejecutivo y el Congreso

Vie, 20/09/2019 - 3:05pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Desde que asumiera, tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, el presidente de Perú, Martín Vizcarra -con quien Alberto Fernández se encuentra este viernes 20/9-, ha estado intentando que se aprueben una serie de reformas trabadas en el Congreso dominado por la oposición fujimorista. En julio, Vizcarra pidió adelantar las elecciones 1 año para destrabar la "crisis institucional" que enfrenta al Ejecutivo con el Legislativo.

Contenido

Eel candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, tras su paso por Bolivia, continúa su gira exprés por Perú.

Perú ha sido uno de los países de línea más dura contra el régimen chavista en la región, por lo que la decisión de visitar ese país antes que otros, por parte de Fernández, podría configurar un intento de marcar una posición diferente que la de su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner. Alberto Fernández, quien busca presentarse con un perfil más contemporizador y moderado que la expresidenta, ha sido duramente criticado por negarse a calificar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura.

Este viernes, Fernández se encontrará con el presidente interino peruano, Martín Vizcarra, en el Palacio de Gobierno, tras lo que compartirán una cena en el Congreso. Vizcarra es presidente por sucesión luego de renunciara el presidente electo, Pedro Pablo Kuczynski, en medio de acusaciones de haberle asegurado contratos públicos a la constructora brasileña Odebrecht.

Vizcarra juramentó en marzo de 2018 y desde ese entonces, señala el semanario británico The Economist, ha estado intentando reformar el sistema político y judicial, en un contexto en el que todos los expresidentes peruanos vivos están bajo arresto domiciliario, presos o intentando esquivar ese destino. El actual mandatario capitalizó la ira generalizada contra la corrupción para poner sobre la mesa proyectos que incluyen modificar la inmunidad parlamentaria de los legisladores. El mayor partido de oposición, Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, le ha puesto un freno en el Congreso.

En un signo de frustración, Vizcarra sorprendió el pasado 28/7 pidiendo adelantar un año las elecciones, para junio de 2020, recortando así su mandato y el de los legisladores, como salida a la "crisis institucional" que enfrenta al Ejecutivo con el Legislativo.

"Presento al Congreso una reforma constitucional de adelanto de elecciones generales, que implica el recorte del mandato congresal al 28 de julio de 2020. De igual modo en esta reforma también se solicita el recorte del mandato presidencial a la misma fecha", dijo. Una vez aprobada por el Congreso, dijo Vizcarra, dijo que su reforma debería ser ratificada en referéndum. "La voz del pueblo tiene que ser escuchada, por eso esta reforma constitucional deberá ser ratificada mediante referéndum. El Perú reclama a gritos un nuevo comienzo", declaró.

A comienzos de septiembre, hubo marchas multitudinarias en Perú en apoyo a la propuesta gubernamental de adelantar las elecciones, en medio del continuo enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Congreso, reportó Reuters. “Estamos en una situación de ingobernabilidad, queremos nuevas elecciones y que se vaya el Congreso y también Vizcarra”, dijo Celly Baquerizo, una ama de casa de 60 años participante de la marcha, citada por Reuters.

En la primera semana de septiembre, el Congreso comenzó a debatir la propuesta. Si el debate se dilata, Vizcarra tiene una alternativa: la Cuestion de confianza, una facultad del Ejecutivo para disolver el Parlamento si este niega en 2 oportunidades la aprobación de proyectos políticos, explica el portal ElTiempoLatino. "A través de este mecanismo, el Poder Ejecutivo solicita respaldo político para implementar políticas de Estado, que se concreta con el voto a favor de la mitad más uno del número legal de congresistas", explica. "El presidente del Consejo de Ministros es el encargado de plantear la Cuestión de Confianza ante el Pleno del Parlamento a nombre del Consejo de Ministros. Si la confianza le es rehusada, se produce la crisis total del gabinete, según el artículo 133 de la Constitución. El artículo 134 de la Constitución peruana señala que si se censura o se niega el voto de confianza a dos gabinetes de un mismo Gobierno, el presidente de la República queda facultado para disolver el Congreso. El decreto de disolución contiene la convocatoria a elecciones para un nuevo Congreso y dichos comicios deben realizarse dentro de los cuatro meses de la fecha de disolución, sin que pueda alterarse el sistema electoral preexistente. Ahora, hay algo que el tiempo puede cobrarle a Vizcarra y es que el parlamento no puede ser disuelto en su último año de ejercicio, por lo que el arma de Cuestión de confianza, solo puede aplicarse hasta julio de 2020."