Leído

A DÍAS DEL BALOTAJE URUGUAYO

Alberto F. almorzó con Martínez, el candidato del FA en Uruguay (¿y si gana Lacalle Pou?)

Jue, 14/11/2019 - 4:14pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A tan solo días de las elecciones del otro lado del Río de la Plata, el próximo presidente argentino, Alberto Fernández, visitó junto a Sergio Massa al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, y el candidato por el Frente Amplio y posible sucesor del mandatario, Daniel Martínez, con quien almorzó. No es la primera vez que Fernández viaja a visitar a la izquierda uruguaya, pero si lo es luego de las elecciones presidenciales en el país vecino que concluyeron con el ballotage que tendrá lugar el próximo 24/11 y en las cuales el gobierno de coalición de oposición liderado por el Partido Nacional y Lacalle Pou, tienen muchas oportunidades de triunfar. En un rol de Presidente ya confirmado por la Asamblea Constitucional, Alberto F. tendrá que cuidar cada vez más sus palabras y accionar teniendo en cuenta que en caso de ganar la derecha en Uruguay, sería un aliado menos en la región.

Contenido

El próximo presidente de los argentinos, Alberto Fernández, que desde el pasado miércoles 13/11 es oficialmente y legítimamente el candidato ganador de las elecciones, teniendo en cuenta que en Asamblea Legislativa la fórmula Fernández-Fernández fue ractificada como triunfantes en los comicios, llegó durante el mediodía de este jueves 14/11 a Uruguay para su reunión con el presidente Tabaré Vázquez y el candidato a las próximas elecciones por el oficialismo, Daniel Martínez. Es así que la opinión de Alberto hoy resuena mucho más de lo que hacía cuando solamente era candidato, es por eso que el apoyo a Martínez, seguido de una posible derrota del Frente Amplio en la segunda vuelta del próximo 24/11 podría ser muy grave para Alberto F.

Recordemos que al mismo tiempo que se celebraron las elecciones en Argentina el pasado 27/10, lo mismo sucedía en Uruguay, con la diferencia que del otro lado del Río de la Plata el resultado fue un ballotage que se resolverá en los próximos días. El resultado en Uruguay era esperado por muchos, teniendo en cuenta que para evitar el ballotage uruguayo, es necesario que la primera fórmula saque la mitad de los votos más uno, un sistema distinto al de los argentinos. Si bien la diferencia no fue muy grande entre el Frente Amplio (39,2%) y el Partido Nacional (29%), que salió segundo, el gran problema para Martínez llegó el día después cuando la oposición comenzó rápidamente a dar forma a una coalición de cara al balotaje.

Image
Alberto Fernández Tabaré Vázquez.
Alberto Fernández y Tabaré Vázquez.

Como previamente informó Urgente 24, el pasado martes 05/11 por la tarde el líder del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, presentó el documento oficial de las bases de la coalición. El mismo está firmado por los líderes del Partido Colorado, el Partido de la Gente, el Partido Independiente y Cabildo Abierto, este último partido siendo el de extrema derecha y dirigido por Manini Ríos, el ex militar que fue despedido por el presidente a principios de este año y muchos especulan con que será el segundo Bolsonaro de la región pero sin ocupar el cargo por supuesto.

Image
Alberto Fernández, el candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, y su compañera de fórmula, Graciela Villar
El presidente electo, Alberto Fernández, el candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, y su compañera de fórmula, Graciela Villar, en la parrilla El Berretín, en Montevideo.

Un posible triunfo de la centro derecha uruguaya es posiblemente uno de los mayores problemas para Alberto Fernández, ya que Lacalle Pou se irá corriendo a los brazos de Bolsonaro, más todavía luego de la situación actual latinoamericana, que incluye: renuncia de Evo Morales, es decir un aliado menos para el kirchnerismo, la amenaza hacia Sebastián Piñera en Chile y la liberación de Lula da Silva en Brasil. Sin embargo, el próximo presidente argentino aseguró:  "Estoy obligado a llevarme bien con el que resulte presidente", explicó Fernández este jueves 14/11 al llegar a Uruguay. 

"No creo que los uruguayos sientan que me estoy metiendo en sus decisiones", agregó Alberto F. al ser cuestionado por su presencia en Uruguay tan solo 10 días antes de los comicios. El mismo explicó que no es su idea interferir en las elecciones, a pesar de que haya pactado un almuerzo con Daniel Martínez. Recordemos que en su momento, antes de la primera vuelta, Fernández ya había viajado a encontrarse con el frenteamplista, pero como explicamos anteriormente, ahora la situación es distinta.

Ahora volviendo al escenario uruguayo, cuando Martínez vio a la oposición crecer firmemente con la propuesta de coalición, el mismo se mostró confiado en su propuesta política y en el futuro del Frente Amplio y dio a conocer a penas días atrás, 3 de los nombres de quienes formarían su gabinete en caso de ser electo. Eso es un gran paso para alguien que todavía es candidato, teniendo en cuenta que Alberto Fernández ya es futuro presidente y todavía no hizo ningún anuncio formal sobre quienes serán sus funcionarios. 

Por otro lado, la visita de Alberto llega en un momento especial para Uruguay y para la región latinoamericana en general. En primer lugar porque de cara a la segunda vuelta uruguaya, el pasado miércoles 13/11 se llevó a cabo el segundo debate presidencial entre Daniel Martínez y Lacalle Pou, y ambos candidatos decidieron atacarse con uñas y dientes. Pero además la llegada de Alberto ocurre en medio de la crisis en Bolivia y en Chile. Mientras Evo Morales disfruta de asilo político en México y hasta habla de volver a país pero no como candidato, en Bolivia hay un nueva presidenta cuyo cargo es ilegítimo teniendo en cuenta que se lo auto proclamó. Un aliado menos en la región para la centro izqueirda argentina.

Claro que a esto se suma la situación en Chile, donde las protestas continúan y Sebastián Piñera hace malabares para calmar a los manifestantes y evitar un golpe de estado, por más que sus medidas no estén funcionando. La región está en llamas y sin duda esta será una etapa histórica en la vida de América Latina. Pero como explicamos anteriormente, para el próximo gobierno argentino es un problema, porque por más que Alberto asegure una futuro de buenas relaciones con Uruguay sea quien sea el presidente, Jair Bolsonaro está en el medio.

El mandatario brasileño ya expresó reiteradas veces, incluso antes de las elecciones, su rechazo hacia el kirchnerismo y Alberto Fernández, lo que significa que por más buenas que sean las intenciones del futuro presidente para con Uruguay, si gana la centro derecha uruguaya, esta sola irá a los brazos de Bolsonaro, dejando a Argentina sin dos de sus aliados claves, empezando por Brasil que con Bolsonaro a la cabeza las buenas relaciones bilaterales ya están completamente fuera del radar.  Un gran problema en un momento donde justamente el objetivo principal debería ser integrar la región.