Leído

OPOSICIÓN A LA DEFENSIVA

Acusan de tráfico de armas a 2 colaboradores de Guaidó, en medio del diálogo en Barbados

Dom, 14/07/2019 - 10:09am
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, confirmó este sábado 13/07 la detención de dos personas cercanas al presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, Juan Guaidó. El ministro para la Comunicación y la Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, ha presentado "pruebas contundentes" sobre la presunta implicación de colaboradores de Guaidó en el robo de armas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), material que se empleó en el intento de golpe de Estado del 30/04.

Contenido

En Caracas, el ministro para la Comunicación y la Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, comunicó desde el Palacio de Miraflores que, tras realizar un seguimiento del armamento desaparecido de un depósito de armas oficial, las autoridades de Venezuela capturaron a Eduardo García, Erick Sánchez y Jason Parisi cuando intentaban vender a un agente encubierto 5 fusiles AK-103 y 10 cargadores por US$ 35.000.

Rodríguez, también vicepresidente Sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura de Venezuela, ha denunciado que este caso, que implica a los círculos cercanos a Guaidó, demuestra que la oposición venezolana está presente en una mesa de diálogo a la vez que "persiste en la agenda violenta".

"¿Cuantos artículos más de la Constitución pretenden violar? ¿Por qué siempre están vinculados a hechos violentos y con armas?", se ha preguntado Rodríguez.

Precisamente, el Gobierno y la oposición de Venezuela han celebrado una nueva ronda de diálogo por la paz en la isla Barbados, bajo la mediación de Noruega, y que ha finalizado de forma "exitosa", según anunció Rodríguez antes de esta novedad del tráfico supuesto de armas.

En cuanto a Diosdado Cabello, quien preside la Asamblea Constitucional, calificó a los detenidos como “mercenarios” y los acusó de querer vender 4 fusiles a US$ 7.000 cada uno. Cabello no ofreció pruebas de sus aseveraciones.

“Ayer fueron capturados 2 mercenarios que trabajan con ‘Juanito Alimaña’”, dijo Cabello refiriéndose a Juan Guaidó, “porque iban a vender 4 fusiles de los que usaron el 30/04… que se robaron de la AN y los estaban vendiendo… a US$ 7.000 cada fusil”.

El 30/04 ocurrió un fallido levantamiento cívico-militar liderado por Guaidó, en el que también apareció el opositor ahora refugiado en la embajada de España, Leopoldo López.

Horas antes, desde Trujillo, Guaidó denunció a través de sus redes sociales que fueron “secuestrados” 2 miembros de su equipo de seguridad que estaban resguardando a su familia en Caracas. 

“Régimen cobarde secuestra a miembros de mi equipo Erick Sánchez y Jason Parisi que estaban en Caracas resguardando a mi familia mientras me encuentro en Trujillo. La naturaleza del régimen, su temor, divisiones y contradicciones son el mayor obstáculo para una solución pacífica”, tuiteó Guaidó, sin conocer de qué trataba el asunto.

La Oficina de Comunicaciones de Guaidó dijo en un comunicado que los hombres detenidos “presuntamente” en una estación del Metro de Caracas y detenidos por el Servicio Nacional de Inteligencia (SEBIN) están incomunicados.

Guaidó planteó la posibilidad de que los dos hombres estuvieran siendo torturados y dijo que el régimen de Maduro “intentará montar una nueva olla” (escándalo), pero que él no se va a detener “hasta recuperar la libertad y el respeto a los Derechos Humanos en Venezuela”.

El Centro de Comunicaciones Nacional, que es el canal de comunicación de Guaidó, hizo un llamado a la comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet y a la CIDH “ante las graves y persistentes violaciones de DDHH” en el país.

La Administración Maduro está desgastando a Guaido, a partir del empeño de éste en utilizar la consigna "El momento es ahora” pero ningún avance se ha comprobado, naufragando las expectativas de cambio inmediato. De hecho Maduro sigue en el poder con el apoyo de la cúpula militar que Guaidó dijo que cambiaría de bando.

Esta situación ha llevado al diálogo en la isla Barbados, bajo el auspicio de Noruega.

“Esta situación no puede ser permanente, necesitamos cerrar este capítulo trágico y lograr que haya elecciones. Iniciamos una negociación expedita para el cambio”, dijo Stalin González, vicepresidente 2do. del Parlamento y miembro de la delegación enviada por Guaidó a Barbados, junto al exrector del Consejo Nacional Electoral, Vicente Díaz; el exministro del Gobierno de Carlos Andrés Pérez, Fernando Martínez Mottola; y el exalcalde opositor Gerardo Blyde. 

De lado de Maduro, la novedad es el gobernador del Estado de Miranda, Héctor Rodríguez, exdirigente estudiantil de 37 años, una opción para un hipotético recambio en el poder.

Guaidó ha lanzado mensajes en varias direcciones, asegurando que no renuncia a ningún frente de lucha, pidió a sus seguidores que confíen en él, y apostó por mantener unida a la oposición, lo que no es fácil.

En los anteriores intentos de negociación, el Gobierno aprovechó para ganar tiempo. Ocurrió, por ejemplo, a principios de 2018 en República Dominicana. Maduro finalmente fijó elecciones a la carrera y la oposición, sin un líder evidente y con varios dirigentes presos o inhabilitados, se negó a participar. ¿Y ahora qué pasará?

Maduro reivindica su legitimidad y rechazó por carta el duro informe sobre la situación de los derechos humanos elaborado por la oficina de la ONU dirigida por Michelle Bachelet. En la misiva, niega que Venezuela tenga un “supuesto Gobierno dictatorial” o que millones de personas padezcan una “crisis humanitaria” y vuelve a culpar a USA de la crisis que sufre el país.

La Cancillería noruega explica que la mesa “trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución”. 

Maduro y Guaidó se reunieron también con el enviado especial de la Unión Europea, el diplomático uruguayo Enrique Iglesias. Bruselas impulsó un grupo de contacto, opción que choca con Washington DC.

Guaidó se mantiene en su reclamo: “Cese de la usurpación de Maduro, Gobierno de transición y elecciones libres”. 

Pero ahora surge un escándalo.

Guaidó advirtió que los encuentros con el régimen en Barbados no son un diálogo sino una mediación del gobierno de Noruega.

“Aquí lo que hay es una dictadura, no debe haber duda de eso. Tenemos todos los mecanismos para poner fin al sufrimiento y  a esta tragedia. La dictadura está dividida: un vocero dice una cosa, otro dice otra. Están alejados de la realidad del pueblo. No confiamos en una dictadura. Lo nuestro es estar en las calles”, expresó.

Guaidó fue ovacionado por cientos de personas en su visita a Valera. Les pidió no perder la esperanza y a continuar protestando para sacar a quienes gobiernan el país. “Si el régimen apostaba por que nos quedáramos en las calles, en nuestras casas, que nos íbamos a acostumbrar a esta tragedia, pues se quedaron con los trapos hechos. Hoy acostumbrarnos es muerte. Que se normalice la crisis es muerte”, expresó.

Pero Erick Sánchez y Jason Parisi, ambos miembros de su equipo de seguridad, ahora se encuentran complicados.