GLOBAL

CALOR Y SEQUEDAD

Un manto de arena viaja del Sahara a la Península de Yucatán: Qué pasa al encuentro con los ciclones

La nube ingresará por la Península de Yucatán. "Al encontrarse con un ciclón tropical, el polvo del Sahara suprime las corrientes de aire ascendentes del ciclón, y los vientos horizontales que lo transportan cambian significativamente la dirección del viento en el medio ambiente", explican. Eso puede "reducir la formación de nubes, por lo tanto, habría menor posibilidad de que se desarrollen los ciclones tropicales en el Atlántico".

Este martes 23/6 esta previsto que arribe a México una densa nube de arena que viajó desde el desierto del Sahara, atravesando todo el Océano Atlántico hasta costas americanas. Se espera que provoque un déficit de lluvias y un aumento de las temperaturas. El fenómeno, que no es algo inusual, no significa un alto riesgo para la población mexicana, apuntó el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). Pero aún así recomiendan no salir de casa a menos que sea necesario.

Se trata de "una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el desierto del Sahara, principalmente en el verano, y se mueve hacia el Océano Atlántico cada 3 a 5 días", explicó el Cenapred. Además, "puede cubrir un área equivalente a la de Estados Unidos y extenderse verticalmente entre 1500 y 6000 metros de altura".

La nube ingresará por el oriente y sureste del país, Península de Yucatán, "siendo la Sierra Madre Oriental una barrera natural para que no atraviese al centro del territorio".  "Al encontrarse con un ciclón tropical, el polvo del Sahara suprime las corrientes de aire ascendentes del ciclón, y los vientos horizontales que lo transportan cambian significativamente la dirección del viento en el medio ambiente", explican. Eso puede "reducir la formación de nubes, por lo tanto, habría menor posibilidad de que se desarrollen los ciclones tropicales en el Atlántico".

Cuando llega la nube de polvo del Sahara, el día se torna grisáceo, los atardeceres rojizos y hay poca nubosidad.

"Grandes columnas de polvo del Sahara se mueven rutinariamente en el Océano Atlántico desde fines de la primavera hasta principios del otoño”, dijo el meteorólogo de un medio nacional.

En el comunicado del Cenadrep se recuerda que cada año llegan a México tanto ciclones tropicales como polvo del Sahara. Los primeros pueden ocasionar daños pero "a su paso aportan agua a las actividades agropecuarias, recargan los mantos acuíferos y las presas aumentan su nivel de almacenamiento que utiliza el resto del año". Los segundos "no representan un peligro para la población".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario