Leído

ALGUNOS PIDEN INICIATIVA DEL SENADO

Trump juega con fuego: la traición a los kurdos le está costando la confianza de aliados republicanos

Mie, 09/10/2019 - 4:46pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Tan solo dos días después de que Donald Trump anuncie la retirada del apoyo a los kurdos, al norte de Turquía, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sin perder el tiempo decidió atacar la frontera con Siria y así poder "traer paz a la región". Sin embargo, a miles de kilómetros, quien estaría pagando el precio es el mandatario norteamericano, ya que además de estar en la mira del Partido Demócrata, que cada vez parece más convencido de llevar adelante el proceso de juicio político, ahora sus socios del Partido Republicano también lo rechazan, y de gran manera. Entre ellos el senador, Lindsey Graham y la representante, Liz Cheney. Frente a las críticas, Trump condenó casi hasta con sorpresa los ataques turcos, pero era lo que todos esperaban.

Contenido

La ofensiva que muchos esperaban por parte de Turquía en la frontera con Siria, finalmente comenzó este miércoles 09/10. Lo que por ahora se sabe es que fueron solo dos los muertos debido a los bombardeos turcos contra los kurdos. Recordemos que los kurdos son el grupo que habita en el norte de Turquía, junto a la frontera con Siria y a los cuales el gobierno de  Recep Tayyip Erdogan considera terroristas  y que además representan el Estado Islámico de esa región del país. 

Sin embargo, nada de esto hubiese ocurrido si Estados Unidos no hubiera retirado el apoyo a los kurdos el pasado lunes 07/10. De la noche a la mañana Trump decidió darle luz verde a Turquía para avanzar contra sus aliados. Esto fue un gran movimiento de traición por parte de Estados Unidos, teniendo en cuenta que abandonó a sus defendidos en la guerra en Siria y contra el ISIS. Pero claro también es un claro reflejo de que la administración Trump o no sabe lo que hace y cree que la política exterior es un juego, o tiene razones más importantes que satisfacer al centro del Partido Republicano.

Hablamos justamente de los republicanos porque las acciones de Trump fueron completamente en contra de su ideología, empezando por la traición y siguiendo por los valores anti democráticos y anti liberales que esto representa, teniendo en cuenta que de alguna forma esto beneficia al régimen sirio de Bashar Al Assad en Siria, y por último abandonando por completo la lucha contra el grupo terrorista del Estados Islámico, el ISIS, al cuál no solo él sino que presidentes anteriores intentan combatir. Remontandonos también a tiempos de Al Quaeda. 

Hoy existen algunos empedernidos que prefieren mirar a un costado con respecto a la traición y el giro de 360º en política exterior norteamericana de las últimas décadas que intentó hacer Trump en esta semana, con la excusa de que las preocupaciones de la administración de Trump hoy van más allá de lo que sucede o no en la frontera sirio-turca, por ejemplo lo que ocurre con su juicio político, las elecciones 2020 y su lucha con los demócratas. Sin embargo ese área tampoco está muy sólida para Trump, teniendo en cuenta que luego de su accionar en Medio Oriente los republicanos están furiosos.

Entre los principales nuevos detractores están algunos de los mayores aliados del presidente como Lindsey Graham, el senador republicano por Carolina del Sur que no solamente criticó fuertemente al presidente sino que también llegó a pedir por una resolución en el Senado para "pedir la revocación de la decisión". Todo esto, recordemos, en medio de un posible juicio político al presidente, y lo que antes era una causa demócrata ahora podría convertirse en algo bipartidista. Sin embargo, otros 39 congresistas siguen apoyando a Trump en su totalidad en cuanto al juicio político.

"Oren por nuestros aliados kurdos que han sido descaradamente abandonados por la Administración Trump. Este movimiento asegura el resurgimiento del ISIS", aseguró Graham en su cuenta de Twitter para después volver a prometer esfuerzos desde el Congreso. 

A esto se sumaron los comentarios del senador por Florida, Marco Rubio ;"Simplemente abandonarlos así para que los turcos puedan entrar y matarlos no solo es inmoral, sino que contamina nuestra reputación en todo el mundo ", dijo el congresista el martes por la noche. "Estoy seguro de que el Senado, potencialmente, votará un poco para no estar de acuerdo con esa decisión", concluyó otro de los mayores aliados de Trump proponiendo lo mismo que Graham, aunque claro esto significaría una guerra del Senado contra Trump y hoy el presidente no están en condiciones de perder aliados.

En cuanto al Senado, recordemos que no todo es tan republicano como parece, ni todo el recinto está pintado de color rojo, ya que una enmienda no vinculante que expresa su apoyo a una presencia en Siria pasó fácilmente al Senado a principios de este año: con 70 votos, lo que indica que podría haber suficiente apoyo para anular un veto presidencial. Claro que esto puede ser tomado contra una amenaza contra el mandatario que perpetuaría más la lucha. 

Aunque eso no es todo, ya que según POLÍTICO, los republicanos de la Cámara de Representantes, donde son la minoría, ya están en la búsqueda de nuevos candidatos fuertes para que formen parte del recinto, más todavía frente a un nuevo presidente demócrata. Es decir, hasta los propios republicanos parecen haber perdido confianza en el presidente. 

Por otro lado, no son solamente las figuras de la política quienes aseguran estar en contra de las políticas de Trump, ya que según un informe realizado por el diario The Guardian, muchas familias y comunidades del interior de Estados Unidos que toda su vida habían votado a republicanos, tal vez cambien de opinión en las próximas elecciones. La investigación se baso en el condado de Forest, en el Estado de Wisconsin, clave en estos momentos para la campaña de Trump.Siempre he votado republicano. No creo haber votado nunca por un demócrata. Votaré a los demócratas en 2020 ”, dijo Nery, uno de los testimonios de The Guardian, quien es agricultor semi-retirado que cuida a los animales de rescate.

"Detrás de escena saben por quién van a votar, pero la gente no quiere decir que son para Trump". Les da vergüenza. A veces me da vergüenza las cosas que dice y cómo las dice", explicó otro de los participantes del informe, en este caso un un maestro sustituto que trabajaba con personas discapacitadas y víctimas de violencia doméstica. 

En consecuencia a todos los comentarios que realizaron sus colegas demócratas, el presidente Donald Trump una vez que supo sobre los ataques turcos dijo: "Estados Unidos no respalda este ataque y ha dejado claro a Turquía que esta operación es una mala idea". Aunque un poco tarde se acuerda, cuando Turquía ya actuó y al parecer el mismo reconoció las virtudes que tener a los kurdos a la deriva podría significar negocios millonarios, avance de terreno y éxito político para el ruso Vladimir Putin y el ISIS.

A mismo tiempo, Trump le pidió a Ankara que proteja a las minorías, cuando en realidad él hizo totalmete lo contrario: mandarlas al muere y entregarlos a las manos de Turquía. Por supuesto que los comentarios llegaron luego de que el Partido Republicano ya haya puesto la cara mala y haya demandado por un cambio, una marcha atrás, un arrepentimiento.