Leído

LO QUE RUSIA LE DEJÓ

Trump aterrizará en India: festividades, negocios, nacionalismo e intentos de seducción

Vie, 21/02/2020 - 7:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras India está envuelta en una situación de tensión entre los habitantes musulmanes y las prohibiciones y reglas nacionalistas que propone el Primer Ministro, Narendra Modi, el presidente norteamericano, Donald Trump, aterrizará por primera vez como cabeza de estado en el país asiático el próximo lunes 24/02. La ciudad está siendo ordenada y decorada para recibir al republicano, aunque al parecer Trump estará de visita para algo más que diplomacia, ya que el país es el lugar donde habita la mayor cartera inmobiliaria del presidente.

Donald Trump y el Primer Ministro indio, Narendra Modi.
Contenido

Los dos líderes de los países democráticos con la población más grande del mundo tendrán su primer encuentro en India el próximo lunes 24/02. Así es, Donald Trump, el presidente norteamericano, estará viajando a Nueva Delhi (ciudad capital india) para encontrarse con el Primer Ministro indio, Narendra Modi. Ambos nacionalistas y con objetivos de estas características para el futuro de ambos países se tendrán conversaciones con respecto al comercio, la relación con China y los negocios que el mandatario estadounidense tiene en la región. 

Según explican los medios norteamericanos, la ciudad de India está siendo preparada para recibir a Trump con las mayores celebraciones posibles. Una multitud entre 5 y 7 millones de personas y dos días de festividades sería todo lo que le espera al mandatario al aterrizar. Claro que esto es un gran motor para impulsar su campaña política de cara a las elecciones en Estados Unidos, que es de lo único que se habla en el escenario político local. 

"La ciudad está siendo limpiada, y miles y miles de leales a Modi han sido reclutados para permanecer de pie durante horas en las calles asoleadas por el sol, para sacudir banderas", asegura The New York Times de cara al evento. Sin embargo no todo es tan festivo en India, o por lo menos no lo fue así durante los últimos meses desde que Modi decidió tomar Cachemira, el territorio independiente compartido entre Pakistán, India y China. 

Los musulmanes que viven en territorio indio temen caer en las nuevas reglas de Modi. Recordemos que el pasado miércoles 11/12 el Parlamento indio aprobó una ley con respecto a otorgarle la ciudadanía india a personas provenientes de cualquier países, siempre y cuando no sean musulamanes ellos mismos.

Así es la India que vendrá y que el mandatario fue formando de a poco hasta llegar a este tipo de extremos, algo parecido a lo que comenzó a hacer Donald Trump en Estados Unidos con las redadas a inmigrantes latinos y la construcción del muro fronterizo.

Se cambiaron las reglas de ciudadanía en el llamado Proyecto de Ley de Enmienda de Ciudadanía: si las personas son hindúes, sikhs, budistas, jainistas, parsis o cristianos, tienen el permiso de pedir la ciudadanía legal. Esto ocurre cuando India es el tercer país en el mundo con mayor cantidad de población musulmana, después de Indonesia y Pakistán. Son alrededor del 14% de los 1.300 millones de habitantes de la India.

La visita puede ser muy beneficiosa para Donald Trump, teniendo en cuenta que en el país cuenta con la mayor cartera de proyectos inmobiliarios fuera de Estados Unidos. Es por eso que esto no solo es un viaje diplomático, ya que en el medio se encuentran: cuatro proyectos residenciales de lujo y una torre de oficinas, todos con el nombre de la familia Trump, los cuales fueron visitados por el hijo del mandatario durante los últimos 4 años. 

"Creo que es un mercado increíble", había dicho el presidente en 2014, cuando todavía solo se dedicaba a ser empresario y multimillonario, en referencia a Bollywood. Sin embargo, hoy son otros los asuntos que competen al mandatario en su viaje, entre ellos: nuevos acuerdos comerciales con India y buscar un aliado en Modi. Claro que esto será algo difícil porque mientras Trump jugaba a las amenazas con Irán y Corea del Norte, Rusia y China se adelantaron y establecieron relaciones con el país de Asia del Sur.

Por su parte Rusia aprovechó y logró introducir su sistema de defensa S-400, el mismo que actualmente tiene Turquía y por el cuál Estados Unidos no pudo hacer triunfar como quería su sistema Patriot. Además por supuesto, hay que tener en cuenta que tanto Rusia como India y China pertenecen a BRICS, lo que une a los países comercialmente. Por otro lado, con China la relación es  fuerte pero de desconfianza, sobretodo cuando se trata de Cachemira, el territorio independiente y en disputa entre China, Pakistán e India.