Leído

MOODY'S ANALYTICS

Si la economía lo acompaña, ¿Trump podría volver a la Casa Blanca en 2020?

Jue, 17/10/2019 - 8:02pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Desde el primer momento, el ojo de Donald Trump estuvo puesto en cuidar la economía norteamericana, así como lo está la de todos los ciudadanos y su plan inicial fue hacer que los ricos norteamericanos, paguen menos impuestos. Claro que a esto se le suman otros factores como la eliminación del Obamacare y su juicio algo trastornado en términos de política exterior. Pero lo que muchos se preguntan es: ¿habrá segundo mandato para el empresario republicano? La respuesta es difícil de saber, pero según Moody's Analytics, el presidente iría camino a la reelección y hasta tal vez con mayor cantidad de votos que en 2016, claro todo esto si antes no estalla la economía y si los demócratas mantienen un índice bajo de participación.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
Contenido

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump está en la mira, prácticamente desde que asumió en 2017, aunque los últimos meses se excedió con la demostración de su ideología y con el intento por cumplir su tan famoso slogan: "Make America Great Again". Teniendo en cuenta que no solamente se envolvió en un guerra comercial catastrófica con China, que impactó en todas las economías alrededor del mundo, sino que también hizo un cambio radical en la política exterior norteamericana al abandonar al pueblo kurdo en el norte de Siria frente a las fuerzas turcas.

Estas son solo algunos hechos que demuestran que el presidente Trump llegó a un extremo, pero la pregunta es: ¿eso atentará contra su reelección de cara a 2020? De acuerdo con Moody's Analytics y su metodología de análisis recientemente modificada que empleo para medir la carrera de cara a los próximos comicios. El estudio se basa en 3 indicadores económicos que mueven a la gente: el índice de desempleo, inflación y crecimiento del ingreso real disponible. Si los números quedarán como están hoy en día, la reelección es segura. 

Aunque claro en el medio ocurren un montón de factores, teniendo que falta más de un año para los comicios y que la incertidumbre económica en la que se maneja la comunidad internacional actualmente, puede cambiar todo. Claro que mucho de esto depende de como se desarrolle la guerra comercial con China, que hasta una semana atrás venía todo viento en popa, y por supuesto las tensiones en Medio Oriente, que hacen fluctuar el valor del petróleo. Por otro lado, el estado de las tasas de interés también es algo a tener en cuenta ya que el mandatario Trump, desde un principio que quiere llevar las tasas a negativo, pero esto sería peligroso si no se tratase de una emergencia.

Otro factor a tener en cuenta, según explican desde el análisis del Washington Post, es la actitud que tomarán los demócratas en cuanto a las elecciones 2020, porque si siguen la traidición y mantienen una baja participación, el triunfo de Trump es indiscutible, y hasta podría obtener más votos que en 2016: 304 frente a los 227 que obtuvo sobre Hillary Clinton, según calculan desde Moody's, pero si los demócratas acuden a las urnas, podría perder la Casa Blanca. 

Aunque al mismo tiempo es importante destacar que ninguno de los pre candidatos demócratas son lo suficientemente fuertes como para hacerle frente en los comicios a Trump, empezando porque el presidente tiene una comunidad fiel de votantes, que serían no solo los republicanos, sino los miembros conservadores de la iglesia cristiana. 

Y por otro lado, ni Joe Biden, quien ahora paso a estar segundo en algunas encuestas frente a Elizabeth Warren, ni el senador Benie Sanders, parecen tener lo necesario. Si bien Warren es ahora la preferida y muchos la ven como un gran símbolo del partido y de los intereses demócratas, es mujer y parece ser demasiado progresista para los votantes norteamericanos. “Los demócratas necesitan estar en alerta máxima. Si la historia es una guía y tenemos una participación típica, van a perder ", dijo el analista Mark Zandi al medio norteamericano, Politico. 

Por otro lado, si bien explicamos que Trump tiene una comunidad fiel de votantes: los grandes conservadores nacionalistas del Partido Republicano, atravesaron distintos desacuerdos con el presidente durante los últimos meses, empezando por las consecuencias de la guerra comercial con China, que desestabilizó a los mercados, golpeó a las industrias, y muchos de los magnates son republicanos y empresarios, quienes por supuesto presionaron al presidente por una solución. Aunque el revés más fuerte para Trump llegó la semana pasada cuando decidió abandonar al pueblo kurdo en el norte de Siria.

Ese accionar fue un cambio rotundo en la política exterior de Estados Unidos, que se mantenía por lo menos desde el ataque a las Torres Gemelas en 2001, cuando los norteamericanos decidieron combatir el terrorismo con presencia internacional y con máxima presión. Eso es lo que hacían en el norte de Siria, frenaban el avance del ISIS, apoyando a los kurdos. Pero Trump decidió retirarse y provocar ataques por parte de sus vecinos turcos, quienes reclaman el territorio hace décadas. Pero volviendo a Trump, recibió muchas críticas de sus aliados republicanos: congresistas y ciudadanos, quienes reflejaron en las encuestas.

Pero volviendo a lo que explica Moody's con respecto al futuro de Trump: "Si la economía dentro de un año es la misma que hoy, o más o menos, entonces el poder de la incumbencia es fuerte y las probabilidades de elección de Trump son muy buenas, especialmente si los demócratas no están entusiasmados y no salen a votar ", explicó Mark Zandi economista de la empresa. La economía es el factor clave, aunque lo que vemos en los debates demócratas es que solo hablan de salud pública y control de armas.

Y si bien hay otras temáticas que pueden definir una elección, según lo que Donald Luskin, director de inversiones de Trend Macrolytics, habló con The Washington Post, todos los vencedores en una elección desde la década del 50', pusieron su foco en la economía. Después el mismo se refiere a los índices de aprobación y explica que son un factor importante en una campaña política, pero que no necesariamente marca el resultado de una elección.