Leído

MÁS TARIFAS: ¿SÍ O NO?

Se vence el plazo y reina la indecisión en Trump sobre el futuro del conflicto con China

Mar, 10/12/2019 - 3:01pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump está cada vez más cerca de enfrentar un proceso de juicio político, una de las grandes amenazas internacionales de su gobierno vuelve a tomar protagonismo. Las tarifas que tendrían que comenzar a aplicarse el próximo 15/12 a los productos chinos por parte de Estados Unidos, como otro capítulo más de la guerra comercial sin fin entre ambas potencias. Desde China ven muy posible la postergación, pero con Trump a la cabeza, nunca se sabe.

Xi Jinping y Donald Trump
xi y trump.jpg
Contenido

De acuerdo a la información exclusiva que publicó el diario The Wall Street Journal, el futuro de la guerra comercial con China todavía es una incógnita. Aunque según lo que aseguran y en lo que confían las autoridades chinas, Estados Unidos decidirá extender el plazo para la aplicación y darle un voto de confianza a los negociadores norteamericanos para intentar llegar a un acuerdo. En tanto, desde la Casa Blanca lo único que comunican es que las negociaciones van mejor que nunca y que "no hay nada por lo que preocuparse".

El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, aseguró el pasado lunes 10/12 que "habría retrocesos" con respecto a las tarifas. Si bien desde la administración no dijeron nada formal ya que al parecer Donald Trump no tomo su decisión final todavía, los funcionarios chinos parecen estar confiados. Aunque esto no significa que haya un camino allanado para un acuerdo de Fase 1. 

Recordemos que desde que se llegó a un acuerdo parcial entre los negociadores de ambas potencias, lo que por supuesto logró cierto balance en los mercados, se desató otra gran incertidumbre con respecto a cuando ocurriría el acuerdo final, que se esperaba que sea antes del próximo 15/12 para evitar problemas en torno a las nuevas tarifas. Esto también estuvo interrumpido por la cancelación de las reuniones en Chile en donde supuestamente se iba a dar la cumbre presidencial. 

Por parte de China ya dieron por sabido que necesitan el acuerdo comercial más que nunca, su economía no podría aguantar más sanciones y la perpetuación del conflicto. Si bien Estados Unidos en su momento también se mostraba desesperado por trabajar para el futuro de las buenas relaciones con China, sobre todo de cara a las campaña electoral presidencial que le podría dar a Trump la presidencia en 2020. Sin embargo ahora Trump se muestra mucho más suelto porque los últimos números de la economía le sonríen. 

Los datos publicados a fines de noviembre en cuanto a empleo, mostraron que, según explicó The Washington Post, ofrecen una panorámica de una economía que puede haber perdido parte del impulso que había tenido en 2018 pero aún así crece. "El mercado laboral no pierde ni un ápice de fortaleza en Estados Unidos, pese a la caída de la inversión empresarial por las incertidumbres de la guerra comercial", aseguró el portal Expansión. 

Esto último fue un gran impulso para Trump y desde allí comenzó a mostrarse un tanto más liberado con respecto a la guerra comercial, y sin apuros para firmar. A esto se le sumó las sanciones en Brasil y Estados Unidos y está a punto de concretar el acuerdo comercial con México y Canadá, teniendo en cuenta que el Congreso ya dio su visto bueno. De acuerdo al resumen de Bloomberg: "Estados Unidos ha agregado un arancel del 25% sobre aproximadamente $ 250 mil millones de productos chinos y un gravamen del 15% sobre otros $ 110 mil millones de sus importaciones en el transcurso".

De acuerdo al análisis del Wall Street Journal, "el mayor obstáculo en las negociaciones entre Estados Unidos y China es la demanda de Washington de que China garantice su promesa de comprar más soja, aves y otros productos agrícolas estadounidenses", explica la publicación en cuanto a uno de los pedidos claves de Estados Unidos de cara a resolver el conflicto. Claro que esto sería algo más que arriesgado para China porque significaría que corte relaciones con otros países que lo proveen de materias primas, entre ellos Argentina.  

Por su parte los mercados festejan en parte porque el hecho de que se atrasen la imposición de aranceles del próximo 15/12 es un voto de confianza a que ambas partes tienen los mismos objetivos de que a corto o largo plazo se alcance un acuerdo, distinto sería si Donald Trump decidiera presionar al régimen chino todavía más.