Leído

INDEPENDENTISMO CATALÁN

Sánchez se planta: En Barcelona, el problema es de "orden público" y no requiere medidas

Dom, 20/10/2019 - 12:55pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

En el Palacio la Moncloa, en Madrid, hubo una nueva reunión del comité de seguimiento de la crisis catalana, presidida nuevamente por el presidente Pedro Sánchez, y con la presencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a cargo del seguimiento del conflicto que ya tuvo 6 jornadas de protestas, aunque el sábado 19/10 pareció declinar la intensidad. Los disturbios, de hecho, "van a menos", se afirmó. La presión de la oposición conservadora -Vox, PP y Ciudadanos- reclaman a Sánchez medidas extraordinarias. Pero el Ejecutivo insiste en que lo que sucede en Cataluña es un problema de "orden público" que debe ser tratado de manera policial, no con medidas tales como el artículo 155 de la Constitución española o la Ley de Seguridad Nacional. Ahí se encuentra ahora el debate preelectoral español.

Contenido

"Estamos ante un problema de orden público, como el que han sufrido otras democracias de nuestro entorno. Estrictamente de orden público", subrayó el titular de Interior español, Fernando Grande-Marlaska, explicando la estrategia del gobierno del gobernante PSOE frente al conflicto en Cataluña. 

Él no puso ejemplos, aunque todos recuerdan las revueltas de los 'chalecos amarillos' en Francia, que tanto le costó neutralizar al presidente francés, Emmanuel Macron. 

La Administración Sánchez se ha plantado: quienes estén provocando y provoquen estos problemas de desórdenes públicos, tendrán enfrente "la Constitución española y el Código Penal, con toda su contundencia". Pero no habrá medidas excepcionales.

"Si el problema es de orden público, la respuesta es de orden público, como en otras democracias. La respuesta es la actuación legítima de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para neutralizar la violencia y avanzar para anularla", explicó Fernando Grande-Marlaska. 

Y consideró que ya se está actuando correctamente gracias a la "cooperación efectiva" entre todos los cuerpos: Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y Guàrdia Urbana de Barcelona. Esto es verificable, e inclusive ha provocado el enojo de los independistas contra las fuerzas de seguridad catalanas.

Si fuese cierto que, efectivamente, la tensión ha declinado, el PSOE confía en que para el comicio del 10/11, la agenda española resulte diferente a la que agita hoy día los extremos de la opinión pública.

Es obvio que la agenda presente no le resulta favorable pero esa es su apuesta.

Con la agenda del independismo catalán todavía en escena, la web elespanol.com/, de Pedro J. Ramírez, publicó una encuesta bien desfavorable para el PSOE.

Image
Encuesta desfavorable al PSOE y la izquierda.
Encuesta desfavorable al PSOE y la izquierda.

El Gobierno socialista, acusado de "inacción" por sus contrincantes, habría caído esta semana desde los 128 a los 120 escaños, y de mantenerse el PSOE lograría menos parlamentarios de los 123 que obtuvo en los comicios anteriores, según la encuestadora SocioMétrica.

Pedro Sánchez todavía no ha viajado a Barcelona y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no lo hizo hasta este sábado 19/10. De momento, su negativa a aplicar tanto el artículo 155 de la Constitución como la Ley de Seguridad Nacional -siempre según esta encuesta- estaría perjudicando electoralmente su proyecto. 

Pero Sánchez ha ratificado hacer de la no excepcionalidad el eje de su discurso.

El auge de Pablo Casado (Partido Popular), la consolidación de Vox (Santiao Abascal) y a la -aún leve- revitalización de Ciudadanos (Albert Rivera), sitúa al bloque de la derecha a 2 diputados por detrás de las izquierdas -158 frente a 156-, aunque muy lejos de la mayoría absoluta -176-. 

Vox también se ha revitalizado en los días de crisis. A día de hoy, obtendría 34 escaños, 10 más que el 28-A, dejando atrás a Ciudadanos y Podemos. Santiago Abascal insiste en aplicar el Estado de excepción. Un extremo que no comparte ninguna otra formación.

De acuerdo a Gonzalo Adán, director de SocioMétrica, podría hablarse de "empate técnico" entre derechas e izquierdas. 

Sin embargo, Sánchez confía en que la agenda cambiará en las 3 semanas por delante.

El ministro del Interior no ha querido confirmar ni desmentir la nueva llamada efectuada este domingo por el presidente de la Generalitat, 'Quim' Torra, a quien Sánchez ha vuelto a negarse a responder el teléfono. No obstante, ha vuelto a exponer públicamente las exigencias del Gobierno a Torra si quiere que haya comunicación. 

"El Presidente ha sido muy contundente: espera una condena efectiva y directa de Torra y del gobierno catalán respecto a la violencia. Y aparte de esa condena, su reconocimiento y solidaridad con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", ha indicado Fernando Grande-Marlaska, quien ha precisado que esa condena debe ser "firme, rotunda, sin matices ni equidistancias", tal como lo anticipara Urgente24 el sábado 19/10. 

Joaquim Torra ha vuelto a llamar a Pedro Sánchez sin que el presidente del Gobierno levantara el teléfono. 

El jefe del Ejecutivo catalán, tras una reunión con miembros del Govern y los alcaldes de Lleida, Girona y Tarragona, pidió a Sánchez una reunión en una declaración institucional y acto seguido intentó llamarle a través de la secretaria de Presidència. Desde Moncloa se les dijo que Sánchez estaba reunido y a posteriori se comunicó a la Generalitat que ya se les contactaría si fuera preciso.

Acto seguido, después de que la Agència Catalana de Notícies (ACN) publicara que Torra había llamado y no le habían atendido el teléfono, Moncloa apuntó en un comunicado que para cualquier contacto era necesario que Torra condene de forma “rotunda” la violencia y se solidarice con los agentes de los Mossos d’Esquadra y también de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) heridos en las protestas de estos días en Catalunya a raíz de la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a los líderes independentistas.

A su tiempo, el president de la Generalitat contestó con una misiva en la que reprochaba la forma “impropia” de responder al representante de los catalanes –en alusión al comunicado de WhatsApp– y aseguró que Sánchez ni el Gobierno le tenían que “dar lecciones de condenar y luchar contra la violencia”.