Leído

DESPUÉS DEL ESCÁNDALO CON UCRANIA

Rusia rechazó las filtraciones en USA: "Es indecoroso leer conversaciones ajenas"

Vie, 27/09/2019 - 6:59pm
Enviado en:
Por Urgente24

El escándalo desatado hace una semana debido a las conversaciones entre el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, tiene en vilo a ambos países y al mundo en general. Sin embargo, quien también está preocupado es el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ya que mientras sus dos mayores enemigos están hundidos en lo que puede ser el escándalo político del año, él y sus funcionarios rechazan la publicación de conversaciones telefónicas entre Putin y Trump. Recordemos que si bien ambos difieren en distintas cosas, mantuvieron charlas reiteradas veces, y claro no sería de su agrado que se dieran a conocer conversaciones privadas con Rusia. A esto se suma la supuesta injerencia y coalición del presidente Trump con el Kremlin en las elecciones de 2016.

Contenido

"Nos gustaría esperar que no llegue a eso en nuestras relaciones, que ya son problemáticas. Por muchos problemas", dijo este viernes 27/09 el portavoz el Kremlin (gobierno ruso), Dmitry Peskov, cuando periodistas le preguntaron acerca de una posible publicación de conversaciones entre el mandatario ruso, Vladimir Putin, y su homólogo norteamericano, Donald Trump. Teniendo en cuenta la última publicación de la llamada telefónica entre los mandatarios de Ucrania y Estados Unidos.

El escándalo en el que está envuelto el ucraniano, Volodymyr Zelensky y Donald Trump, causó no solamente que el presidente estadounidense ahora puede enfrentar un juicio político, sino que también se intensifique todavía más la fragmentación interna entre demócratas y republicanos, como así también la división internacional que ya existía pero que se intensificó entre Rusia y Estados Unidos. Hace tan solo días atrás se especulaba con la felicidad y sensación de éxito que oscilaba en el Kremlin de Putin al ver que sus dos enemigos estaban en problemas, sin embargo hoy, pareció demostrar lo contrario.

Claro que para Putin y su gabinete es algo positivo, así por lo menos lo demostraron muchos medios como The Washington Post que aseguró que el escándalo de la llamada telefónica es "un regalo" para los rusos, teniendo en cuenta que por fin Moscú conseguirá lo que hasta ahora no estaba obteniendo, aunque eso signifique tensionar todavía más las relaciones con Estados Unidos: una oportunidad para ejercer presiones a Ucrania y a Estados Unidos. 

Recordemos que desde que Rusia decidió invadir Crimea y envió tropas al este de Ucrania en 2014, Estados Unidos, con Barack Obama en ese entonces, fue el primer país en apoyar al país del este frente a las obvias invasiones del derecho internacional. Ahí comenzó la alianza que hasta la semana pasada seguía muy fuerte: Estados Unidos y Ucrania. Hasta el día de hoy, Estados Unidos proporciona más del 90% de la ayuda militar de Ucrania, aunque días antes de la llamada entre los presidentes, Trump había ordenado congelar US$ 400 millones en fondos para ayuda militar. 

Pero volviendo a los temores de Rusia, no hay que olvidar que, si bien las investigaciones de Robert Mueller llegaron a un punto muerto, se acusa al país del este de haber coalicionado con Trump para intervenir en las elecciones de 2016 que lo coronaron presidente. Si bien no hay pruebas, tampoco hay exonerciones, así lo explicó el fiscal cuando dio por cerrada la investigación, renunció y dejó en claro que tanto Trump como los rusos quedaban fuera de culpabilidad. "Es turno de que investiguen los demócratas", dijo Robert Mueller al retirarse, algo que el partido opositor tardó en hacer pero que al parecer finalmente estaría haciendo.

La mayor preocupación viene por el lado de que durante la llamada telefónica en cuestión, según detalla la transcripción, el presidente Trump pidió a Zelensky que investigue a su opositor demócrata, Joe Biden, el pre candidato que encabeza las encuestas, pero que tuvo algunos problemas luego de las acusaciones del "whistleblower" (término que utilizan los medios norteamericanos para definir al denunciante). Esto se debe a que en las conversaciones Trump pide a Ucrania que investigue al hijo del ex vicepresidente de Obama por corrupción en el país extranjero.

Esto significaría un claro intento de intervención de las elecciones por parte de Trump, como supuestamente lo hizo con Rusia 4 años atrás.

Pero volviendo a la preocupación de Putin, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zaharova, dijo: “Permítales publicar transcripciones de conversaciones entre aliados de la OTAN. También sería útil publicar actas de reuniones cerradas en la CIA, el FBI y el Pentágono. ¡Ponlo todo al aire!". En tono de burla se refirió a la decisión de Nancy Pelosi de abrir un juicio político como un "hazmereír", ya que aseguró que es iluso abrir una investigación en torno a una llamada.

Aunque según explica The Washington Post, no es la primera vez que el Kremlin toma esta postura, ya que cuando estaban investigando a la propia Rusia, también se burlaron del accionar de Robert Mueller, haciendo caso omiso a lo que decía la investigación. Aunque al final no logró establecer una conexión directa entre Rusia y Trump. 

"Esta es una práctica bastante inusual". "Como regla general, los materiales de las conversaciones en el nivel del jefe de estado se consideran secretos o de alto secreto", concluyó Peskov. 

A estas declaraciones se sumaron las del canciller ruso Serguéi Lavrov, quien aseguró que sus padres siempre le enseñaron que leer cartas ajenas no estaba bien. "Estoy acostumbrado a manejarme a partir de este principio. Tanto más si se trata de correspondencia entre gente a la que sus pueblos eligieron para puestos líderes”, explicó el funcionario para después asegurar que el gran problema es que en estas cuestiones (las conversaciones entre líderes), es importante el nivel de "confidencialidad y concordancia".