Leído

DÍAS ANTES DE LAS CONVERSACIONES

¿Quién lo entiende a Trump?: presiona a China negándole visas a funcionarios

Mar, 08/10/2019 - 6:14pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A tan solo días de la 13° ronda de conversaciones entre China y Estados Unidos para intentar resolver la guerra comercial que tiene más de 1 año de historia, y que está causando estragos en las economías globales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió echar a perder todo el avance que había conseguido hasta hace dos días atrás cuando anunció prohibiciones de visas a los funcionarios chinos vinculados a la detención masiva de musulmanes. Raro, ya que el presidente nunca fue un gran defensor de la cultura musulmana. Desde China demandan una revisión de las decisiones norteamericanas de incluir en la lista negra a los gigantes tecnológicos.

Contenido

Este martes 08/10, el gobierno de Estados Unidos decidió llevar adelante el último movimiento para intentar sofocar indirectamente las conversaciones entre el país y China de cara a resolver la guerra comercial. Es así que la Casa Blanca anunció que quitará las visas visas a los funcionarios chinos vinculados a la detención masiva de musulmanes en la provincia de Xinjiang. Esta decisión se sumó a la del anterior lunes 07/10 cuando el mismo eligió poner en una lista negra a gigantes tecnológicos chinos, como Hangzhou Hikvision Digital Technology Co. y Zhejiang Dahua Technology.

Estas empresas son pioneras en China en espionaje y control de video vigilancia y tienen cámaras en todo el mundo. Claro que en China es donde mayor campo de acción tienen, ya que el Partido Comunista las contrata para cazar uigures, la minoría musulmana contra los que lucha el régimen, entre otros como los kazajos étnicos, los kirguises y otros miembros de grupos. Los mismos habitan en las regiones del noroeste de la República Popular China, principalmente en la Región Autónoma Uigur de Sinkiang(a 600 kilómetros de la capital), pero claro sus ideales y costumbres no concuerdan con la idea de Xi Jinping. 

Al parecer ahora Trump se puso en modo defensor de las minorías musulmanas, cuando lo que siempre hizo fue criticar, discriminar y rebajar a las minorías,como hizo meses atrás con las congresistas, una latina y otra musulmana, a las que denigró y luego su homólogo israelí le prohibió la entrada al país. Como también decidió hacerle la guerra a los latinos desde que comenzó su mandato, empezando por la amenaza de construir un muro en la frontera con México, del cuál habló desde su campaña política. Pero, ¿cuál es la razón del accionar del presidente? Todo se remite a China y el no querer ceder un espacio en la economía internacional.

China y Estados Unidos están envueltos en una guerra comercial desde el año 2018, en primer lugar por el nacionalismo empedernido de Trump que lo lleva a querer volver a posicionar a Estados Unidos en el lugar en el que estaba casi 30 años atrás, donde China no era la súper potencia que es hoy, y donde tampoco existía la globalización, que abrió fronteras políticas comerciales, económicas y culturales a comienzos del siglo XXI. Es por eso que Trump se niega a dejarle un lugar en el escenario internacional a China, es por eso que con amenazas y cambios de último momento pretende que los chinos bajen la cabeza y acaten. 

Claro que desde China lo que dicen es: "China no frenará su crecimiento, ante ninguna circunstancia", en eso incluye a Estados Unidos. Aunque claro tampoco le hace mucha gracia que días antes de las conversaciones entre representantes diplomáticos. Es así que luego de la decisión de Estados Unidos con respecto a la lista negra de empresas tecnológicas, exigieron a los norteamericanos que revoque la decisión. En consecuencia, China está atenunando las expectativas antes de las conversaciones comerciales de alto nivel de esta semana con Estados Unidos en Washington.

Es así que el viceprimer ministro, Liu He, quien se dirige a la capital norteamericana, decidió acortar la estadía debido al poco optimismo de cara a las reuniones.

Volviendo a las nuevas sanciones de Estados Unidos, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que las cazas a minorías podría tener "consecuencias potencialmente adversas para la política exterior de los Estados Unidos", explicó el funcionario. Aunque claro no es una justificación muy sólida.

Al fin y al cabo, ambas partes permanecen en desacuerdo como lo estaban en mayo, nadie va a ceder, ni Trump va a permitir la competencia, ni China va a inclinar la cabeza frente a Estados Unidos. En estas condiciones las conversciones no parecerán llegar a ningún lado.