Leído

MEDIO ORIENTE

Putin recibió a Netanyahu y el "Plan del Paz" fue el protagonista

Jue, 30/01/2020 - 3:12pm
Enviado en:
Por Urgente24

Después de que se diera a conocer el Plan de Paz entre Israel y Palestina, o Acuerdo del Siglo como lo llaman muchos, y que casi todos los líderes mundiales den su opinión al respecto, el presidente ruso, Vladimir Putin también vio necesario interferir, teniendo en cuenta que Medio Oriente es su escenario de acción más importante en la actualidad. En consecuencia el líder se reunió con el mandatario israelí, Benjamin Netanyahu y discutió la situación en medio de la liberación de Naama Issachar, la joven israelí que estuvo 10 meses presa en Rusia.

Vladimir Putin y Benajmin Netanyahu.
Contenido

El Plan de Paz anunciado por el presidente Donald Trump el pasado martes 28/01 sin duda fue la noticia de la semana y el hecho que significó un cambio para las futuras relaciones entre Palestina e Israel. Si bien todavía no está exactamente claro los pasos a seguir, lo único que se sabe es que el gobierno del Estado de Palestina rechazó completamente el acuerdo que sin duda beneficia territorialmente y políticamente a Israel. 

Recordemos que las bases del acuerdo que presentó Trump en Washington establecen que Jerusalén permanecería como la capital indivisible de Israel, algo que también reclaman los palestinos, bajo soberanía del Estado judío. Sin embargo, también se dijo que el futuro Estado palestino tendría su capital en Jerusalén Este. Esto mismo es lo que nos hace preguntarnos por las futuras acciones que tomará Palestina, el mundo árabe y sobretodo Irán y sus aliados en Siria y el sur de El Líbano. 

Al parecer esto también incluye al presidente ruso, Vladimir Putin, teniendo en cuenta que actualmente el mismo es una de las mayores figuras en el escenario en cuestión, no solo por su participación en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+), sino también por el lugar que ahora tiene en Siria apoyando al régimen de Bashar al Assad. Según explicó Putin, el mismo apoya el Plan de Paz propuesto por Estados Unidos, pero claro no dejará de proteger los intereses de sus aliados (y propios). 

"Moscú está lista para cooperar estrechamente con Palestina e Israel para resolver el conflicto en el Medio Oriente", dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharo, en una conferencia de prensa este jueves 30/01, dejando en claro lo que Putin demostró al reunirse con Benjamin Netanyahu en la capital rusa. 

Por supuesto que uno de los pedidos que sufrió desde el Primer Ministro israelí fue la ayuda en cuanto a la influencia iraní en la región, sobretodo en Siria y El Líbano, dos sectores que fácilmente podrían presionar a Israel. Recordemos que en el sur de El Líbano se encuentra la organización terrorista apoyada por Irán: el Hezbollah, que además está teniendo influencia en el poder político libanés. 

Si bien Israel y Rusia tienen intereses que se contradicen entre sí por el momento, Putin anteriormente fue considerado una suerte de intermediario en las negociaciones de paz en Medio Oriente. "Las relaciones entre Rusia e Israel son las más fuertes que jamás hayan sido", explicó el mandatario israelí quien se encuentra en una posición más que difícil.

Por un lado los planes de Trump podrían darle el impulso político que Netanyahu necesita de cara a las elecciones del próximo mes de marzo, pero por otro lado es inevitable sentarse a negociar con Putin, teniendo en cuenta que podría ser uno de los pocos que puede contener la situación en Medio Oriente y la influencia iraní en ciertos territorios. Aunque también vale preguntarse hasta que punto la opinión Putin tiene lugar sobre las decisiones del régimen iraní. Recordemos que como explicamos anteriormente, la relación entre Israel y Rusia se remonta a mucho antes que los últimos años, teniendo en cuenta que tanto para Estados Unidos como para los rusos todavía hay una puja sobre quién fue el héroe de la Segunda Guerra Mundial. 

Esto último se relaciona directamente con el Quinto Foro Mundial del Holocausto que tuvo lugar en Jerusalén la semana pasada y donde Putin fue prácticamente la estrella del encuentro, dando un discurso y sentándose junto al Primer Ministro israelí.