Leído

THE HOUSTON ROCKETS

Por querer complacer a Trump, un equipo de la NBA defendió a Hong Kong y perdió patrocinio chino

Lun, 07/10/2019 - 3:13pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras en Hong Kong continúan las protestas, sobre todo luego del decreto que prohíbe las máscaras en público, y mientras desde China siguen sin saber como controlar la situación en la isla, quien también estuvo involucrada en la tensión entre ambos territorios fue nada más y nada menos que la National Basketball Association (NBA), más exactamente el equipo de la liga: The Houston Rockets. Cuando el gerente general del equipo defendió a la causa hongkonesa, los fanáticos y patrocinadores chinos explotaron y hasta decidieron pausar los acuerdos comerciales con el equipo. En tanto, desde Estados Unidos piden disculpas, pero parece no ser suficiente.

Contenido

El pasado viernes 04/10, Daryl Morey, el gerente general de los Rockets de Houston, uno de los equipos más prestigiosos y reconocidos del básquet norteamericano, y claro el equipo representante de la ciudad de Houston, Texas, hizo un comentario en su cuenta de Twitter apoyando a los manifestantes y la causa de los mismos en Hong Kong, prácticamente declarándole la guerra a China tal como hace el gobierno de Donald Trump. Sin embargo esto no fue solo un comentario, sino que trajo consecuencias, y ahora The Rockets, se quedaron sin acuerdos con patrocinadores y fuera de la programación china hasta nuevo aviso.

"Lucha por la libertad, apoya a Hong Kong", escribió en su cuenta personal el empresario, quien luego se dio cuenta del error y decidió eliminar la publicación, aunque había sido muy tarde porque el daño estaba hecho, a China ya le había llegado la información y los medios estatales del gobierno de Xi Jinping ya estaban hablando al respecto, y castigando, por supuesto.

Recordemos que desde hace más de 4 meses Hong Kong está hundido en una crisis política y social liderada por jóvenes manifestantes que piden por la llegada de la democracia y la protección de los derechos humanos en la isla, y por supuesto la total independencia del régimen chino. Las manifestaciones no cedieron nunca, menos ahora que el gobierno decidió por decreto sacar una ley que prohíba la utilización de máscaras en las protestas, claro que esto tenía previsto actuar como una censura indirecta, ya que: sin máscaras, sin protección, es decir, sin manifestación.

Pero el plan no le salió al pie de la letra al gobierno hongkonés, influenciado a gran escala por el régimen chino, al contrario, las protestas continuaron al igual que la utilización de máscaras. Aunque por el lado de Hong Kong, los manifestantes, así como la oposición, tiene el apoyo político de Estados Unidos, quien en su plan de enfrentarse a China, también defiende a los hongkoneses. Ahí es cuando ingresa la NBA en la imagen, ya que para satisfacer los intereses de los norteamericanos, y del gobierno de Donald Trump, comentaron en contra de China y no se pusieron a pensar un segundo en las consecuencias.

Ahora The Houston Rockets no tienen acuerdos con los patrocinadores, teniendo en cuenta que grandes empresas millonarias de China, eran algunos de los que ponían dinero en el desarrollo del equipo, y de muchos otros. Aunque no solo eso, sino que también para la NBA, China significa uno de sus mercados más grandes y el que más creció en los últimos años. Es tan así que según explica The New York Times, 1.400 millones de personas consumen el deporte en China. 

En consecuencia, a principios de este año, comenzaron los acuerdos millonarios con empresas y gigantes tecnológicos chinos, como Tencents Holdings, quien informó que 490 millones de personas vieron la programación de la NBA en sus plataformas el año pasado, y en consecuencia realizó un acuerdo a 5 años para transmitir sus juegos en China por un monto reportado de $ 1.5 mil millones. Eso con respecto a la liga en general, pero el The Houston Rockets particularmente también son uno de los equipos más famosos de Asia.

Esto se remonta a que Yao Ming, quien sería el Diego Armando Maradona del básquet chino, jugó para el equipo de Texas casi 10 años. Esto por supuesto creó una gran cantidad de fanáticos, tanto que en Weibo, la red social china, tiene 7.3 millones de seguidores, más de los actualmente tiene en su cuenta de Twitter que llega a todo el mundo menos a China. Pero al parecer ahora no habrá ni siquiera transmisión de los partidos del equipo, según la agenda oficial de los canales de deporte chinos. 

Pero esto no fue solamente una queja política y empresarial, sino que los propios espectadores tampoco estuvieron contentos con los comentarios del equipo, ya que los ciudadanos chinos ven a los manifestantes en Hong Kong como animales, prácticamente anarquistas, por lo menos así son retratados por los medios de comunicación de China, a los cuales el ciudadano promedio accede. 

En consecuencia llegaron las disculpan infinitas por parte del gerente general que al parecer no pensó antes de publicar, solamente se preocupó por alinearse con las políticas propuestas por Donald Trump y su enemistad hacia China. El deporte en Estados Unidos depende mucho del gobierno de turno, no es por partido político o ideología. "No tenía la intención de que mi tweet causara ninguna ofensa a los fanáticos de los Rockets y amigos míos en China", puso Morley este lunes 07/10 por la mañana. “Simplemente estaba expresando un pensamiento, basado en una interpretación, de un evento complicado. He tenido muchas oportunidades desde ese tuit para escuchar y considerar otras perspectivas", concluyó en modo de arrepentimiento 

"Pedimos disculpas. Amamos a China, nos encanta jugar allí", siguió uno de los jugadores del equipo, James Harden, quien se encontraba en Tokio este lunes donde el equipo entrenaba para un partido de la pre temporada. Luego el mismo aseguró que siempre se encuentra muy a gusto en su estadía en China y que aprecian "como una base de admiradores, y amamos todo lo que tratan, y apreciamos el apoyo que nos brindan".

Sin embargo las disculpas no fueron suficientes para el régimen chino. Debemos amonestar los métodos de dos caras de Morey: por un lado, trata de obtener dinero en efectivo de China y, por otro lado, hiere los sentimientos de los chinos", dijo. "¡Esto no servirá, y está destinado a pagar el precio!", critiacaron desde CCTV, la cadena de televisión oficial del régimen comunista. A su vez el periódico del Partido Comunista, Global Times criticó que nunca existió una "disculpa".