Global

SE VIENE UN NUEVO RECORTE DE LA FED

Otro indicador del malestar económico en USA: en agosto no se generaron empleos suficientes

Después de tan solo dos días de que un informe refleje la grave situación, aunque no extrema, en la que se encuentra la economía norteamericana, otros datos vuelven a darle un golpe de realidad a Donald Trump ya que durante el mes de agosto en Estados Unidos se agregaron solamente 130.000 empleos, un claro reflejo de la realentización de la economía, algo por lo que Trump hace malabares para reactivar. En consecuencia, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, asegura que si todo sigue así el próximo 17/09 vendrá un nuevo recorte de tasas.

Mientras la guerra comercial con China entra en una nueva etapa, con nuevas sanciones, y mientras el Banco Popular de China anuncia una inyección de US$ 126.000 millones en la economía del país, es decir retiró de sus reservas esa cantidad de dinero para poder mantener una economía firme frente a la guerra comercial, desde Estados Unidos anuncian estadísticas del mundo del trabajo y de la industria que asustan a cualquiera, pero no a Trump.

Es así que este viernes 06/09 el Departamento de Trabajo de Estados Unidos anunció que la tasa de desempleo del país se mantuvo en 3.7%, que si bien no son números para asustarse, si son las cifras más bajas en casi 50 años. Las cifras del mes pasado ya habían llamado la atención de los distintos organismos, incluida la Reserva Federal, pero este informe mensual no cumple con las expectativas del gobierno.

Sin embargo el presidente Trump hace como si nada y asegura que la economía de Estados Unidos está perfectamente, y sí, si bien no está inmersa en un declive sin salida, no está en su mejor momento, y en consecuencia esto tiene impacto en todos los países alrededor del mundo ya que es la primer potencia mundial.

"China tiene el peor año en décadas. Las conversaciones están sucediendo, ¡bueno para todos!", explicó el presidente Trump en su cuenta oficial de Twitter, poniendo el centro de atención en la situación económica de China. Pero ¿qué pasa con Estados Unidos? Nadie del gobierno da una explicación, excepto que decir que todas las noticias son "falsas". 

 Recordemos que tan solo 2 días atrás, los números del Índice de Gerentes de Compras del sector manufacturero, elaborado por el Instituto de Gestión de Suministros (ISM), reflejaron que la industria norteamericana se contrajo en agosto, a sus niveles más bajos desde 2016. Esto por supuesto se sintió en todos los países dependientes económicamente de Estados Unidos.

Esto puso en boca de muchos la pregunta de ¿qué sucede con la economía nortemaericana y todavía peor, con el modelo? Si bien no se encontró todavía una respuesta, esta en manos del presidente Trump, quien tiene la reactivaión de la economía como objetivo de campaña, cumplirlo e intentar dar una respuesta al escenario de incertidumbre mundial, agravado por supuesto por querer jugar a la guerra con su homólogo chino.

Volviendo a los datos de empleo, no todo es negativo ya que según informa el medio estadounidense, Político, "el salario promedio por hora aumentó un 3,2% respecto al año anterior, superando la inflación y aumentando el poder adquisitivo de los estadounidenses". Además, por ahora la economía no iría camino a una recesión dado que el consumo de los ciudadanos continua activo.

Sin embargo, quien también se pronunció al respecto fue Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal que el próximo 17/09 tendrá que anunciar los planes a futuros con respecto a las tasas de interés. El mismo aseguró que el Banco Central está confiado en que no habrá recesión, ni en la economía norteamericana ni a nivel global.

"A medida que avancemos, continuaremos observando todos estos factores y todas las cosas geopolíticas que están sucediendo, y continuaremos actuando según corresponda para sostener esta expansión", dijo Powell dando a entender que en caso de que sea necesario las tasas de interés serán reducidas. En tanto Trump festeja porque que las tasas estén bajas significa, por un lado la contención del declive económico, que no le sirve de cara a su campaña de reelección en el 2020. Y por otro lado significa la capacidad para que muchos accedan a créditos más fácilmente.

Recordemos que el jueves 01/08 Powell y su equipo decidieron bajas las tasas de interés por primera vez desde la crisis de 2008 en tan solo un 0,25%. Esto molestó a Trump, quien además de haber estado librando una guerra con las autoridades de la Reserva Federal por esta baja, esperaba un recorte mayor. Y lo que al principio fue un "ajuste de mitad de siglo", llamado por Powell, hoy podría ser una forma de contener la economía.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario