Leído

EL RALLY DE LE PEN

Nuevo nombre y estrategia: la extrema derecha francesa renace para enfrentar a Macron

Jue, 19/12/2019 - 9:46pm
Enviado en:
Por Urgente24

La extrema derecha y el crecimiento de estos movimientos en Europa no es algo nuevo, ya que por lo menos desde 2016 con la aparición del nacionalismo británico y el fenómeno del Brexit, muchos países siguieron atrás. Ese fue el caso de Marine Le Pen en Francia, que apareció como gran fuerza política pero perdió frente al actual presidente francés, Emmanuel Macron. Sin embargo ahora parece ser el momento justo de Le Pen para renacer de las cenizas y presentarse como la otra opción frente a la insatisfacción de Macron. Con un partido político a cara lavada y una estrategia de hormiga, Le Pen recorre Francia de cara a las municipales de marzo 2020.

Contenido

Marine Le Pen fue candidata en las elecciones presidenciales de 2017 en Francia por el partido Frente Nacional, figura representante de la extrema derecha francesa nacionalista. Sin embargo, luego de perder frente a Emmanuel Macron, comenzó una lavada de cara completa, tanto que hasta cambió el nombre del partido con el que presentará candidatos en las próximas elecciones municipales. 

"Voy a hacer todo para ganar", dijo a The Forgein Policy, Dorian Muñoz, una de las candidatas por el partido de Le Pen que se presentará como alcalde de  La Seyne-sur-Mer, una de las únicas ciudades izquierdistas que quedan en la región. Ahora el partido es el "Rally Nacional" y justamente debe su nombre al cambio radical que hizo Le Pen en cuanto a su estrategia de campaña ya que comenzó en septiembre de 2019 un rally por las distintas ciudades de Francia. 

Tengamos en cuenta que actualmente Le Pen tiene el camino allanado para avanzar en un camino político de cara a unas próximas elecciones presidenciales. No solo porque las derechas siguieron avanzando en Europa, sino también porque específicamente la situación de Francia no es la mejor en las últimas semanas. El movimiento de chalecos amarillos no fue suficiente para intentar desviar las reformas de Macron, es así que desde hace 2 semanas, Francia está envuelto en protestas de todo tipo. 

Los embotellamientos son kilométricos, ya que los transportes públicos están parados desde que comenzaron las manifestaciones contra la Reforma de Pensiones propuesta por el gobierno de Macron. Si bien ahora el presidente se mostró dispuesto a tenderle la mano a los sindicatos e intentar una revisión en la propuesta de pensiones, esto llega luego de que la situación se vuelva incontrolable y después de la renuncia del ministro encargado de la reforma. 

Pero ahora volviendo a Le Pen y su fuerte vuelta al escenario político francés, el mismo se produce luego de asegurarse que tenía apoyo en el país en las elecciones del Parlamento Europeo que tuvieron lugar en mayo de este año y los movimientos de extrema derecha de todo el continente lograron escaños en el Parlamento. Así explica The Forgein Policy, cuando asegura que Le Pen ganó el 23% de los votos nacionales, por delante del centrista En Marche del presidente Emmanuel Macron. 

Aunque el gran problema de la candidata que se presenta como figura feminista y empoderada francesa, es que muchos la asocian y comparan con su padre, Jean-Marie Le Pen, también un político de extrema derecha que nunca ocultó sus pensamientos racistas. Es así que hasta llegó a defender métodos del régimen nazi hacia los disidentes políticos y minorías étnicas y religiosas. Pero para distanciarse de su progenitor, Marine Le Pen reiteró varias veces que rechaza los calificativos de xenófobo o islamófobo que se le adjudican a su partido. 

Ella se presenta como líder política fuerte e inquebrantable, tanto que muchos analistas políticos aseguran que hasta puede ser vista como un signo de autoritarismo y masculinidad, al estilo Margaret Thatcher en Gran Bretaña y hasta algunos la comparan con Charles de Gaulle por la actitud. "Mientras que otras líderes políticas femeninas son castigadas electoralmente si se las considera demasiado masculinas o demasiado sexuales, Marine Le Pen, como populista de derecha, es más bien adorada por los partidarios por su extraordinaria habilidad para ser una mujer sexual y cariñosa, y una figura masculina viril al mismo tiempo", explican desde Open Democracy. 

Si bien en las elecciones de 2017 se presentaba con una postura mucho más dura para con la homosexualidad y la inmigración, en esta nueva etapa que está comenzando Le Pen, giró muchos de sus ideales al centro, por ejemplo el hecho de comenzar influenciando las pequeñas ciudades y luego aspirar a un nivel nacional. De acuerdo a lo que explica la investigación de The Forgein Policiy, el partido denomina a esta estrategia: "rayonnement". Es decir, hacer fuerte a un alcalde y que este irradie a la región. 

"Cada elección es una oportunidad para que nuestra familia política coloque otro mosquetón en la ladera que conduce a la cumbre". "Y la cumbre es el Elíseo", dijo Le Pen en septiembre de 2019 en referencia a que su meta final es la presidencia en 2022. Pero claro es algo muy ambicioso, pero parece tener apoyo regional, interno y al parecer va convencida hacia el objetivo nacional.