Leído

VATICANO

Nueva ley del Papa obliga a denunciar abusos de forma confidencial (pero no ante la Justicia)

Jue, 09/05/2019 - 3:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

La máxima autoridad de la Iglesia Católica Apostólica Romana firmó una ley que exige a cada diócesis introducir un sistema para recibir denuncias de abuso antes de junio de 2020. Todos los sacerdotes y monjas estarán obligados a denunciar casos o sospechas de abuso y de encubrimiento por parte de los obispos o superiores de las congregaciones, de forma confidencial. La ley no incluye entre sus puntos que las denuncias sean hechas también ante la Justicia.

El Papa rezando en la apertura de la cumbre para la protección de los menores. /Foto:Vincenzo Pinto/NYT
Contenido

El Papa Francisco ha promulgado una ley que obliga a todos los sacerdotes y monjas a denunciar el abuso y casos de encubrimiento por parte de los obispos o superiores de las congregaciones.

La norma exige a las diócesis introducir un sistema para recibir denuncias de forma confidencial, pero no incluye entre sus puntos que las presentaciones sean también hechas ante la Justicia o la Policía.

Las víctimas de abuso reclaman que todos los abusadores o sospechados de abuso sean reportados a la Policía, así como que todos los documentos relacionados con los posibles casos le sean entregados a la Justicia.

El italiano Francesco Zanardi, presidente de la Red de Víctimas del país y miembro de la asociación internacional Ending Clergy Abuse (ECA), calificó de "fraude" la nueva norma papal: "Es un fraude. Pedimos que todos los casos de pederastia que se dan en la Iglesia sean denunciados ante las autoridades judiciales del Estado. Pero el Vaticano no está de acuerdo", afirmó en declaraciones a Europa Press.

El requerimiento, adicionalmente, no aplicará a los secretos que sean revelados a los sacerdotes en el confesionario -lo que también es un reclamo por parte de las víctimas de abusos-.

Para los católicos, explica AFP, en el confesionario, el penitente está hablando con Dios, y todo lo que confiesa es secreto. Un cura que revelas tales secretos es automáticamente expulsado de la Iglesia.

La nueva ley será retroactiva, es decir aplicará también a abusos o encubrimientos sucedidos antes de su promulgación, por lo que podría desatarse una nueva ola de acusaciones de abuso en la Iglesia Católica Apostólica Romana, apunta el diario The Guardian. 

La carta apostólica "Vos estis lux mundi" ("Ustedes son la luz del mundo"), presentada el jueves 9/5, impone la denuncia obligatoria a los sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas, no solo del abuso sexual de menores sino que también del uso o distribución de pornografía (tanto infantil como juvenil) e incluso del abuso sexual de adultos, explica la agencia AnsaLatina.

Es hora de aprender de "las amargas lecciones del pasado", comunicó Francisco en el texto del decreto, que entrará en efecto el 1/6. 

El documento legal "Motu Proprio", emitido bajo la autoridad personal del Papa, declara que cualquier persona que sepa de un abuso o lo sospeche, está "obligada a reportarlo con prontitud" a la Iglesia, usando "sistemas fácilmente accesibles". 

Por otro lado, cada diócesis del mundo está obligada a crear uno o más sistemas de denuncia antes de junio de 2020.  

La normativa no define cómo deben ser estos sistemas, explica el diario paraguayo ABC, que pueden ser desde portales en internet hasta mostradores físicos, para dejar a cada diócesis la opción de elegir dependiendo de las culturas y condiciones locales.

El documento representa el fruto de la reunión sobre la protección de los menores celebrada en el Vaticano en febrero, que los críticos del Papa y defensores de las víctimas de abuso vieron con escepticismo. 

En ese entonces, el periodista especializado en el tema, Julián Maradeo, decía a Urgente24 que para que haya cambios verdaderos, la Iglesia debería en contra de su propia tradición de mantenerse como un estado de excepción, fuera del alcance de la justicia de cada país. Sin embargo, la ley promulgada por Francisco, apunta The Guardian, no requiere que la policía sea notificada de las denuncias. El Vaticano ha dicho que los sistemas legales de cada país hacen imposible que exista una sola ley de denuncias, y que imponerla podría poner a la Iglesia en peligro en aquellos lugares donde los católicos son perseguidos.

Las denuncias recogidas pasarán directamente al obispo, quien tras comunicarlo al dicasterio (ministerio) competente, comenzará una investigación, explica ABC. En caso de que el denunciado sea un obispo, cardenal o superior de una congregación, se encargará de la denuncia el obispo metropolitano más antiguo y se obligará a comunicarlo al representante del Papa en el país. En las investigaciones habrá un notario y puede haber también "personas calificadas" (expertos laicos) pero la responsabilidad última cae sobre el obispo responsable de la diócesis, explica ABC.