Leído

TENSIÓN EXTREMA EN LA FRANJA DE GAZA

Muy grave situación entre Israel y Palestina pero hay que mirar a Egipto

Dom, 05/05/2019 - 11:53am
Enviado en:
Por Urgente24

Las Fuerzas de Defensa de Israel denuncian el continuo lanzamiento de más de 430 proyectiles contra su territorio desde la Franja de Gaza a lo largo de este sábado 04/05 y las primeras horas del domingo 05/05. Militares israelíes han compartido videos desde hogares destruidos por los cohetes de Hamás y Yihad Islámica Palestina, y denunciaron que los lanzamientos se efectuaron desde zonas residenciales en Gaza. La mayor parte de los cohetes palestinos han sido interceptados por el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro. En respuesta, los israelíes atacaron en Gaza 120 blancos de los movimientos palestinos que consideran como terroristas. Además de destruir una instalación subterránea de fabricación de misiles, centros de producción de armas y oficinas de inteligencia y seguridad de Hamás, las fuerzas israelíes también devastaron un edificio que albergaba la oficina de la agencia de noticias turca Anadolu: ¡¿?!

Repunte de tensión entre Israel y Gaza con disparos de cohetes y bombardeos.
franja de gaza.jpg
Contenido

Los 2 millones de habitantes de Gaza y los centenares de miles de israelíes que habitan en torno a la Franja palestina han vivido la jornada más violenta tras la guerra de 2014. 

Desde la madrugada del sábado 04/05, Hamás y Yihad Islámica han disparado más de 450 proyectiles, entre cohetes y granadas de mortero, hacia Israel, que han causado 3 muertos. 

Las represalias de la aviación militar israelí fue contra 260 objetivos en Gaza y han cobrado la vida de 9 personas, entre ellas una mujer embarazada y una hija de 14 meses. 

La mediación de Egipto (proveedor de gas a Israel) y la ONU, no existe.

Falta 1 semana para la celebración del festival de Eurovisión, en Tel Aviv.

Las Fuerzas Armadas israelíes han desplegado blindados en la frontera. Más de 200.000 alumnos permanecen en sus casas con los colegios y guarderías cerrados en la periferia de la Franja.

El Ejército israelí asegura que el 70% de los proyectiles disparados desde Gaza han caído en descampados y más de 100 fueron derribados por los interceptores del sistema antimisiles Cúpula de Hierro. Pero lo cierto es que los israelíes no la vieron venir, pese al mito de su inteligencia gubernamental.

Israel sufrió por primera vez en 5 años la muerte de un civil judío en un ataque con cohetes desde la franja de Gaza: Moshe Agadi, de 58 años, falleció a consecuencia de las heridas sufridas en el pecho y el abdomen por la metralla de un proyectil en una casa de Ashkelon. 

Otros 2 israelíes murieron en la misma ciudad costera, a 3 kilómetros al norte de la frontera con Gaza, al ser alcanzado su vehículo por un cohete.

La intensidad de los bombardeos de Israel sobre Gaza no tiene precedentes desde noviembre 2018, cuando el Ejército y las milicias de Hamás casi fueron a la guerra. 

“Muchos de los objetivos habían quedado ocultos o camuflados en zonas civiles densamente pobladas y en los domicilios de terroristas de Hamás o en sus inmediaciones”, dijo como siempre el Ejército israelí para justificar los 'daños colaterales'.

Uno de los objetivos arrasados fue un edificio de oficinas en Gaza, donde Israel había ubicado un centro de inteligencia militar de Hamás y otras instalaciones de seguridad palestinas. 

En el mismo inmueble se encontraba la sede de Anatolia, la agencia estatal de noticias de Turquía. 

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha condenado el ataque, lo consideró “desproporcionado”, y ha llamado a una intervención internacional: “Turquía y la agencia Anatolia seguirán informando al mundo sobre el terrorismo israelí y las atrocidades (cometidas) en Gaza y en otras partes de Palestina, a pesar de estos ataques”, afirmó el mandatario.

El Ejército israelí dijo que el bombardeo contra el edificio de oficinas iba dirigido contra un “objetivo militar legítimo”, ya que albergaba dependencias de las milicias palestinas. 

Pero el ataque tuvo un costo diplomático para Israel.

Fracaso

Todo esto ocurre en medio del fracaso de una estrategia a la que USA e Israel le dedicaron mucho tiempo, energía y recursos: la OTAN árabe.

El periódico iraní Kayhan explicó que era una conspiración contra Irán, con una alianza que formarían Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Kuwait, Catar, Omán, Egipto y Jordania. 

Pero aparecieron las diferentes entre esas naciones.

"A pesar de que desde el Gobierno de USA y desde los países árabes se afirma que el objetivo de la nueva alianza militar será apoyar 'la paz en las regiones de Asia Occidental', todos tienen claro que estará dirigida a contener a Irán", opinó el diario conservador iraní.

Según Kayhan, los estadounidenses necesitan socios que se comprometan en la causa contra Irán en Oriente Medio porque, si los pierden por el camino, deberá cerrar todas sus bases militares del Golfo Pérsico. 

"USA obliga a los países de la región a comprar armamento militar caro. Un armamento que necesita Estados Unidos para presionar a Irán y que 'por arte de magia' acaba en manos de los grupos extremistas y terroristas de la región. Los estadounidenses justifican que están presentes desde hace tiempo para enfrentarse al terrorismo (…) afirmando que su patrocinador principal en la región es Irán", denunció el periódico iraní.

Sin embargo, la estrategia de USA tiene un talón de Aquiles: Egipto. 

Desde que Abdelfatá Sisi llegó a la Presidencia en 2014, el gobierno de El Cairo comenzó a acercarse de a poco a Irán. 

Kayhan señala que en uno de sus artículos, la agencia Reuters advirtió que El Cairo había visto en la 'OTAN árabe' un paso más para presionar a Irán y que no estaba preparado para cooperar con USA.

Más allá de Irán, lo que pretende USA es contrarrestar la influencia de Rusia y de China en la región. 

Pero Egipto también mantiene una cooperación con Moscú.

"Así que crear en Oriente Medio un bloque político-militar ahora mismo va en contra de las bases en las que se fundamenta la política exterior que está practicando Egipto", explica el periódico.

Catar es otro país reticente a colaborar en un bloque de estas características. 

La monarquía de Doha ya ha avisado a Washington DC que, si el objetivo de una alianza así es ir en contra de Irán, se negará a integrarla.

Omán va por el mismo camino, señala el periódico. 

La política exterior que practica el país durante los últimos años "ha demostrado que no es partidario de un enfrentamiento en la región ni con Irán ni con ningún otro país árabe", explica.

Entonces, la situación expone a Arabia Saudí, cuya capacidad de acuerdos está mermada por disputas internas.