Leído

¿QUÉ PASA CON LAS TRIBUS INDÍGENAS?

Mientras el Papa intenta salvar la Amazonia, en Brasil acusan a Bolsonaro de "genocida"

Lun, 07/10/2019 - 4:57pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Mientras el Papa Francisco I ya comenzó con el sínodo sobre los problemas ambientales y sociales que afectan y afectaron este año sobre la región de la Amazonia, expertos aseguran que las tribus indígenas de Brasil se enfrentar a las duras políticas exigentes del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y hasta a un "genocidio". Otra vez, Bolsonaro es centro de las críticas y acusaciones debido a su desinterés por proteger el medio ambiente.

Contenido

Cuando comenzaron los incendios de la región de la Amazonia, a principios del mes de septiembre, la comunidad global estuvo alerta a cada nuevo movimiento en lo que conocemos como "el pulmón de América", todos menos el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien supuestamente era uno de los líderes encargados de llevar adelante el rescate, ya que gran parte del Amazonia es brasileña. En consecuencia llegaron enfrentamientos con la Unión Europea, Emmanuel Macron específicamente, con grupos activistas, y con el Papa Francisco I, el mayor defensor del medio ambiente en estos tiempos.

Es así que este lunes 07/10, el Sumo Pontífice, comenzó con el sínodo sobre la Amazonia, donde casi 180 Obispos, científicos, experto y representantes de las poblaciones regionales, intentarán resolver la crisis social y ambiental en la que está envuelta la selva brasileña. Por las próximas 3 semanas, lo que hoy comenzó con oraciones y una procesión con cantos en lenguas de los pueblos originarios y en español el Vaticano estará repleto de especialistas en la lucha contra el cambio climático para entablar un debate y tal vez una posible solución.

Recordemos que cuando comenzaron los incendios en el Amazonas, no solo el Papa había hablado en contra de Bolsonaro, sino que otras instituciones que pertenecen al ámbito de la Iglesia Católica, como el Consejo Episcopal Latinoamericano  (CELAM), manifestaron su preocupación por la situación y la tragedia que significa la pérdida de esa región. Aunque no solo se refirieron a lo que sucedió en Brasil, también los recientes incendios en países como  Alaska, Groenlandia, Siberia, Islas Canarias. "Unimos nuestra voz a la suya para gritar al mundo por la solidaridad y la pronta atención para detener esta devastación”, aseguró el sitio de noticias oficial del Vaticano, VaticanNews.

Aunque claro lo único que diferencia al Papa Francisco I y a Bolsonaro no es la posición en cuanto al cambio climático, sino que las políticas sobre los refugiados y las ideologías también los separan. Como también lo hace la religión, teniendo en cuenta que uno es la autoridad máxima de la Iglesia Católica y Bolsonaro es famoso por su relación y representación de la parte evangelista de la comunidad brasileña. Aunque eso no es excusa, ya que la figura del Papa va más allá de la religión, es al fin y al cabo un líder de Estado.

Como ya explicamos anteriormente, la única preocupación con respecto a los incendios no es el cuidado del bosque, sino también la protección de las tribus indígenas que residen en esa región y que por supuesto no se van a mover, algo contra lo que Bolsonaro también lucho, teniendo en cuenta que en su momento quiso llevar adelante una militarización de la Amazonia, y además, según expertos: bajo Bolsonaro, las invasiones violentas de tierras han aumentado significativamente. En consecuencia, este lunes 07/10, un grupo de expertos publicaron una carta abierta al presidente de extrema derecha.

"Es casi como si este gobierno tuviera una regla: eliminar personas dedicadas y competentes y poner incompetentes en su lugar", decía una de las partes del documento firmado por José Carlos Meirelles, uno de los autores de la misma. La carta básicamente hablaba de Bolsonaro como de un genocida, teniendo en cuenta el aislamiento de comunidades que el gobierno está llevando a cabo y la eliminación de protecciones de las que anteriormente gozaban los pueblos originarios.

En tanto, el gobierno de Bolsonaro continúa con sus planes de construcción de minería y agricultura en lo que hace meses atrás era territorio indígena. Por ejemplo, el ministro de minería de Bolsonaro, Bento Albuquerque, explicó que para fines del mes de octubre se espera que los proyectos mineros comenzaos en la Amazonia, estén terminados, mientras la fauna, la flora y las personas siguen muriendo. De acuerdo a lo que aserguran periodistas, y personas que están en contacto con el proyecto de separación del gobierno, los pueblos indígenas están completamente aislados, salvo algunos casos a los que se le permite comunicarse.

La situación se tensó todavía más cuando a principios de 2019, Bruno Pereira, quien trabajaba en la empresa Furnai, donde se encargaban de llevar adelante los procesos de aislamiento, una de as expediciones más grandes y organizadas de los últimos 20 años para encontrar indígenas, fue removido de su puesto sin explicación ni aviso previo. Pereira habló con el periódico The Guardian y dijo que no podía dar detalles sobre su salida de la empresa "porque ni él mismo las conocía". A esto se sumaron las condiciones de los jefes de la compañía. A su vez instó a sus antiguos jefes a darle una explicación, pero no hubo más información de la ya existente.

En tanto, en el Vaticano todavía hay  muchos que aseguran que el sínodo puede ser un momento bisagra para el cambio en la actitud que los líderes mundiales y las personas en general llevan adelante la problemática, y hasta a veces es con escepticismo. ”El Sínodo va a mostrar que la Amazonía es de interés común de la humanidad, que no es una situación particular de Brasil, crea desequilibrios más allá de la propia devastación que está ocurriendo allí”, explicó el escritor, indígena y activista Ailton Krenak.

Pero por su parte, Jai Bolsonaro no deja de oponerse y demostrar desinterés:”El interés en la Amazonía no es el indio, ni el puto árbol, es el mineral”, explicó el mandatario sin miedo a mostrar sus verdaderos colores de extrema derecha y hasta tal vez algo digno del hijo de la extrema derecha.