Leído

SOUTH CHINA MORNING POST

Medicinas, ¿un arma de guerra? Se puede poner muy feo entre USA/China

Vie, 20/12/2019 - 2:06pm
Enviado en:
Por Urgente24

El 80% de los antibióticos que importa USA son chinos. El 95% del ibuprofeno. El 70% del paracetamol. Qué pasaría si, en el marco de la guerra comercial que libran USA y China, Beijing decidiera cortar de golpe el suministro de estas medicinas o, lo que es peor, suministrarlas sin medicina real dentro o contaminadas. Estos son los temores que empiezan a surgir en USA. Justificados o no, lo cierto es que la sola idea puede causar pánico en la población y la guerra comercial podría estar por ponerse muy fea.

Las medicinas, temen algunos en USA, podrían convertirse en un arma de guerra. /Foto:Flickr/CCby2.0/MarcoVerch/Afd.fr
Las medicinas, temen algunos en USA, podrían convertirse en un arma de guerra. /Foto:Flickr/CCby2.0/MarcoVerch/Afd.fr
Contenido

La guerra comercial que lanzó el presidente estadounidense, Donald Trump, contra Beijing, podría estar a punto de dar un giro que llevaría las tensiones un paso más allá, generando un mar de desconfianza y resquemor entre ambos pueblos que hasta ahora no se ha visto. Sucede que, algunos analistas y pensadores de políticas públicas de USA, han manifestado su temor de que China empiece a utilizar las medicinas -USA las importa desde Beijing de a toneladas- como arma de guerra. Es decir, cortando el suministro o, incluso, algunos temen, implementando una maliciosa contaminación. La simple idea, esté justificado el miedo o no, puede causar un alto nivel de pánico en la población.

La información surge de un artículo de Doug Palmer, Cissy Zhou y Finbar Bermingham publicado en el South China Morning Post. Estados Unidos, explican, depende mucho de las medicinas importadas de China. Tanto para los antibióticos como para antiinflamatorios y otros; gran parte de ellos son importados desde Beijing.

El año pasado, el 95% del ibuprofeno importado por USA era chino, el 91% de la hidrocortisona, el 70% del paracetamol, entre el 40 y el 45% de la penicilina, y el 40% de la heparina, según datos del departamento de Comercio de USA. En total, el 80% de los antibióticos que importa USA son chinos. Además, cifras oficiales estiman que el 13% de los ingredientes farmacéuticos activos (lo que contienen los medicamentos) del mundo vienen de China.

Hasta el momento, ambos mandatarios, Trump y el chino Xi Jinping, han dejado a los medicamentos fuera de la guerra comercial, de las tarifas a las imoprtaciones que se han estado imponiendo recíprocamente. También, por lo tanto, están fuera de la "Fase 1" del acuerdo comercial que firmaron la semana pasada.

"Las medicinas pueden ser usadas como un arma de guerra contra Estados Unidos. El suministro puede ser retenido. Las medicinas pueden ser hechas con contaminantes letales o vendidas sin ninguna medicina real adentro, lo que las haría inefectivas", dijo Rosemary Gibson, especialista en temas de salud en el centro de bioética Hastings Centre y coautora del libro "China Rx: Esponiendo los riesgos de la dependencia de América en China para las medicinas", a legisladores el mes pasado, según el registro del SCMP.

Li Daokui, exasesor del banco central chino, actual profesor de economía en la Universidad Tsinghua, sugirió ante el Congreso Nacional del Pueblo que China podría reducir la exportación de antibióticos a USA como arma de represalia en la guerra comercial. "Estamos a merced de otros cuando se trata de chips electrónicos, pero somos el mayor exportador mundial de materias primas para vitaminas y antibióticos. Si reducimos las exportaciones, los sistemas médicos de algunos países occidentales no andarían bien."

"Nuestra mayor vulnerabilidad es la sobredependencia y una fuente única de suministro", dijo Mike Wessel, miembro de la Comisión USA-China. "Para productos críticos como antibióticos así como para drogas críticas para la vida como medicinas para la presión alta, China, directa o indirectamente, es el mayor o potencialmente único proveesor de estos productos a USA."

La semana pasada, el senador demócrata Chuck Schumer, pidió que se investigue la capacidad de USA de manufacturar productos farmacéuticos terminados así como ingredientes farmacéuticos activos. Manifestó su preocupación por la vulnerabilidad estratégica creada por la dependencia de USA en China en este terreno.

Hay que recordar que hubo otra droga detrás de la guerra comercial actual: el fentanilo. Según un artículo publicado en el Asia Times, la acusación estadounidense de que Beijing inundó sus calles con esa sustancia entre 50 y 100 veces más potente que la heroína y que causó 32.000 muertes por sobredosis en 2018, fue lo que envenenó la relación entre ambos países.