Leído

CON CONTROL ADUANERO ENTRE LAS IRLANDAS

Londres y Bruselas se entienden: podría haber un pacto de Brexit en las próximas horas

Mar, 15/10/2019 - 4:40pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Todo comenzó a mejorar en las relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea luego de la reunión entre el Primer Ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo irlandés, Leo Varadkar, cuando ambos coincidieron en que podría haber una forma de salir con acuerdo y sin dañar demasiado las economías. Es así que el Brexit parece estar cada vez más cerca de tener un borrador. Las negociaciones entre Bruselas y Londres todavía continúan, pero según explican los expertos, podría haber un gran avance a última hora de este martes 15/10, a 16 días de la fecha límite. Hasta ahora lo que se sabe es que habrá controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del país.

Contenido

Desde el pasado 10/10, que la Unión Europea tiene en sus manos la nueva propuesta de divorcio del mandatario británico, Boris Johnson, la cuál consistía en imponer una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, algo que Europa no aceptó a principios de año y le costó la carrera política a la ex Primer Ministra, Theresa May. Sin embargo el panorama no fue tan negativo para Johnson que cuando se reunió con su homólogo irlandés, este le dijo que  " existe camino hacia un posible acuerdo de Brexit"

Esto se tradujo en posteriores negociaciones en Bruselas, las cuales todavía están teniendo lugar este martes 15/10, y que al parecer, según explicaron negociadores claves a Bloomberg y The Guardian, podría haber un acuerdo está tarde, teniendo en cuenta que cuentan con un período límite: medianoche. Aunque claro esto no saldrá gratis para Johnson, ya que al parecer tuvo que hacer entrega de distintos pedidos europeos, sobre todo los referidos a la frontera irlandesa. Si bien todavía no se conocen los detalles del acuerdo, ni si habrá o no uno, esto significaría el mayor triunfo para Johnson.

Sin embargo, es inevitable preguntarse: ¿Por qué Johnson sí y May no? Teniendo en cuenta que ambos presentaron la idea de establecer una frontera dura entre las dos Irlandas y los efectos no fueron de los mejores para la ex mandataria conservadora ya que destruyeron su carrera política.

Antes de continuar es importante destacar que la República de Irlanda, con capital en Dublín, es parte de Europa, mientras que Irlanda del Norte, con su capital en Belfast, es un territorio más del Reino Unido, al igual que Gales y Escocia. El desafío es cómo evitar que tras el Brexit se instaure entre ambas una frontera con controles y aduanas, lo que iría contra los tratados de paz que se establecieron hace casi 20 años luego de una guerra sangrienta entre ambas partes.

Por su parte, y por lo que se conoce hasta el momento, Johnson habría entregado ciertas condiciones a Europa, como un control fronterizo en el Mar de Irlanda, propuesta europea que May había rechazado en su momento ya que la misma aseguraba que eso eran términos que ningún líder podría aceptar. Aunque a Johnson no le pareció lo mismo, teniendo en cuenta que su objetivo principal, incluso antes de convertirse en mandatario, es abandonar la Unión Europea a toda costa.

"Irlanda del Norte estaría de jure en el territorio aduanero del Reino Unido pero de facto en la Unión Europea", dijo a The Guardian, una fuente diplomática sobre el acuerdo tentativo.

Sin embargo no todo está dicho para Johnson, ya que si es que Europa acepta, se vienen jornadas difíciles para el mandatario, ya que tendrá que presentarse en el Parlamento británico y enfrentarse a quienes hace un mes atrás prohibió de sus funciones al cerrar la institución madre y señal del orden republicano. Una vez en Westminster el mandatario no solo tendrá que hacerle frente al laborismo, sino que también a las divisiones dentro de su propio partido y a la derecha inglesa, por ejemplo el Partido Unionista Democrático (DUP por sus siglas en inglés) y la línea dura Tory Brexiters del European Research Group (ERG por sus siglas en inglés). 

"Un acuerdo que respete la posición constitucional de Irlanda del Norte según el Acuerdo de Belfast en el Reino Unido y de hecho respeta la integridad económica del mercado único del Reino Unido ", explicó a RTE el líder del DUP. Aunque esto no es lo único ya que como explicamos anteriormente, Johnson ya tuvo sus cruces con el Congreso, y estos por ejemplo ya prohibieron el Brexit duro, algo que Johnson todavía no descarta y que podría llevarlo tras las rejas por incumplir las decisiones de los congresistas.

A estas dificultades también se le suma que Johnson necesitará del apoyo de Irlanda del Norte y de Escocia, algo que no será fácil teniendo en cuenta que al primero se le está proponiendo quedar encerrado en una frontera marítima. En tanto, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, ya explicó que solicitará a Londres la celebración de un nuevo referéndum en 2020. Todo depende ahora de que seamos una nación independiente. "Estamos ganando esta batalla. Ha llegado la hora de que controlemos nuestro propio futuro", explicó la mandataria. De esta forma sería un gran desventaja para el Reino Unido que perdería una parte de su región.

Por otro lado, el discurso de la Reina Isabel II que durante la inaguración  estatal del parlamento, donde la misma habló del Brexit cuando leyó sentada desde su trono en la Cámara de los Lores. La monarca aseguró que  la prioridad del gobierno "siempre ha sido" abandonar la UE el 31 de octubre y puso la atención sobre los efectos post Brexit. Pero también alertó sobre el peligro de la incertidumbre que va a existir en la región de acá hasta fin de mes y todavía más hasta fin de año. 

Si bien todavía nada es seguro para el futuro del Reino Unido, los planes son; en caso de que se llegue a un acuerdo este martes entre los negociadores de Europa y Londres, luego pasará al Consejo Europeo, y luego al Parlamento británico, el momento más difícil y decisivo para Johnson. Se espera que entre el jueves y el viernes se discuta entre los miembros de la Unión Europea, y recién el sábado llegará la votación del Parlamento.