Leído

ACUERDO CON LOS KURDOS

Las tropas de Assad entran a enfrentarse con Turquía en el noreste sirio

Lun, 14/10/2019 - 12:22pm
Enviado en:
Por Urgente24

El ingreso de las fuerzas de Assad en el noreste sirio representa un gran retroceso para los kurdos. Sin embargo, tras el abandono de su aliado estadounidense frente al avance de Erdogan, no les queda otra opción. "Sabemos que tenemos que hacer compromisos dolorosos con Moscú y Bashar al-Assad si seguimos la ruta de trabajar con ellos", escribió el comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias -cuya columna vertebral son las tropas kurdas-, Mazloum Abdi, en un artículo en la revista Foreign Policy. "Pero si debemos elegir entre los compromisos y el genocidio de nuestro pueblo, elegiremos sin duda la vida de nuestra gente." Mientras tanto, Europa le dejó de vender armas a Erdogan y miles de presos de ISIS se escaparon durante el fin de semana.

Contenido

Hasta hace muy poco eran enemigos. Sin embargo, la complejidad del drama sirio hace que las alianzas de sus múltiples actores sean coyunturales y absolutamente fugaces, sujetas a cambiar de un instante al otro.

Es por eso que los kurdos que en estos últimos años habían logrado establecer un enclave autónomo en el norte, en la frontera con Turquía, oponiéndose al régimen de Bashar al-Assad y peleando contra ISIS, han tenido que recurrir al mismo régimen contra el que han combatido para solicitar su ayuda frente a la ofensiva del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, una vez que Estados Unidos -hasta ahora su gran aliado- les soltó la mano.

El ingreso de las fuerzas de Assad en el noreste sirio representa un gran retroceso para los kurdos.

Erdogan pretende tomar 120 kilómetros de largo por 30 de ancho de territorio sirio, echar de allí a las fuerzas kurdas y trasladar a millones de refugiados sirios hoy en su territorio. Recordemos que también él cuenta con un elemento de apoyo dentro de Siria: milicias árabes sunnitas rebeldes contra el régimen de Assad. 

En 5 días de ofensiva, al menos 112 combatientes kurdos y unos 64 civiles han sidos asesinados, según la evaluación del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Entre las fuerzas turcas hubo 90 muertos, apuntó el organismo. Además, 130.000 personas han tenido que huir de sus hogares, denunció la ONU.

Los líderes kurdos reconocieron que tuvieron que pactar con Assad a regañadientes, tras 4 días de bombardeos turcos. "Sabemos que tenemos que hacer compromisos dolorosos con Moscú y Bashar al-Assad si seguimos la ruta de trabajar con ellos", escribió el comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias -cuya columna vertebral son las tropas kurdas-, Mazloum Abdi, en un artículo en la revista Foreign Policy. "Pero si debemos elegir entre los compromisos y el genocidio de nuestro pueblo, elegiremos sin duda la vida de nuestra gente."

El acuerdo estipula que las tropas del régimen protegerán a los kurdos a cambio de que ellos le entreguen a Damasco el control sobre algunas ciudades importantes.

Este lunes 14/10, las tropas sirias fueron desplegadas en Ain Issa y Tabqa -en las afueras de Raqqa- e izaron la bandera siria en edificios gubernamentales de ciudades tales como Qamishli y Hasakeh, publicó el Washington Post en base a reportes de los medios pro gobierno sirio. El diario al-Watan publicó que fuerzas del gobierno habían alcanzado las ciudades de Kobane y Manbij, donde alguna vez hubo tropas estadounidenses.

Para el analista israelí Alón Pikas, el retiro de Trump del área para dejar pasar a Erdogan es solo un paso más dentro de un movimiento que lo excede y lo antecede: Estados Unidos se está retirando de Medio Oriente.

Mientras tanto, el fin de semana, cientos de miembros de ISIS y sus familias -bajo custodia de las fuerzas kurdas- lograron huir en medio del caos. Muchos habían especulado con que los kurdos podían dejar que esto suceda a propósito, para generar un foco de atención global sobre el drama que les toca vivir. El presidente estadounidense sugirió esta teoría en Twitter, sin tener evidencias.

Mientras tanto, este lunes, la Unión Europea decidió dejar de venderle armas a Turquía, su aliado en la OTAN