Leído

DIVIDE Y REINARÁS (EL REINO UNIDO)

La violencia de Johnson en el Parlamento es una estrategia electoral

Vie, 27/09/2019 - 11:41am
Enviado en:
Por Urgente24

Boris Johnson ya sabe que, salvo un milagro, no podrá cumplir su promesa de retirar a Gran Bretaña de la Unión Europea el 31/10. Es por eso que cambió de estrategia: sus dichos violentos en la sesión parlamentaria del jueves se pueden interpretar como una jugada electoral. Por una u otra vía, es muy probable que el Reino Unido termine pronto en las urnas, y Johnson procura fijar antes la posición de que si el Brexit no sucede, es porque el Parlamento, compuesto por un grupo de "debiluchos" adictos a la Unión Europea, no lo deja avanzar, traicionando así la voluntad popular. "Johnson ha sido regalado la oportunidad de presentar la próxima elección general como un enfrentamiento entre 'el pueblo' y 'el establishment'. Este mensaje resonará en millones de votantes británicos que desean el Brexit y no entienden cómo aún no sucedió", explicó Peter Harris.

Contenido

Tras el duro revés que sufrió el primer ministro británico, Boris Johnson, en la Corte Superma, que consideró ilegal su decisión de suspender el funcionamiento parlamentario, se abrieron 4 escenario posibles, según la BBC:

1. Que Boris Johnson renuncie (algo que los principales líderes opositores le reclaman pero a lo que él se niega)

2. Que la oposición impulse un voto de no confianza. Si esta moción fuese aprobada por la mayoría, se abriría un período de 14 días para que el mismo gobierno u otro que logre el apoyo mayoritario de la Cámara de los Comunes proponga y obtenga un voto de confianza para poder gobernar. Si esto no sucediera, se llamaría a elecciones generales. La iniciativa no cuenta con el apoyo unánime de la oposición.

El Partido Laborista favorece el llamado a nuevas elecciones pero quiere que antes se consiga el pedido de un prórroga para el Brexit (recordemos que la fecha límite es el 31/10, y que Johnson se ha comprometido a salir ese día como sea, con o sin acuerdo, de la Unión Europea, y aún cuando hay una ley del Parlamento "anti-no deal" que le impide el segundo caso).

3. Moción de censura. A diferencia del voto de censura, esta opción no tiene carácter vinculante. Sería una manera en que el Parlamento podría propinarle un golpe político a Johnson sin destituirlo ni tener que llamar a elecciones.

4. Juicio político. Johnson podría correr la misma suerte que su aliado estadounidense, Donald Trump, y ser sometido a impeachment. No ha pasado nunca en la historia. Sería una opción altamente improbable.

Johnson quiere ir a elecciones, pero la oposición laborista quiere que antes quede descartada la posibilidad de un Brexit sin acuerdo. 

El primer ministro ya ha intentado llamar a elecciones ya 2 veces, y las 2 veces el Parlamento se lo negó. 

Sin embargo, la legislación podría forzar la disolución del Parlamento antes de la fecha límite en que Gran Bretaña debe abandonar la Unión Europea, explica Eurobserver.

"En sus dos meses en el poder, Boris Johnson ha perdido sus primeras seis votaciones en la Cámara de los Comunes, quebrantó la ley al suspender el Parlamento y confundir a la reina", señaló la editora de política de la BBC, Laura Kuenssberg. El comentario es anterior al jueves, cuando el primer ministro sufrió su 7ma derrota en el Parlamento: por 306 votos contra 289 los diputados rechazaron la propuesta conservadora de hacer un breve receso la próxima semana, de lunes a miércoles, para permitir a los miembros del partido gubernamental acudir a su congreso anual. Es el último signo de la animosidad y desconfianza que consume a la política británica, explica The Washington Post.

Además, Johnson ya ha perdido su mayoría en la Cámara de los Comunes y el apoyo de miembros de su propio Partido Conservador, entre ellos su propio hermano. Esto, sumado al revés de la Corte Suprema, dejó a Johnson muy debilitado políticamente.

Tras conocerse el fallo que ordenó la reapertura del Parlamento, Johnson, desde Nueva York, dijo que no renunciará y reiteró su voluntad de ir a elecciones. "Creo que lo más importante es que podamos llegar al Brexit el 31/10", le dijo Johnson a la BBC desde Nueva York. 

Desde esa posición de debilidad, Johnson se presentó el jueves 26/9 en el Parlamento británico, un día después de que se reanudaran las actividades, para enfrentar preguntas y ataques de la oposición, y la desafió a que vote una moción de censura en su contra para allanar el camino a elecciones. 

"Este parlamento debe quedarse a un lado y dejar que este gobierno termine el Brexit o traer un voto de confianza y finalmente enfrentar un día de ajuste de cuentas con los votantes", dijo el primer minsitro.

En la que fue llamada la sesión "más brutal de la historia", Johnson fue muy criticado por utilizar un lenguaje considerado violento y divisorio. Se refirió a la ley opositora que ordena retrasar el Brexit como el "Acto de rendimiento" y la "Ley de la humillación", y dijo que posponer la salida sería una "traición" al pueblo.

Algunos legisladores le advirtieron a Johnson que fuese más cauto, recordando el asesinato político de Jo Cox en 2016, y que varios parlamentarios aún reciben amenazas, a lo que Johnson respondió que "nunca había oído tal tontería". 

Según el diario The Washington Post, el tono ofensivo de Johnson es parte de una estrategia electoral. 

"Su estrategia parece directa: ridiculizar al Parlamento como un grupo de debiluchos casados con la Unión Europea que no quieren cumplir con el mandato del pueblo de salir de la UE", explicó Gregory Katz, del Post.

"Es probable que no pueda cumplir con su promesa de hacer que el Brexit suceda el 31/10, pero se ha posicionado de cara a las próximas elecciones como para poder echar la culpa al Parlamento -y a la supuesta intransigencia europea- por haber mantenido a Gran Bretaña dentro del bloque."

Johnson estaría armando el escenario electoral de "el Parlamento versus el pueblo".

"Podemos ver lo que quiso hacer el primer ministro con ese lenguaje horrendo y divisorio ayer", dijo la laborista Lisa Nandy. "Podemos ver que es una clara estrategia electoral para exacerbar el odio e intentar dividirnos, y exacerbar el odio del pueblo contra el Parlamento."

La apuesta de Johnson, explica el Post, es que cuando haya elecciones nacionales, quizás en noviembre, los que apoyan el Brexit votarán todos por él mientras que los que están en contra, votarán divididos entre los partidos de oposición.

"Johnson ha sido regalado la oportunidad de presentar la próxima elección general como un enfrentamiento entre 'el pueblo' y 'el establishment'. Este mensaje resonará en millones de votantes británicos que desean el Brexit y no entienden cómo aún no sucedió", explicó Peter Harris en el portal National Interest.

Comentarios

Las tacticas de los Laboristas se aproximan mas y mas a las del Partido Democrata Estado Unidense. Son tacticas de "female card" como "su lenguaje o el tono de su voz me ofende". Son distraciones para tapar la pocision que no tiene sentido. El pueblo voto para el Brexit y el Parlamento no lo quiere otorgar por mas de tres anios. Es por eso que Parlamentarias Laboristas son amenazadas o sus sedes vandalizadas por el pueblo que esta muy enojado y ya tan cansado de esta comedia. Johnson tiene toda la razon!