Global

THE NEW YORK TIMES

La pregunta del millón: ¿Cómo Rusia se ha vuelto tan poderosa?

En 2014, apunta un artículo del New York Times, Barack Obama minimizó el poder de influencia que adquiriría Vladimir Putin, limitándolo al marco regional. 5 años después, qué equivocado que estaba. Desde la época de la Unión Soviética, explica Nina Khrushcheva, nieta de Nikita Khrushchev y experta en Rusia en la New School de Nueva York, Occidente ha leído mal una y otra vez a un país cuyas ambiciones son tan inmensas como su territorio.

¿Cómo es que Rusia, un país enorme pero cuyas cifras en materia de economía y otras importantes, no tienen demasiado brillo, se ha vuelto (nuevamente) una fuerza internacional tan potente?

Esta pregunta es el eje de un artículo que Andrew Higgins, excorresponsal en la zona, publicó en The New York Times.

Estados Unidos, enemigo implacable de Moscú durante la Guerra Fría, es gobernado ahora por un presidente que quiere buenos vínculos con la potencia rusa.

El Reino Unido, el otro miembro de una alianza trasatlántica que el presidente Vladimir Putin trabajó durante años por debilitar, se encuentra vigilando su propio ombligo en medio del caos que significa el camino de la salida de la Unión Europea que ha elegido.

El Medio Oriente, zona donde USA y Gran Bretaña solían tener fuerte influencia, está mirando cada vez más hacia Moscú.

Rusia ha provisto de sistemas misilísticos a Turquía, miembro OTAN, firmado contratos millarios con Arabia Saudita, se ha acercado a Egipto -viejo aliado estadounidense-, tomado un rol preponderante en la guerra civil libia (ni hablar de la siria), y parece estar caminando hacia una alianza con China.

En 2014, apunta el artículo, Barack Obama minimizó el poder de influencia que adquiriría Putin, limitándolo al marco regional. 5 años después, qué equivocado que estaba.

Desde la época de la Unión Soviética, explica Nina Khrushcheva, nieta de Nikita Khrushchev y experta en Rusia en la New School de Nueva York, Occidente ha leído mal una y otra vez a un país cuyas ambiciones son tan inmensas como su territorio.

Según el análisis del exembajador estadounidense en Moscú, Michael McFaul, lo que que el mundo tema a Putin es que, a pesar de tener en sus manos unas pocas cartas, "no tiene miedo de jugarlas".

El propio Putin pareció reconocerlo en la película de Oliver Stone: "El tema no se trata de tener mucho poder. Se trata de usar el poder que tenés de la manera correcta".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario