Leído

IMPEACHMENT

La insólita defensa de Trump: Si el presidente lo hace por su reelección, no es ilegal (¿?)

Jue, 30/01/2020 - 11:46am
Enviado en:
Por Urgente24

Si un presidente hace algo (como retener ayuda militar a Ucrania, a menos que el país investigue a su rival político) en pos de su reelección, porque cree que esta es lo mejor que le puede pasar al país, está actuando en el interés público. Eso dijo Alan Dershowitz, abogado del presidente, ante el Senado. El concepto, ampliamente rechazado, parece seguir la doctrina de Richard Nixon, quien, tras Watergate y su renuncia, dijo: "Cuando el presidente lo hace, significa que no es ilegal."

Contenido

El profesor emérito de Harvard, Alan Dershowitz, abogado del mandatario estadounidense, Donald Trump, en el juicio político que enfrenta en el Senado por haber presuntamente retenido fondos de ayuda a Ucrania a la expectativa de que las autoridades investigaran a su rival político, Joe Biden, y su hijo Hunter, presentó su argumento de defensa el miércoles 29/1, y vaya si dio que hablar. 

Dershowitz sostiene que aún si es demostrado que hubo quid pro quo (te doy una cosa a cambio de otra), entre Trump y el mandatario ucraniano, el presidente no habría cometido un delito susceptible de impeachment porque lo hizo en pos de su reelección, y dado que él -como cualquier otro político- cree que su elección a un cargo es de interés público, está actuando en favor del interés público. 

"Lo único que haría que un quid pro quo fuese ilegal, sería que que el quo (N de la R: lo que se le requiere al otro lado) fuese de alguna manera ilegal. Hay 3 motivos que una figura política puede tener: 1, un motivo de interés público. 2, su propio interés político. 3, su propio interés financiero. Quiero concentrarme en el segundo: cada oficial público que conozco cree que su elección está en el interés público. (...) Y si un presidente hace algo que él cree que le conseguirá la elección en el interés público, eso no puede ser el tipo de quid pro quo que resulta en impeachment." 

Según Aaron Rupar del portal Vox, el argumento otorga a los presidentes un poder sin límites para "pervertir" la política exterior, llenarla de trucos sucios destinados a mejorar sus propios prospectos políticos, definiendo cualquier cosa que hacen para quedarse en su puesto como parte del interés nacional. 

Así siguió la defensa de Dershowitz: "Sería un caso mucho más difícil si un hipótetico presidente estadounidense dijera a un hipotético líder de otro país, 'a menos que construyas un hotel con mi nombre en la entrada, y a menos que me des una coima de un millón de dólares, retendré estos fondos'. Ese es un caso fácil. Eso es puramente corrupto y puramente en el interés privado. Pero un caso intermedio y complejo es, 'quiero ser elegido. Creo que soy un gran presidente. Creo que soy el mejor presidente de la historia. Si no soy electo, el interés nacional sufrirá inmensamente'. Eso no puede justificar un impeachment." 

Dershowitz sostiene que ni la mala administración ni el abuso de poder son crímenes por los que se puede concretar el juicio político a un presidente, bajo la Constitución de Estados Unidos. Para el abogado, Trump debería ser exonerado porque no está acusado de un crimen específico o de "comportamiento criminal".

Según The Washington Post, el argumento de Dershowitz tomó a los senadores republicanos por sorpresa, y no todos estaban de acuerdo. 

El viernes 31/1, habrá una votación clave en el Senado, que decidirá si se llama a más testigos a declarar o no. Los republicanos están confiados de que podrán ganar esa votación y así evitar más testigos. 

"Su argumento estuvo más allá del absurdo. No tiene sentido en absoluto, esencialmente dijo que si el presidente Trump cree que su eleccción es buena para el pueblo americano, puede hacer lo que quiera", dijo la senadora demócrata Kirsten Gillibrand. 

Un artículo de Paul Begala en CNN recordó las palabras de Richard Nixon en una entrevista, tras haber tenido que renunciar en medio del escándalo de Watergate: "Cuando el presidente lo hace, significa que no es ilegal." En la misma línea, está la cita el rey Luis XIV: "L'etat c'est moi" (El Estado es mío). Desde hace siglos, los pueblos se rebelan contra la noción de que un gobernante está por encima de la ley. En la tradición angloamericana, el concepto de que un ley debe rendir cuentas ante la ley data de la Magna Carta de 1215.