Leído

TRUMP ES UN MAL PERDEDOR

La clave es la guerra tecnológica: acusan a Huawei de recibir dinero del gobierno chino

Jue, 26/12/2019 - 10:39pm
Enviado en:
Por Urgente24

Increíble que el Gobierno estadounidense apele a estas cuestiones cuando subsidia el desarrollo tecnológico de empresas con el argumento de la seguridad nacional, vía los contratos del Pentágono. Pero Donald Trump apela a todo para impedir que Huawei sea el nuevo líder de las telecomunicaciones globales. Se termina el 2019 y en consecuencia cierra otro año de la guerra comercial entre China y USA, pero no sin antes desatar otro escándalo en lo que se podría denominar el trasfondo del conflicto entre ambas potencias: la guerra tecnológica por el 5G. Por más acuerdos y poder que tenga Estados Unidos, China seguirá teniendo la tecnología de Huawei. Según The Wall Street Journal, el gobierno chino le pagó a Huawei, cerca de US$ 75.000 millones para empujar la innovación del país. Si bien desde la empresa lo niegan, la gran pregunta es: ¿qué significa esto en el futuro de la guerra comercial con USA de cara a 2020?

La guerra tecnológica entre China y Estados Unidos
Contenido

Este jueves 26/12, The Wall Street Journal publicó en exclusivo que el gigante tecnológico chino y rey del 5G en el mundo, Huawei, habría recibido ayuda financiera directamente desde el gobierno chino. US$ 75.000 millones es la cifra de la que habla el periódico norteamericano. Si bien desde la compañía lo negaron, también explicaron que la relación que la empresa tiene con el Estado es la misma que tendría con cualquier otra empresa privada. 

El periódico aseguró que Huawei logró no solamente "ofrecer condiciones más generosas en sus contratos y rebajar los precios de sus bienes un 30%", sino que también ahorrar aproximadamente alrededor de US$ 46.000 millones en consecuencia de la ayuda proporcionada por el Estado. El periodista en cuestión llevó adelante la investigación al analizar los datos de crecimiento publicados por la propia empresa. Aunque desde Huawei aseguran que sus acreedores solamente financiaron el 10% de sus gastos. 

Recordemos que Huawei y la tecnología 5G es una pieza clave en la guerra comercial entre Estados Unidos y China que si bien parece estar llegando a un puerto seguro por el momento, es decir la firma de la Fase 1, también existen muchos analistas que prevén que la guerra será infinita justamente porque el trasfondo de la cuestión no son las sanciones comerciales ni los aranceles por productos, sino que quién será el que controle el mundo tecnológico en el futuro. Facebook versus Tik Tok, Huawei versus Apple y Microsoft.

Es así que en mayo de 2019, cuando la guerra entre ambos países estaba en su punto más alto, Huawei apareció en la lista negra de Estados Unidos y en consecuencia se prohibió en el país occidental hacer negocios con Huawei y utilizar tecnología de ese origen. Esto por supuesto trajo múltiples quejas, especialemente por parte de Apple, quienes ya estaban pensando en mover su base de producción a China. La guerra por el 5G continúa y se extiende a otros continentes como África y Europa, esta es una de las tantas razones por las cuales Donald Trump decidió aumentar la tensión para con Alemania o España. 

Esta no es la primera vez que Huawei es acusado de ser financiado por el gobierno chino, en abril de 2019 The New York Times había llegado a la misma conclusión y desde la empresa también se habían negado a hacer acusaciones. El periódico en ese entonces había citado a fuentes de la inteligencia norteamericana. La independencia de la empresa fue recalcada más de una vez, aunque nunca existieron pruebas de lo mismo y no sería tan descabellado pensar que es una estrategia del gobierno chino para ir un paso más allá en la competencia con Estados Unidos. 

Esto lleva directamente a preguntarse por qué es lo que le deparará 2020 al conflicto entre ambas potencias. Desde South China Morning Post aseguran que podría tratarse de una nueva Guerra Fría, ya que lo importante ya no es la falta de desconfianza entre ambos países, sino que ya pasó a ser una rivalidad estructural que formará el balance de poder a nivel internacional. Ni siquiera el anuncio de la conclusión de la Fase 1 es suficiente para dar por cerrada y terminada la rivalidad, es más, muchos aseguran que lo ocurrido en 2019 fue solo el comienzo. 

"Un Washington que está sumido en la división política interna y la retirada del mundo, y un Beijing cada vez más combativo con su enfoque de diplomacia", explican desde el periódico hongkonés en referencia al lugar en el que se encuentran ambos países, con sus respectivos líderes y objetivos a largo plazo. También en un momento de la economía y de la política internacional donde los países todavía están intentando definir sus planes a futuro. 

Entre conflictos que están en el ojo de la tormenta, como anteriormente lo eran el Mar de China o Tibet, ahora están Hong Kong y principalmente la puja por la tecnología del futuro. A esto por supuesto se le suma la lucha de egos entre ambos mandatarios que es una de los principales elementos que dificultaron la firma de un acuerdo comercial, sobre todo porque los planes de Xi y de Trump son las dos caras completamente opuestas de la moneda del nacionalismo.

"La nueva normalidad es que la relación se ha vuelto más competitiva y conflictiva, pero ninguna de las partes ha abandonado la cooperación como un modo preferido de interacción", dijo a South China Morning Post, Zhiqun Zhu, el presidente del departamento de relaciones internacionales de la Universidad de Bucknell. El mismo explicó que la famosa Guerra Fría tan esperada entre ambos tardará más de lo que algunos creen, porque ninguna ´potencia está dispuesta a ahogar a la otra.