Leído

ELECCIONES 2020

Hasta en distritos republicanos los demócratas le pasan el trapo: ¿Será el fin de la era Trump?

Vie, 09/08/2019 - 9:41pm
Enviado en:
Por Urgente24

A medida que se acercan las elecciones de Estados Unidos que determinarán si el actual presidente Donald Trump continuará, o no, ocupando el cargo más importante e influyente en el mundo, lo que muchos de la comunidad internacional se preguntan es: ¿Quienes son los competidores de Trump? ¿Son sus políticas actuales útiles para su reelección? ¿Cómo mide en las encuestas y sobre todo, cuantas posibilidades hay para tener 4 años más de la mano del egocentrismo de Donald Trump?

Contenido

Si bien las elecciones de Estados Unidos no tendrán lugar hasta el próximo 3/11 de 2020, todos los candidatos ya dieron comienzo a su campaña, tanto demócratas como republicanos ya dieron a conocer sus estrategias, ideologías y planes de cara a las temáticas que más ocupan y preocupan a la ciudadanía norteamericana. Sin embargo, mientras del lado de los republicanos solamente está la figura del actual presidente Donald Trump, los demócratas todavía no tienen un candidato elegido.

Recordemos que ya tuvieron lugar dos vueltas de debates demócratas en las cuales todos los candidatos se reunieron, por primera vez en Florida y luego en Detroit para discutir sobre las distintas propuestas de cada uno de los postulantes. Hay que tener en cuenta que en Estados Unidos se celebran elecciones, primeramente internas, en este caso solamente del Partido Demócrata para decidir quien será el que se enfrentará a Trump en noviembre. 

Si bien al principio muchos apostaban por Bernie Sanders, el político senador por el estado de Vermont, y quien hasta semanas atrás iba segundo en las encuestas, luego de la postulación del ex vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, el panorama para el senador cambio y quedó segundo luego de Biden. Aunque esto no termina ahí ya que luego de la segunda ronda de debates, Sanders fue removido de los 3 primeros por el poder femenino de Elizabeth Warren y Kamala Harris.

Sin embargo, según algunas encuestas, como la realizadas entre el 06/08 y el 08/08 por medios como POLITICO, The Economist a nivel nacional, Sanders continúa como la segunda opción después de Biden. 

Primeramente, Warren representa el ala más progresista de los demócratas, es por eso que los moderados le declararon la guerra en, por ejemplo, políticas de salud pública, ya que ella propone que los programas de salud sean "para todos", incluidos trabajadores sindicales. Esto último por ejemplo le molesta a Tim Ryan el senador de Ohio, ya que en su distrito fueron testigos de eternas conversaciones entre Estado y trabajadores, así como sacrificios por parte de los industriales para obtener los beneficios que tienen hoy.

La pre candidata demócrata que ahora va segunda en algunas encuestas como la realizada el pasado jueves 08/08 por la consultora Monmouth en el estado de Iowa. La propuesta que más llamó la atención de los medios internacionales y de los empresarios fue que Warren piensa desmantelar los grandes monopolios de las empresas tecnológicas. Desintegrar gigantes como Facebook, Amazon o Google, una lucha que también está librando actualmente el presidente Trump.

Y por supuesto pasar una ley en la que se permita hacerle juicio político a quien sea el presidente que este a cargo, sin esperar a que termine el mandato del mismo. Claro que esta medida esta dirigida a Trump, a quien la parte demócrata del Congreso, especialmente de la Cámara de Representantes, intenta remover casi desde principios de su presidencia.

Por otro lado, una de las figuras a flote luego de los debates demócratas fue la de Kamala Harris, la senadora por el estado de California desde 2017. La misma se presenta como defensora de las minorías, tanto los afroamericanos como los latinos, teniendo en cuenta que ella tiene descendencia india y jamaiquina por parte de sus dos padres. 

Es así que con la bandera de los inmigrantes a la cabeza, la pre candidata en algunas encuestas se postula en el segundo puesto. Aunque en las que mayor porcentaje alcanza son en las realizadas en escenario californiano.

Sin embargo la misma adquirió mucho protagonismo luego de poner en jaque a Joe Biden en la primer ronda de debates tras cuestionarlo por sus decisiones en materia migratoria cuando pertenecía a la administración Obama, cuando fueron deportados 3 millones de inmigrantes ilegales, más de lo que están siendo actualmente con Trump. 

"No creo que usted sea un racista, pero eso fue hiriente”, dijo la pre candidata a Biden para luego recordarle que él colaboró y elogió reiteradas veces políticas de senadores racistas. Luego la misma siguió con su estrategia de ataque por las redes sociales donde publicó una imagen de ella cuando era pequeña y sufría discriminación en la escuela.

Pero, en todas las encuestas, quien va primero es Joe Biden, que si bien tuvo sus reveses, sea en el estado que sea y sea la encuestadora que sea, los sondeos lo posicionan primero. Hasta en una encuesta a nivel nacional realizada este viernes 09/08 por la empresa Civitas, Biden le ganaría a Trump por casi 10 puntos. Es por eso que cuando Biden anunció su candidatura lo primero que hizo fue declararle la guerra al presidente y viceversa.

"Si le damos Trump ocho años en la Casa Blanca, él alterará para siempre y fundamentalmente el carácter de esta nación", explicó Biden al lanzar su candidatura y ponerse en papel de defensor de la Primera Enmienda, los derechos fundamentales de los ciudadanos estadounidenses. Claro que a esto llegó la respuesta de Trump.

Como siempre a través de su arma mortal: su cuenta de Twitter, le dio la bienvenida a la carrera. Tratándolo de Sleepy Joe (dormilón Joe en inglés) y posteriormente de incapaz, el presidente le advirtió que se prepare ya que "lidiará con personas de ideas dementes". Desde ese momento que Trump supo que sería su rival más difícil ya que muchos esperan que sea una continuación de la administración Obama.

Por otro lado, el mandatario Trump también tiene sus problemas. Al parecer sus políticas y su forma de actuar no lo está ayudando en las encuestas. Si bien es un distrito con senadores y diputados republicanos,  en Carolina del Norte es bien recibido y lograría ganarle a Warren, a Harris, según el medio The Economist, solamente el 35% del país cree que Trump está haciendo un buen trabajo dirigiendo el país, mientras que un 58% lo desaprueba. Claro que estas cifras cambian con los días, las decisiones y los estados.

Antes de los tiroteos en Texas y en Ohio, ambos distritos republicanos, la aprobación de la administración Trump era, según una encuesta de Gallup, del 42%, luego en una de Reuters, bajo a 33%.

A esto por supuesto se le suma su lucha con la Reserva Federal, las sanciones a China, que hacen perpetuar la guerra comercial y ponen en peligro el futuro de la economía norteamericana. Así como su política exterior y también sus constantes dichos amenazantes contra países con arsenal nuclear como podría ser Corea del Norte o Rusia, sobre quienes también impuso sanciones, o la situación en Venezuela, con la cual amenaza con intervenir militarmente desde fines del año pasado. Sin embargo, ningún candidato demócrata se refirió a sus planes en política exterior.

Claro que también su accionar en el interior del país cuestiona su figura, teniendo en cuenta que muchos lo acusan de haber interferido en las elecciones de 2016, de nunca haber querido entregar al congreso sus finanzas personales, o el hecho de enfrentarse a los medios constantemente y llamarlos "noticias falsas" a todo lo que no pertenezca a la cadena oficialista: Fox News. Sin embargo, el panorama electoral puede cambiar en un segundo, más teniendo en cuenta que falta más de un año para las elecciones y que el escenario internacional está en un momento de pura incertidumbre.

Por supuesto que así como hay personas que lo critican, hay otras que lo apoyan, y con mucha seguridad, y es a esos a quien les habla Trump en su cuenta de Twitter, y es a ellos a quien el presidente busca satisfacer: a su electorado, es por eso que se niega a hacer una legislación que prohíba las armas, y es por eso y por su ideología que toma una posición contraria a la inmigración, prometiendo "Hacer a América Grande Otra Vez".

Aunque dentro de los republicanos, ya hay muchos que se le oponen, en su mayoría empresarios o la parte no tan extrema del partido que por ejemplo teme por el déficit en el que puede caer Estados Unidos sino se reactiva la economía y continua la guerra comercial con China.