Leído

RESTABLECE PRESUPUESTO DE SEGURIDAD

En medio del juicio político, Trump da marcha atrás con las medidas que lo inculparon

Jue, 30/01/2020 - 7:51pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras en el Senado hace 2 semanas que se lleva adelante el juicio político a Donald Trump, el cuál ahora concluye con una fase de defensa por parte de los abogados de la Casa Blanca y preguntas a los gerentes del impeachment, la administración Trump anuncia marcha atrás con el recorte de presupuesto a Ucrania que en primer lugar los llevo al Congreso. En tanto, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, viaja hacia Kiev para una reunión clave con los líderes de la región.

Donald Trump junto al presidente de Ucrania, Volodymir Zelenski.
Donald Trump junto al presidente de Ucrania, Volodymir Zelenski.
Contenido

Este jueves 30/01,  la Oficina de Administración y Presupuesto confirmó que la administración de Donald Trump está dispuesta a dar marcha atrás con las medidas tomadas sobre la asistencia a Ucrania. Recordemos que una de las grandes amenazas por parte de Donald Trump al presidente ucraniano, Voldymir Zelenski fue nada más y nada menos que recortar la asistencia en seguridad que hace tiempo Estados Unidos le provee a Ucrania. Esto mismo lo llevó a un juicio político.

Donald Trump es acusado de lo que en el escenario político norteamericano actual se conoce como "quid pro quo" (favor por favor). El mandatario le pidió a su homólogo ucraniano que investigue los negocios en el país de su opositor político demócrata y líder de las encuestas, Joe Biden, y de sus familiares. En consecuencia, en los últimos informes de presupuesto Trump decidió hacer un recorte y se excusó diciendo que su decisión estaba basada en la corrupción que existe en el país.

Aunque claro cuando se dieron a conocer las conversaciones entre los líderes, Trump quedó completamente en evidencia. En consecuencia comenzó el juicio político en el que actualmente se encuentra en el Senado y cuyo asunto principal por el momento es si convocar o no a nuevos testigos, entre los que entraría el ex Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien al parecer tendría datos comprometedores contra el presidente. 

Pero ahora volviendo a Ucrania y la nueva decisión de la Casa Blanca de mantener los niveles de presupuesto y dar marcha atrás con los recortes anteriores, Kiev (ciudada capital ucraniana) recibe dinero en seguridad por parte del gobierno norteamericano desde por lo menos la anexión de la región de Crimea por parte de Rusia. Un portavoz de la Casa Blanca habló con The Washington Post en condición de anonimáto y aseguró que "el presupuesto ampliaría los niveles de financiación existentes". 

Si bien el presidente sabe que el Senado es de mayoría republicano y es prácticamente imposible que sus compañeros de partido voten a favor de su destitución, la abolición inmediata que el esperaba podría ser algo difícil, teniendo en cuenta que muchos senadores apoyan la iniciativa de convocar a nuevos testigos. Esto por supuesto perpetuaría el caso y las sesiones en el Senado. 

En tanto, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, quien dice no haber estado involucrado para nada en las conversaciones y negociaciones con el gobierno ucraniano, está viajando a Kiev para llevar adelante un encuentro con los países principales de  Europa del Este y Asia Central. Claro que esto no es más que una forma de demostrar el apoyo de Estados Unidos a Ucrania, a pesar del juicio político, y sobretodo las buenas intenciones. Aunque sus supuestas declaraciones lo atormentan al funcionario estrella de la administración Trump.

 "¿Crees que los estadounidenses se preocupan por Ucrania? ", habría dicho Pompeo a un periodista de NPR, un medio local en Estados Unidos. El mismo dio a entender lo que muchos ya saben: al gobierno de Trump lo único que le importa realmente es el impacto que sus acciones tienen en la población norteamericana, ese es el límite, y es uno muy amplio. Tanto que lo llevó hasta la silla de acusado en el Capitolio. Por su parte, el presidente ucraniano parece estar inmune a toda la situación que ocurre en Estados Unidos, y según dijo el analista político Volodymyr Fesenko, tampoco tiene intenciones de involucrarse.