Leído

DURÍSIMO CHOQUE TELEVISIVO

En la noche de Bloomberg, la estrella fue Warren

Jue, 20/02/2020 - 9:37am
Enviado en:
Por Urgente24

"Michael Bloomberg puede haber comprado el camino que lo llevó hasta el escenario del debate en Las Vegas el miércoles por la noche, pero el resto de nosotros estamos en deuda con él", escribió John F. Harris en la web Politico, que muchísimo critica al empresario precandidato. Luego del confronto televisivo de los precandidatos demócratas el 19/02, agregó Harris: "Estos rituales de una vez cada dos semanas se habían vuelto tan familiares que mirarlos hasta el final era un esfuerzo. Sin embargo, cualquier persona interesada en el futuro del Partido Demócrata no tuvo problemas en pasar las dos horas de este último. Fue estridente y en ocasiones grosero, también sustantivo y relevante para la elección que los demócratas están tomando. Como mínimo, estuvo libre de artificios."

La web Politico agradeció a Bloomberg porque su presencia devolvió interés al debate entre los demócratas ya que el ritual estaba harto aburrido.
Contenido

Hay un dato concreto que es lo que rescata John Harris en Politico: la presencia de Michael Bloomberg logró darle nuevos bríos a la carrera entre los precandidatos demócratas. De pronto, el debate se ha vuelto interesante cuando parecía aburrido.

Es cierto que es un choque brutalmente desigual porque es 'todos contra Mike' pero Bloomberg sabe defenderse también, tal como le asestó ese mandoble a Bernie Sanders, diciéndole lo que todos callan pero es cierto, que sus políticas ya se han probado y fueron deficientes: "Se llamaba comunismo y simplemente no funcionó". 

Sanders reaccionó: "Ese es un golpe barato", y dijo que lo que él representa es el socialismo democrático, no el comunismo.

Bloomberg fue la atracción principal del debate presentado por NBC News, ya no en breves comerciales de televisión, vestido con el atuendo heroico de un magnate convertido en Cincinnatus listo para dejar su terminal de datos financieros y tomar su espada contra el presidente Donald Trump.

La presencia del ex alcalde de Nueva York, que avanza en las encuestas gracias a una avalancha histórica de publicidad autofinanciada, hacía prever mucho resentimiento de sus rivales.

“Para ganarle vamos a necesitar la mayor participación electoral de la historia de Estados Unidos” y eso “no lo haremos” con un candidato como Bloomberg, dijo Sanders en el minuto 1 del debate, citando su pertenencia a la clase de los multimillonarios y su política de registro de sospechosos (stop and frisk) que penalizó a negros y latinos. 

“Los demócratas correrían un enorme riesgo si queremos sustituir un millonario arrogante por otro”, apuntó por su parte Elizabeth Warren. 

“Necesitamos a alguien diferente a Trump, no alguien mas rico”, apuntó Amy Klobuchar, quien denunció la sugerencia del equipo de Bloomberg de que ella y otros candidatos deberían retirarse de la carrera para dejarle libre el espacio del centro.

El debate en Las Vegas ocurrió 4 días de las primarias de Nevada. Bloomberg ni siquiera aparece en las papeletas en Nevada. Su campaña se ha saltado los 4 Estados donde tradicionalmente se prueban las campañas, Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, para concentrarse en los grandes estados donde se reparten la mayoría de los delegados, como California, Texas, Nueva York, Florida, Pensilvania e Illinois. California y Texas votan el 03/03 en el llamado supermartes. Ahí se conocerán las posibilidades de Bloomberg. 

Los senadores Bernie Sanders, Amy Klobuchar y Elizabeth Warren, el alcalde Pete Buttigieg y el exvicepresidente Joe Biden arremetieron contra el controversial hombre de 78 años, ex republicano, ex independiente, ex alcalde de Nueva York.

La senadora Amy Klobuchar dijo: “Es bueno que Bloomberg esté en este escenario porque aquí no se puede esconder tras los anuncios de televisión”.

Pero también fue la gran noche de Elizabeth Warren, quien jugó a todo o nada, tal como no se la había visto en los debates anteriores.

Ella tuvo su mejor debate hasta el momento. “Quiero decir contra quién nos presentamos. Un millonario que llama a las mujeres 'viejas gordas y lesbianas con cara de caballo', y no estoy hablando de Donald Trump, hablo del alcalde Bloomberg”. Fue su primera intervención. “No vamos a sustituir a un millonario por otro”, remachó Warren.

La llegada de Bloomberg, así como la inminencia del Súper Martes el 03/03 y sus consecuencias descomunales, parecían invocar algo extra de la ex-líder Elizabeth Warren. 

Su actuación fue articulada, agresiva, audaz.

Warren preguntó directamente al magnate por casos de acoso y abusos de los que ha sido acusado como empresario y que se resolvieron con acuerdos de confidencialidad. Warren le preguntó cuántos eran y si pensaba liberar a las mujeres de esos acuerdos para que pudieran contar su versión. 
Esos casos se limitan a “mujeres a las que no les gustó alguna broma”, dijo Bloomberg, reforzando la imagen que de él quería dar Warren. Los moderadores permitieron a Warren insistir como un fiscal de televisión. Era el minuto 46 del debate. Bloomberg se negó a liberar a las mujeres de esos acuerdos de confidencialidad y dijo que sería injusto para las partes que los firmaron. Se escucharon, por primera y única vez, abucheos entre el público.

Pero había quedado claro: como alcalde, Bloomberg instauró políticas discriminatorias contra minorías. Como empresario, tapó acusaciones de abusos en el trabajo. Como candidato, no piensa enseñar su programa de impuestos. 

Pero cuidado con las imágenes que distorsionan. Bloomberg apela a los cortos televisivos porque no da bien en los debates, transmite arrogancia y pierde la paciencia con facilidad. 

Ahora bien, es totalmente cierto lo que transmitió el ex presidente del Comité Nacional Demócrata, Terry McAuliffe, por CNN: muchos millones más de personas han visto los anuncios de Bloomberg, pagados con un presupuesto de campaña que hasta ahora ha gastado cerca de US$ 400 millones, que quienes vieron el debate o verán los debates, o la cobertura de lo sucedido.