Leído

PROMETEN NUEVAS PROTESTAS

En Hong Kong comenzó el diálogo con el gobierno: los manifestantes no están contentos

Jue, 26/09/2019 - 5:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

Si bien en Hong Kong continúan las protestas y la negación a ceder frente a la presión del gobierno chino, después de 17 semanas de disturbios, violencia y represión, las autoridades del país que todavía sigue dependiendo en parte del régimen de Xi Jingping, decidieron entablar un diálogo con los manifestantes e intenta resolver la problemática actual. Sin embargo, Carrie Lam, la presidenta hongkonesa se enfrentó a críticas y preguntas provenientes de la multitud por casi 2 horas.

Contenido

"Los hongkoneses son más fuertes de lo que imagina: ¡cinco demandas, ni una menos!", gritó hacia la mandataria uno de los manifestantes apuntando a todas las reformas e investigaciones que se demandan desde la sociedad de cara a producir un cambio en la comunidad de Hong Kong, y claro intentar la independencia de Hong Kong sobre el régimen chino. Ese tipo de preguntas son las que enfrentó la líder de Hong Kong, Carrie Lam, en el comienzo de los diálogos con los jóvenes manifestantes. 

Algo de lo que ya se viene hablando desde mediados de agosto, es el establecimiento de un lugar de diálogo entre Estado y población. Por lo menos eso era lo que había propuesto Lam luego de ser víctima de casi una persecución política por parte de los manifestantes, quienes e pisan los talones desde que presentó su proyecto de ley de extradición a China. La misma había asegurado que desde el gobierno estaban comprometidos a escuchar lo que la gente tenga que decir”, algo que supuestamente realizarían de manera ordenada, sincera y humilde.

Este jueves 26/07 fue el día de cumplir la promesa y así, miles de manifestantes y por supuesto, la policía, se reunieron en el Estadio Queen Elizabeth de Wan Chai, en Hong Kong, donde tuvo lugar el gran evento. Las preguntas realizadas, de una conferencia que duró casi2 horas, fueron desde su relación con China, el proyecto de extradición, y las investigaciones sobre la violencia policíaca de Hong Kong sobre los manifestantes. Aunque solamente 130 fueron los jóvenes que ingresaron al evento, cuando lo habían solicitado casi 20.200.

También, el despliegue de seguridad fue estricto, con más de 3.000 oficiales ubicados alrededor del establecimiento. Al mismo tiempo, las medidas de seguridad también incluyeron: la prohibición de la entrada de cascos y máscaras antiguas. En tanto, los manifestantes que quedaron afuera se encontraban gritando frases y consignas e insultar a la policía.

“Las banderas y emblemas nacionales fueron profanados. Los maestros tienen sentimientos contra la policía, mientras que los manifestantes queman estaciones de metro. Estoy realmente desconsolado al ver todo esto. ¿Qué tipo de señal estamos enviando a las regiones vecinas?", atacó uno de los jóvenes que preguntaban y pidiendo algún tipo de explicación con respecto a la situación actual del país. "La confianza en el gobierno ha caído por un precipicio, pero espero restaurar esto a tiempo, al menos en parte", expresó Lam. 

Recordemos que Lam también estuvo inmersa en un conflicto político donde se revelaron audios de ella diciendo: "renunciaría si tuviera otra opción", dejando en claro que Beijing está detrás completamente. En las mismas declaraciones. Lam aseguró que ella tenía un espacio muy limitado para hacerse cargo de la crisis y que ya habría renunciado si tuviese la oportunidad, dando a entender que está controlada por las decisiones de las autoridades chinas. Si bien luego esas acusaciones fueron resueltas, tildó a Lam de insatisfecha y de estar bajo órdenes chinos. 

Esto fue reflejado durante las preguntas ya que uno de los que asistieron dijo: "Todos sabemos que usted no está a cargo", explicó un hombre que llevaba una máscara negra. "Entonces, realmente no hay mucho que decir", concluyó dejando a la Lam en jaque. 

Sin embargo, y en respuesta a muchas de las preguntas que exigían la liberación de detenidos políticos, Lam dijo: “Algunas de las exigencias planteadas por los manifestantes, como la puesta en libertad de los detenidos, no se pueden aceptar porque no se corresponden con el Estado de derecho”. Una respuesta que no recibió mucha simpatía, ni por parte de quienes estaban adentro ni los que estaba afuera.

Luego de la reunión, Lam vio los resultados de su intento de "hacer las paces": nada, los manifestantes construyeron barricadas en la salida del estadio para evitar que la mandataria y otros miembros de su gabinete abandonen el lugar. Los dejó insatisfechos, ya que no hacían caso a las órdenes de la policía. En consecuencia, ya convocaron nuevas protestas para el próximo fin de semana, algo que tiene en alerta a China, teniendo en cuenta que está próxima a la conmemoración de los 70 años de la fundación de la República China, para lo que Xi tiene organizado un gran evento.