Leído

MUCHO RUIDO ORAL

En España, lo previsible: Sánchez no tiene 2/3 pero el martes 07/01 sería Presidente

Dom, 05/01/2020 - 10:05am
Enviado en:
Por Urgente24

En Madrid, tal y como estaba previsto, Pedro Sánchez no ha superado la 1ra. votación de investidura para la que se requiere mayoría absoluta de 176 votos. El candidato a la Presidencia del Gobierno español ha logrado 166 apoyos, los 120 del PSOE y 34 de Unidas Podemos, que esperan gobernar en coalición con los socialistas. La diputada Aina Vidal de la formación morada no ha podido votar, porque está enferma y no ha pedido el voto telemático. Sí lo han hecho a favor de Sánchez los 2 diputados de Más País, el partido de Íñigo Errejón, los seis del PNV, incluido Íñigo Barandiaran, que también está enfermo, pero que ha emitido su sufragio por vía telemática,y los de Compromís, Teruel Existe, BNG y Nueva Canarias.

Contenido

2da. sesión de del debate de investidura de Pedro Sánchez, pero la 1ra. con votación. Tras una sesión agitada, en la que se han producido fuertes ataques a los partidos constitucionalistas, Sánchez logró 166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. La 2da. votación, en la que sólo hará falta mayoría simple, se traslada al martes 07/01.

Todo esto era previsible por más que la prensa opositora haga un escandalete y la prensa oficial mire hacia otro lado. El próximo Presidente del Gobierno de España nunca será resultado de las mayorías sino por escaso margen: lo dicen los sufragios reiterados que ha padecido el Reino, nunca una fuerza partidaria con mayoría amplia y consolidada.

La Constitución requiere la mayoría absoluta de la Cámara y el líder socialista no la logró pero se quedó cerca. 

La votación de este domingo, 5 de enero, funcionó a modo de ensayo de la que ocurrirá en 48 horas, la definitiva, en la que si se repiten los números sí logrará ser elegido nuevo jefe del Ejecutivo, y podrá gobernar en coalición con Unidas Podemos, cabalgando en una legislatura probablemente inestable y con una durísima derecha enfrente.

La votación de investidura dejó el marcador previsto, con una ventaja mínima sobre los contrarios a su elección. 

El candidato socialista obtuvo 166 votos a favor: PSOE (120), Unidas Podemos (34, y no 35, porque la baja por enfermedad de la diputada de En Comú Aina Vidal), PNV (6), Más País-Equo (2), Compromís (1), BNG (1), Teruel Existe (1) y Nueva Canarias (1). Sánchez cosechó 165 noes: PP (88), Vox (52), Ciudadanos (10), Junts per Catalunya (8), CUP (2), Navarra Suma (2), Foro Asturias (1), Partido Regionalista de Cantabria (1) y Ana Oramas (Coalición Canaria), que se desmarcó del mandato de su partido, que había acordado la abstención. 

Fueron 18 las abstenciones: las 13 de ERC y las 5 de EH Bildu.

Entonces los votos del oficialismo serían 166, y no 165, porque la diputada de En Comú Aina Vidal, gravemente enferma, no pudo tramitar su voto telemático, pero estará el martes 07/01.

El resultado de este 05/01, víspera de Reyes, un ajustadísimo 166-165, bastaría para investir a Sánchez el martes, porque la Constitución exige mayoría simple (más síes que noes), pero la previsión es que para entonces pueda sumarse al pleno Aina Vidal. 

Queda por ver si de aquí al martes algunos grupos pequeños cambian de posición, aunque 'a priori' no se cuenta con ello. 

La votación, que arrancó pasadas las 12:00 —y por la diputada que había sido elegida por sorteo, Mar García Puig—, era el corolario de una 2da. sesión en el Congreso tremendamente agitada, que arrancó con la intervención de la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, respondida desde la bancada del Partido Popular por sus alusiones a Arnaldo Otegi y sus críticas al Rey. 

El recinto quedó por momentos fuera de control, y la derecha denunció que Sánchez no defendió las instituciones, ni al monarca ni a las víctimas del terrorismo.

La intervención de EH Bildu, con duras críticas a la Constitución y a Felipe VI, provocó gritos de "¡Libertad¡" por parte de la bancada del PP.

El discurso de Aizpurua abundó en interrupciones. El propio Pablo Casado ha gritado desde su escaño varias veces en contra de la representante de Bildu. "¡Nos matabais a nosotros!", vociferó.

Varios diputados, en un ambiente muy crispado, se han dirigido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. "¡Toma nota!", le han dicho. 

El líder de Vox, Santiago Abascal, abandonó el hemiciclo, en repudio a EH Bildu.

La diputada abertzale Mertxe Aizpurua ha anunciado que no obstaculizará el Gobierno de coalición de Sánchez y Pablo Iglesias con su "abstención activa". Fue la manera de Bildu de ratificar que no daría su apoyo al oficialismo. Y también le ha recordado al PSOE que María Chivite preside Navarra gracias a Bildu.

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, pidió calma y respeto para la oradora y recordó que la Constitución ampara que sus señorías puedan defender sus posiciones mediante la palabra, "no mediante el grito y el insulto", y que aunque en estas 2 jornadas de debate se hayan escuchado afirmaciones "execrables", "absurdas" y hasta "falsas", su obligación es garantizar la libertad de expresión. 

"A la derecha y a la ultraderecha no les duele España, les duele no gobernar España y ese dolor se les hace insoportable", replicó posteriormente el propio presidente socialista.

Sánchez

En su última intervención del debate de investidura, el candidato, Pedro Sánchez, además Presidente en funciones, se ha dirigido a su propia bancada para hacer un alegato contra las presiones que han sufrido sus diputados. 

Sánchez ha querido "trasladar su reconocimiento y apoyo a los 120 diputados socialistas que en los últimos días han sufrido una campaña de acoso". 

Se ha referido, especialmente, al llamamiento que hizo en la jornada anterior la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el que llamaba al transfuguismo al grupo socialista.

"Vamos a abrir una nueva etapa con altura de miras y responsabilidad. Vamos a dialogar incluso con aquellos que nos insultan. Tenemos 140 años de vida y somos trascendentes, por eso esta coalición progresista es el mejor antídoto para los extremismos. Por eso pido moderación y progreso", insistió el secretario general del PSOE.