Leído

CONFLICTO VIVO

En el aniversario de la toma de rehenes de 1979, Irán inaugura 30 centrifugadoras para enriquecer uranio

Lun, 04/11/2019 - 1:28pm
Enviado en:
Por Urgente24

El 4/11/1979, menos de 9 meses después de ser derrocado el último shah, un grupo de estudiantes partidarios de la revolución islámica tomó la Embajada de USA en Teherán exigiendo que USA extraditara al shah. La crisis terminaría 444 días después, con la muerte del derrocado soberano en Egipto y la liberación de 52 diplomáticos estadounidenses. La celebración del 40 aniversario de ese día llega en un escenario de creciente tensión entre Washington y Teherán, que aprovechó la ocasión para anunciar nuevas violaciones al pacto nuclear -que Europa prentede salvar tras la salida de USA-.

Contenido

En el marco de su alejamiento del acuerdo nuclear firmado con las potencias en 2015, Irán anunció este lunes 4/11 que está actualmente produciendo 5 kilos diarios de uranio enriquecido, 10 veces más que lo permitido según el pacto, y que ha puesto en marcha 30 centrifugadoras avanzadas IR-6 para enriquecer uranio. Con el anuncio, que fue hecho el jefe de la Organización de Energía Atómica iraní, Ali Akbar Salehi, el número de centrifugadoras de este tipo utilizadas por Teherán pasa a 60. Salehi también ha dicho que su país se encuentra desarrollando un prototipo de centrifugadora que trabajará 50 veces más rápido que las permitidas en el marco del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), según declaraciones recogidas por AP. 

Irán comenzó a reducir el cumplimiento de sus compromisos con el pacto nuclear en mayo pasado, un año después de la retirada unilateral de USA del mismo, una de las potencias firmantes, que recomenzó con sanciones al país. Europa intenta salvar el pacto y llamó a Teherán a seguir cumpliendo con el programa. No obstante, Teherán asegura que los países europeos firmantes no han hecho lo suficiente como para cumplir con su parte, de cara a las sanciones impuestas por USA, por lo que no ven por qué ellos sí deberían quedarse. 

El anuncio iraní coincide con el 40 aniversario de la toma de la Embajada estadounidense en Teherán, en 1979, y el inicio de la crisis de los rehenes, que duró 444 días. La fecha fue celebrada con manifestaciones anti-USA en varias partes del país. "Estados Unidos es como un escorpión con veneno mortal que te sigue importunando cuando ya está aplastado", declaró el general de división Abdolrahim Musavi, comandante en jefe del ejército iraní, según Swiss Info. "La única vía para seguir avanzando es mantener el espíritu revolucionario, fundado en la prudencia y la obediencia al Guía" supremo iraní Ali Khamenei, agregó el militar. Negociar con Estados Unidos equivaldría a aceptar la "sumisión y la derrota", dijo citando al ayatolá. La televisión del Estado iraní divulgó imágenes de las manifestaciones. Según la agencia Mehr, "millones de personas participan en estas manifestaciones" en todo el país, con pancartas con mensajes como: "Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, victoria para el islam." 

El 4/11/1979, menos de 9 meses después de ser derrocado el último shah, un grupo de estudiantes partidarios de la revolución islámica tomó la Embajada de USA en Teherán exigiendo que USA extraditara al shah. La crisis terminaría 444 días después, con la muerte del derrocado soberano en Egipto y la liberación de 52 diplomáticos estadounidenses, explica Swiss Info. La celebración del 40 anviersario de la toma de rehenes llega adicionalmente cuando los aliados de Irán en Irak y el Líbano enfrentan protestas masivas. Anoche un grupo de manifestantes atacó el consulado iraní en Karbala, Irak -una ciudad sagrada para los  chiitas-. 3 personas murieron en el ataque y 19 resultaron heridas. 

Por otro lado, el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, dijo desde Budapest que Teherán pone en peligro el acuerdo nuclear con sus incumplimientos. "Irán no hace otra cosa que jugar con el acuerdo. Queremos que vuelva al acuerdo", declaró Maas a la prensa tras reunirse con el jefe de la diplomacia húngara, Péter Szijjártó.