Leído

MILITANCIA FEMINISTA EN EL CATOLICISMO

El Vaticano deja ir a la representante del género femenino en la Iglesia

Mar, 26/03/2019 - 10:36pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El Vaticano continua envuelto en escándalos, después de haber sido el centro de los escándalos por abuso sexual en los últimos meses, el martes 26/03, perdió a Lucetta Scaraffia, la defensora de las mujeres en la institución y fundadora de la revista suplementaria de la Santa Sede, Women Church World. La misma en su última edición denuncio el acoso de los sacerdotes a las monjas miembros de la institución, lo que al parecer no fue muy bien recibido por las autoridades religiosas.

Contenido

El 26/03, Women Church World, la revista del Vaticano que destaca y analiza el lugar de la mujer en la Iglesia, perdió a su fundadora, Lucetta Scaraffia, y a su equipo de 11 empleados, quienes hace 7 años se encargan del medio de comunicación de la institución. La razón: se sentían sofocadas por el accionar de la institución en cuanto a temas femeninos.

A través de una carta dirigida al Papa Francisco I, las trabajadoras de la revista que era publicada una vez por mes como suplemento del diario, L'Osservatore, decidieron dejar su trabajo porque “ya hace tiempo nuestra línea editorial les molesta”, explicó Scaraffia para luego asegurar que el punto de inflexión fue el intento de deslegitimación por parte de la Santa Sede. 

En el documento, que fue publicado por la agencia de noticias estadounidense, Associated Press, Scaraffia acusó a la Iglesia de preferir a las mujeres elegidas por la administración masculina y "consideradas confiables",en otras palabras, mujeres que no alcen la voz lo suficientemente alto.

La edición impresa, represento por más de 7 años a la porción femenina de una institución masculina en su totalidad, donde históricamente los derechos de la mujer no están representados en igualdad de condiciones que los de los hombres, donde los muros para el género femenino o para la comunidad homosexual siempre fueron controversialmente altos. 

Según lo publicado por la agencia, la decisión se tomó a principios de año, luego del nombramiento de Andrea Monda, como nuevo editor del diario L'Osservatore. El mismo, al parecer, no es un hombre de confianza a los ojos de Scaraffia ya que lo acusa de querer volver a la limitar la libertad de expresión del género femenino: “contrariamente a lo que busca el Papa Francisco”, explicó la líder feminista. 

Aunque Monda negó cualquier tipo de interferencia y deslegitimación, ya que dice abogar por un diálogo verdaderamente libre.

Scaraffia, además de ser periodista y profesora de historia, fue conocida por la comunidad católica como la impulsora de la publicación de grandes temas, entre ellos el recientemente reconocido públicamente por el Papa Francisco: abuso a las monjas por parte de sacerdotes. 

Cuando este artículo salió a la luz a principios de febrero de 2019, Scaraffia señaló en una entrevista: “Por fin, ahora muchas mujeres tendrán el valor de hablar sobre el tema y denunciar a sus abusadores”.

El artículo que dio cuenta de una realidad incómoda e inverosímil para las reglas de la institución, cayó como una bomba para la Iglesia ya que ocurrió en medio de las denuncias por abuso sexual a niños por parte de Obispos y sacerdotes en todo el mundo. Entre ellos, el Cardenal Pell en Australia y la investigación en agosto 2018 que denunciaba abusos en 6 diócesis católicas en Pensilvania (Estados Unidos), donde más de 300 sacerdotes fueron culpados y casi 1000 niños las víctimas.

Si bien en la histórica cumbre sobre el abuso en la Iglesia organizado por el Papa Francisco en febrero 2019 muchas mujeres miembros de la institución fueron asignadas con roles más que participativos, la situación al parecer no era igual en los medios de comunicación de la Santa Sede.

Tras la cumbre, Scaraffia, explicó que si bien el evento había sido un gran avance, los obispos continúan ejerciendo el papel de controladores actuando como si fueran inocentes porque no hay ningún tipo de control sobre ellos por parte de la Iglesia. Además, resaltó la necesidad de la presencia femenina en la institución y no en puestos inferiores, “me las imagino hasta como Secretarías de Estado”, aclaró al diario español El País.

Pero, teniendo en cuenta la relevancia social y cultural de la Iglesia, ¿puede ser la falta de representación femenina una causa de la caída de la credibilidad de la institución?