Leído

SIGUE EL PARO Y MÁS PROTESTAS EL MARTES

El caos en Francia puede seguir hasta Navidad: ¿hasta cuándo aguanta Macron?

Vie, 06/12/2019 - 3:02pm
Enviado en:
Por Urgente24

Como ya se pudo observar, América Latina no fue la única región que estalló en protestas durante los últimos meses, es así que Francia, el país menos pensando también tuvo su jornada que continuará durante el fin de semana, la semana siguiente y posiblemente hasta Navidad. Lo que muchos medios europeos fantaseaban con que fuera pasajero, parece perpetuarse contra el presidente Emmanuel Macron, quien por cierto ya aseguró que no estaría dispuesto a levantar la reforma de pensiones por la cuál 800.000 personas salieron a las calles.

Contenido

Las protestas llegaron con mucha fuerza a Europa. Lo que empezó en Asia con Hong Kong, siguió en 4 países de América Latina y también tuvo sus puntos de conflicto en Medio Oriente con las grandes protestas en Irak e Irán, ahora es el turno de Francia que parece ser la que representará a Europa en la moda de estallidos y crisis sociales. Si bien Gran Bretaña ya anteriormente vio los comienzos con las huelgas por el Brexit, las causas eran y todavía son políticas, lo que sucede en Francia es estrictamente de disconformidad social.

Es así que luego de una jornada de protestas que paralizó uno de los países más importantes de Europa, el pasado jueves 05/12, las asociaciones sindicales aseguran que lo que sucedió en la primer jornada no fue suficiente y contrariamente a lo que predecían muchos de los medios europeos, las manifestaciones violentas en Francia serán algo recurrente. Ya existe una convocatoria para el próximo martes 10/12 y avisan que podría seguir hasta por lo menos fin de año.

El Louvre cerró algunas de sus galerías, y el Palacio de Versalles cerró completamente sus puertas. Gran problema para los turistas que llegan a Francia todos los días y quieren visitar los típicos monumentos históricos. Mientras que las carreteras también están intransitables desde este viernes 06/12 por la mañana con casi 350 kilómetros de atasco. 

Laurent Djebali, de la Unión Nacional de Sindicatos Independientes para el transporte, dijo: "Estamos listos para continuar hasta Navidad". Mientras el 90% de los trenes están cancelados por el fin de semana y por lo menos hasta el martes siguiente, y el 20% de los vuelos también están cancelados, ninguna de las partes piensa ceder en la crisis social francesa: el gobierno de Macron se niega a ceder en la tan cuestionada Reforma Previsional y los sindicatos están dispuestos a todo. 

Recordemos que las protestas tienen como raíz la disconformidad con las políticas que toma el presidente Macron desde que asumió su cargo en 2017. Si bien se enfrentó anteriormente a protesta, como la del grupo de extrema derecha, los Chalecos Amarillos, que causaron un revuelo e incidentes en París durante días consecutivos, la del pasado jueves fue la protesta más grande en el gobierno de Macron.

Sin embargo no es la primera vez que esto sucede en París, la última vez fue en 1995 cuando l primer ministro Alain Juppe abandonó su plan de reforma de pensiones después de que las huelgas paralizaron al país durante aproximadamente un mes: ¿será igual el caso de 2019?

Al parecer Macron está convencido con sus políticas, sin importar los efectos que estás puedan poner, según explica el diario The Guardian, su mantra como presidente ha sido que es mejor arriesgarse a ser impopular haciendo cambios estructurales que quedarse atrapado en el pasado. Aunque hay que ver hasta que punto mantiene está posición teniendo en cuenta que no solo sindicalistas son los que salen a las calles. Maestros, trabajadores del ferrocarril, recolectores de basura, las escuelas, los hospitales, los controladores de tránsito aéreo abandonaron sus puestos de trabajo para protestar.

Aunque eso no es lo más peligroso ya que quienes también estuvieron presentes fueron los trabajadores de plantas nucleares, una de las mayores fortalezas de la producción francesa, la energía nuclear, teniendo en cuenta que tienen más de 50 plantas en todo el país. El problema sería que en caso de perpetuarse las manifestaciones, ¿qué pasaría con la economía? Teniendo en cuenta que van de la mano, alcanza tan solo con observar la caída económica de Hong Kong y Chile desde que estallaron en una crisis social.