Leído

CONSPIRACIÓN

El Brexit no se concreta y tambalea el Reino Unido

Lun, 25/03/2019 - 8:40am
Enviado en:
Por Urgente24

La salida de Reino Unido de la Unión Europea tambalea otra vez, pero por presión popular, mientras la primera ministra, Theresa May, lidia, según varios medios, con un complot de sus propios ministros, quienes conspiran para derrocarla y el Parlamento británico se prepara para tomar el control del Brexit. En una de las encrucijadas más importantes para Reino Unido desde la 2da. Guerra Mundial, la situación es muy compleja y, casi 3 años después del referéndum de 2016, todavía no está claro cómo, cuándo o si se llevará a cabo el Brexit en cualquiera de sus formatos.

Contenido

1 dia después que cientos de miles de británicos y de inmigrantes europeos colapsaran el centro de Londres, entre Hyde Park y la plaza del Parlamento, reclamando un nuevo referéndum acerca de la permanencia o salida de la Unión Europea, el Reino Unido profundiza su crisis.

La consigna fue: "Put it to the People!". Pero ¿qué significa eso? La propuest es volver a votar sobre el futuro pero lo interesante es que la consulta anterior no era vinculante, y fue el Parlamento el que la hizo vinculante pero no se atreve a tomar el toro por las astas, y ahí aparece "the people" (la gente)

Más de 200 ómnibus llegaron de todos los puntos del país (incluidos los bastiones favorables al Brexit tales como Chesterfield, Lincoln y Peterbororough) convirtiendo Hyde Park en un gigantesco estacionamiento. El río humano empezó a media mañana y fue creciendo hasta formar una masa compacta alrededor de Park Lane.

La ministra principal de Escocia y líder independentista, Nicola Sturgeon, estuvo en la marcha.

También los "pesos pesados" del Partido Conservador como el ex ministro Michael Heseltine y el fiscal general Dominic Grieve. 

No faltó la diputada (ahora independiente) Anna Soubry, quien abandonó a los 'tories' hace apenas un mes: "Estamos en una situación intolerable y me temo que Theresa May es el problema", afirmó.

El N°2 laborista, Tom Watson, fue aclamado por su acto de valentía, contrastando con la ausencia de Jeremy Corbyn: "La única manera de solucionar esto es que el Parlamento y el pueblo hablen con una sola voz", dijo Watson ante una mar de pancartas anti-Brexit. 

"Primer ministra, usted ha perdido el control. Permita que el pueblo recupere el control", agregó.

Los manifestantes convirtieron en héroe popular al speaker de la Cámara de los Comunes, John Bercow.

James McGrory, al frente de la campaña Peoples Vote, mencionó "la ola popular que nos ha convertido en el mayor movimiento político que existe en el país". 

"Si Theresa May decide apelar al pueblo, esto es lo que le están pidiendo los británico: que vuelva a someter la salida de la UE a nuevo referéndum", advirtió McGrory. 

"Ahora es cuando tenemos la información que no teníamos hace 3 años y cuando hemos sido capaces de comprobar las dificultades y las desventajas de las que nadie nos habló", reflexionó.

"¡Hemos llegado al millón!", proclamaron desde el escenario en Westminster, los anfitriones Mariella Frostrup y Richad Bacon.

La marcha popular partió con un pistoletazo del acalde de Londres, Sadiq Khan: todos elementos que demuestran que la guerra al Brexit tiene participantes de fuste. 

Conspiración

El dominical The Sunday Times asegura que son al menos 11 los ministros dispuestos a adherir a un golpe contra May en el Consejo que sesionará el lunes 25/03. 

La estrategia, según el diario, consistiría en ubicar al frente del Ejecutivo al jefe de Gabinete de la primera ministra, David Lidington, para asegurar de Bruselas una prórroga suficiente y diseñar un nuevo plan del Brexit capaz de aglutinar consensos.

El ministro de Finanzas, Philip Hammond, según esas informaciones habría dado su visto bueno a las maniobras para reemplazar a May por un primer ministro provisional que fuera capaz de llevar a buen puerto la crisis del Brexit, y dar tiempo así a los conservadores para organizar sin presiones el proceso sustitución. 

Hammond, sin embargo, ha negado este domingo en el canal de noticias Sky News que la rebelión se encuentre tan avanzada y ha calificado simplemente de "autocomplacientes" las declaraciones —siempre bajo el anonimato— de sus compañeros de Gabinete en las que reclaman el cese de May.

Hammond dijo: “No. No creo que ese sea el caso. Cambiar de primer ministro no nos ayudaría. Hablar de cambiar a los jugadores en el tablero, francamente, es autoindulgente en este momento”. 

“Soy realista en el sentido de que es posible que no podamos obtener una mayoría para el acuerdo de la primera ministra (sobre el Brexit) y, si ese es el caso, entonces el Parlamento tendrá que decidir no solo sobre lo que está en contra, sino sobre en qué está a favor”, ha dicho.

Hammond sí ha admitido, sin embargo, que son escasas las posibilidades de que el plan del Brexit de la primera ministra sea sometido esta semana a una 3ra. votación. 

Llegado el caso, ha dicho, es muy probable que ella sufra un nuevo rechazo. "Soy realista y sé que es muy probable que no consigamos una mayoría para el plan de la primera ministra. Si es así, el Parlamento tendrá que decidir no solamente aquello en lo que está en contra, sino también aquello en lo que está a favor", ha dicho Hammond.

Con May humillada y debilitada -su acuerdo con Bruselas para el Brexit ha sido rechazado dos veces por los Comunes-, se le añade la multitudinaria manifestación en la que 1 millón de personas, según los organizadores, marcharon por el centro de Londres para exigir un segundo referéndum sobre el Brexit.

Las críticas a May han ido elevándose después de que ella insinuara en un discurso desde su residencia oficial que los diputados son los culpables de la crisis

"La sociedad británica está aún más polarizada que hace 3 años y la mayoría de los votantes sigue anclado en sus posiciones", constata Sara Hobolt, profesora de política Europea en la London School of Economics (LSE). "Pero sí se puede hablar de viraje consistente, aunque no muy ostensible, hacia la posición de la permanencia en el último año".

La permanencia se desmarca con 22 puntos de ventaja sobre el acuerdo de salida de Theresa May (61% a 39%) en el último sondeo de YouGov. Las distancias se reducen, sin embargo, a 14 puntos (57% a 43%) en un hipotético referéndum en el que los británicos tuvieran que elegir entre la permanencia y el "no acuerdo".