Leído

2020

Derrota republicana en Luisiana (estado republicano): Mal augurio para Trump

Dom, 17/11/2019 - 9:57am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Trump estuvo 3 veces en Luisiana en los últimos meses para brindar apoyo al candidato republicano a la gobernación y ligó su victoria a un triunfo suyo. Es así que su derrota es sin dudas también una derrota suya en un moomento sumamente delicado, cuando artaviesa una investigación de impeachment a pedido de los demócratas. Su supervivencia política depende del apoyo de los senadores republicanos; su futuro está en manos de que ellos, valga la redundancia, no le suelten la mano. Pero si los republicanos notan una opinión pública muy en favor del impeachment, podrían considerar hacerlo para salvarse ellos mismos.

Contenido

El gobernador de Luisiana, el demócrata John Bel Edwards, sorprendió al ser reelecto el sábado 16/11, para encarar un segundo mandato en un estado tradicionalmente republicano, ubicado en el corazón del sur conservador de Estados Unidos. Su contrincante, Eddie Rispone, es un empresario cercano al presidente Donald Trump, por lo que su derrota es vista como un golpe al mandatario, quien enfrenta una investigación de impeachment en el Senado.

Trump estuvo 3 veces en Luisiana en los últimos meses para brindar apoyo al candidato republicano, pero no logró el cometido. El jueves había equiparado una victoria de Risopne con un triunfo propio. En 2016, recordemos, Trump había ganado por casi 20 puntos porcentuales en Luisiana.

Es importante destacar que el ganador es un demócrata favorable a la posesión de armas y contrario al aborto, lo que explica un poco se victoria en una zona tan conservadora.

Edwards se impuso sobre Rispone por apenas 1,4 puntos porcentuales. Es el tercer resultado adverso para Trump y los republicanos en los últimos meses, cuando falta 1 año para las presidenciales de 2020. Primero fue la derrota en la gobernación de Kentucky, donde el gobernador republicano Matt Bevin no obtuvo la reelección, perdió frente al demócrata Andy Beshear. Después el congreso estatal de Virginia, donde los demócratas obtuvieron control total de ambas cámaras, y ahora fue el turno de Luisiana. Es cierto que los republicanos lograron un triunfo en la gobernación de Misisipi; sin embargo, la sumatoria de resultados adversos es especialmente nociva para el presidente por el delicado momento que atraviesa.

Está siendo sometido a impeachment, acusado por los demócratas de haber presionado a Ucrania para que investigue a sus rivales políticos. Trump depende del apoyo de los senadores republicanos para evitar ser destituido, y el gran riesgo para él es que estos le suelten la mano para evitar caer, si la opinión pública comienza a volcarse en favor de su impeachment.